Estás en:>>>>Relato porno de sexo con la mamá de mi amigo, una cuarentona muy rica

Relato porno de sexo con la mamá de mi amigo, una cuarentona muy rica

Hola a todos, este es un relato porno de sexo con la mamá de mi amigo 100% real. Me llamo Carlos, 21 años cuando todo sucedió. Esta historia sexual comenzó poco antes del verano del 2009…

Por aquel entonces, uno de mis amigos se hecho una novia muy linda. Ella apenas tenía 17 años. Y una noche mi amigo estaba enfadado con ella y me pidió que le acercara en el coche hasta la puerta de la casa de su novia para hablar con ella.

Era un domingo de enero y hacia mucho frio, llegamos a su casa y mi amigo se bajó del coche, llegó a la casa de su novia, la llamó y la madre le abrió la puerta. Se llama Laura, divorciada. Una mujer de unos 40 y pico años, rubia y más o menos bien conservada, con unas grandes tetas aparentemente.

Yo esperaba fuera en el coche y mi amigo entró en la casa y se puso a hablar con su novia. La madre al ver que yo esperaba en el coche y que hacía bastante frio, salió me llamó y me invitó a que pasara dentro. Esa fue la primera vez que hablé con ella y comenzó una gran amistad, pero sin llegar a mas.

Relato xxx de sexo con la mamá de mi amigo

Ese verano una tarde aburrida ella se conectó al messenger y me habló, al principio la conversación fue normal, pero poco a poco ella fue preguntándome un poco más acerca de la relación con mi novia y poco a poco decidí jugármela.

– Hace tiempo que no te veo…

– Lo mismo te digo…

– Si mal no recuerdo eras muy wapa y seguro que tienes a muchos hombres detrás de ti.

– Alguno si se me acerca, pero son todos muy viejos.

– ¿Y eso? ¿Que es lo que te gusta?

– Carlos, sabes que yo me conformo con un hombre más o menos de mi edad.

– ¿Y que me dices de los hombres jóvenes?

– Nada, que son muy wapos.

– ¿Y no te gustaría probar uno?

– Nunca me lo he planteado. ¿Que me estás proponiendo algo?

– ¿Tal vez. ¿Porque no?

– ¿Y tu novia?

– Mi novia no está ahora aquí. Es mas siempre me he imaginado haciéndolo contigo.

– Que fuerte. Tú estás loco. Como se te ocurre decirme eso.

– ¿Qué pasa? Acaso te molesta que un muchacho joven tenga fantasías sexuales contigo? No me importa que seas una mujer madurita (yo ya me imaginaba teniendo sexo con la mamá de mi amigo)…

– Bueno visto así no.

– Además solo sería para quitarnos las penas. ¿Cuánto tiempo hace, que no haces nada?

– La verdad es que ni me acuerdo.

– Pues míralo como un favor entre amigos. ¿O no te gustaría? Podría darte todo el placer que quisieras.

La conversación se fue calentando poco a poco, hasta que los dos estábamos ya calientes, incluso yo me estaba pajeando solo de las cosas que me decía, lo malo era encontrar un hueco, y decidimos que sería el viernes por la noche cuando dejara a mi novia.

Llegó el viernes y estuve toda la noche empalmado y esquivando a mi novia para no hacer nada con ella y reservarlo todo para Laura.

Cuando dejé a mi novia en su casa, cogí el coche y me fuí hasta la esquina de la calle donde vivía Laura, era como las 12 de la noche y le mandé un sms.

Unos 2 minutos después salió ella de su casa con un bonito vestido de tirantes, muy fresquito y que te daban ganas de quitárselo ahí mismo.

Ella se montó en el coche y me dio 2 besos y mevpreguntó:

– ¿Donde vamos?

– Tengo un sitio que ya verás!

Comencé a conducir camino del aljarafe sevillano. En esa zona hay muchos pueblos y algunos hoteles más o menos en condiciones. El trayecto no duró mucho, pero mientras conducíamos apenas hablamos, los nervios se apoderaron de nosotros. Los 2 sabíamos lo que íbamos a hacer, pero ninguno de los 2 hablamos nada durante el recorrido.

Relato porno de sexo con la mamá de mi amigoLlegamos al hotel, reservé una habitación y cuando llegamos a la habitación nada más entrar la besé. Laura no se lo esperaba, pero comenzó poco a poco a besarme, los 2 nos comíamos a besos, nos explorábamos con las manos. La recosté sobre la cama, y le baje los tirantes del vestido, le aparté el sujetador y pude ver unas hermosas tetas.

– Dios que lindas tetas, llevo mucho tiempo esperando para comérmelas.

– Cómetelas cabron, joder cómetelas ya!

Ella gritaba mucho, se notaba que hacía mucho tiempo que no estaba con un hombre. Le subí el vestido y aparte sus braguitas, allí tenía un apetitoso dulce, totalmente depilado.

– Me lo he depilado hoy para ti.

– Umm me encanta.

Ella al sentir mi lengua rozar su clítoris se arqueaba mucho, me apretaba mi cabeza contra su sexo. Dios que mujer más caliente.

Así estuvimos un rato hasta que ella me dijo:

– Ahora me toca a mí, quiero ver tu soldadito, venga esa polla!

Ella me desabroché el vaquero y dejó libre mi pene que salió disparado, mirando al techo. No es que sea superdotado pero sí que mide 21 cm. Ella puso una gran cara de asombro al ver mi polla tan grande a sus ojos…

– Dios que buena herramienta. Si lo llego a saber, me la habría comido antes, una polla así es lo que necesitaba en mi boca.

Ella comenzó a chuparla con muchas ganas, no paraba quieta.

– ¿Quieres que te la meta ya?

– Si por dios. Métemela ya. Haz que se vuelva a abrir mi agujero.

La tumbe boca arriba en la cama, me puse el condón y estaba tan mojada que apenas tuve que presionar por que entraba sola. Ella gemía y gritaba mucho.

– Aaahh, que bien. Cuanto tiempo sin una polla dentro del coño!

– ¿Te gusta? ¿Quieres ser mi puta? Quieres que te folle siempre!?

– Siii, siii. Quiero que me folles todos los días. Que gustooooo sentir una polla tan grande dentro de mi coño mmmm

Estuvimos un rato bombeando y cambiamos varias veces de postura y ella se corrió 2 veces.

Hasta que me corrí totalmente dentro de ella. Que placer más grande. La dejé dentro de ella un rato. Y ella solo me besaba sin parar. Me besaba el cuello, los labios, el pecho.

– Gracias, gracias. Que placer. Que gusto. Gracias Carlos.

– De nada Laura, yo también he disfrutado mucho teniendo sexo contigo…

Allí seguimos un rato más, hasta que decidimos irnos, ya que su hija estaría al llegar a su casa y no quería que nos viera juntos llegando en coche. Pero antes de irnos prometimos que volveríamos a disfrutar juntos de momentos así de placer. Yo encantado de tener sexo con la mamá de mi amigo, una madurita deliciosa y una puta en la cama como ninguna otra mujer con la que había estado.

Después de aquello lo hemos vuelto a repetir en varias ocasiones y algunas con bastante morbo. Pero eso será tal vez en otro relato erótico que les cuente… Espero les haya gustado y sobretodo opinen y comenten para saber.

Relato porno de sexo con la mamá de mi amigo ha sido enviado por un visitante de la web de forma anónima. La imagen que acompaña al relato solo es meramente ilustrativa, no real.

 

 


Destacado en Esposas y Maridos:


2017-06-08T18:09:52+00:00

Deja un comentario

esposasymaridos

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar