Currently set to Index
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Cibersexo y sexting. ¿Otra forma de infidelidad?

Mucho se ha hablado y se ha escrito de las infidelidades. Engañar a tu pareja con otra persona es algo consentido en las relaciones abiertas y una verdadera ofensa en las más tradicionales.

Hoy os quiero hablar de otras formas de engañar a tu pareja, aunque siempre depende de cómo se mire, claro. Se trata del cibersexo y sexting, dos fenómenos que están al alcance de la mano de cualquiera gracias a las webcams y a los smartphones. Y es que nunca fue tan fácil enviar imágenes sugerentes por teléfono móvil o ver en directo a una persona desnudándose o masturbándose.

El cibersexo y sexting es muy común no sólo entre los jóvenes, sino que también ha irrumpido con fuerza entre los adultos. El problema es constituir si cuando se realizan alguna de las dos cosas estamos engañando a nuestra pareja o por el contrario, es un simple acto de desahogo sexual que no influye en tu vida amorosa cotidiana.

Cibersexo y sexting

El cibersexo crea un espacio virtual en el cual se nos da la posibilidad de crearnos un personaje ficticio, que nos convierte en la persona que siempre hemos querido ser. El gran problema de este fenómeno es que en ocasiones puede acabar siendo como una droga a la que es muy difícil poner límites. La web, los smartphones y las aplicaciones de mensajería instantánea como Whats-app o Line hacen que en muchos casos cualquiera pueda realizar un sin fin de interacciones sexuales con otra persona a través de ese basto mundo que es internet.

El cibersexo puede satisfacer algunos deseos sexuales, obviamente no todos, sin riesgo de embarazos no deseados o de contraer enfermedades de transmisión sexual, además de ser una herramienta muy útil a la hora de permitir que parejas que están consolidadas, pero que por diferentes razones están separadas, puedan mantenerse en contacto.

https://www.esposasymaridos.com/videochat-porno/El problema es cuando alguien se convierte en un adicto al cibersexo o lo hace de forma ocasional sin que su pareja sepa nada. Esto puede considerarse una forma de infidelidad, aunque no haya contacto físico. Los expertos aseguran que las fuertes emociones que se experimentan pueden acabar siendo una presión añadida sobre las relaciones de pareja. Y es que los adictos a este tipo de sexo comienzan como cualquier adicto, poco a poco, para acabar aumentando la frecuencia hasta que terminan perdiendo el control sobre su voluntad.

El sexting, por otro lado, es relativamente reciente. Como hemos comentado anteriormente, cada día se envían alrededor de millones de mensajes a través de SMS, Whatsapps, redes sociales, cámaras web y otros tantos servicios de mensajería instantánea, y en muchas de estos mensajes se muestra sexo explícito.

Entre los jóvenes de 18 a 24 años, casi el cincuenta por ciento manda y recibe habitualmente mensajes de sexo, denominados «sexts», y es muy habitual que muchas parejas lo utilicen para complementar y avivar sus relaciones sexuales.

En definitiva, el cibersexo y el sexting puede ser una infidelidad si se incurre en una periodicidad alta y sobre todo, si la pareja es totalmente ajena a todo eso, ya que en muchas ocasiones las personas que acaban enganchadas a este tipo de actividades sexuales, acaban dejando a un lado a la persona que tiene al lado y acaba siendo un factor más que influyente en el día a día de la pareja.

Una vez leído este artículo que espero te haya gustado solo queda que des tu opinión al respecto y si te gustó comparte en las redes sociales con tus amistades.

 

0/5 (0 Reviews)

Deja un comentario

esposasymaridos



¿Quieres contactar con alguien?