Estás en:>>>>Relato erótico de mi esposa, yo y otro hombre cogiéndonos a los dos

Relato erótico de mi esposa, yo y otro hombre cogiéndonos a los dos

Continúo con la narración del relato erótico de un excompañero de trabajo se cogió a mi esposa… ahora mi esposa, yo y otro hombre cogiéndonos a los dos!

Mi esposa, yo y otro hombre cogiéndonos a los dos

Relato erótico de mi esposa, yo y otro hombre cogiéndonos a los dosNos levantamos como a las 14:00 PM, del domingo, los tres continuábamos desnudos, dentro de la casa Ricardo continuamente abrazaba, besaba, le agarraba las nalgas, la pichorra, le chupaba los pezones y le mamaba las chichis a mi esposa, Ricardo se retiró como a las 16:30PM, mi esposa me comentó me voy a dar una ducha, yo le pedí que lo hiciera hasta el lunes en la mañana y así podia conservar dentro de su pichorra, los residuos de mocos de la verga que Ricardo le echó cuando se vino dentro de su pucha.

Le pregunté, oye mi amor ¿qué te pareció esta maravillosa primera oportunidad de coger con otro hombre distinto a mí?; me respondió que le había parecido bien, que disfrutó mucho la verga y los huevos de Ricardo, la tiene de muy buen tamaño pero que también le emocionó bastante, el que yo haya estado presente viendo hasta el último detalle de como se la cogió Ricardo.

Reunión con mi excompañero de trabajo

10 días después de que se cogió a mi esposa, me reuní con Ricardo en un desayuno, estuvimos conversando, le pregunté que si el tenía conocidos o amigos confiables, que estuvieran dispuestos a cogerse a mi esposa?; me dijo que lo iba a revisar y pensar a quien o quienes me podia recomendar, en razón de que es un tema muy delicado y más tratándose de tu esposa, no podemos permitir que cualquier tipo se la coja.

Ricardo me comentó que el jueves de la semana siguiente, se reunió con mi esposa y la llevó a un motel, donde volvió a meterle el pito, que estuvieron cogiendo durante dos horas muy a gusto y con mayor libertad, que tuvo la oportunidad de observar con calma las chichis, pezones, ombligo, nalgas, caderas, culo, panocha y las prietas entrepiernas. Mientras descansaban entre cogida y cogida platicaron de diversos temas, que le impresionó el gigantesco tamaño de su pucha, que la hacia verse más enorme, el grandioso monte pélvico.

Intenciones de mi excompañero de trabajo de cogerme a mí también

Ricardo me preguntó, ¿y que has pensado sobre la posibilidad de que te coja y meta mi verga por tu culo?, le contesté, mira no me parece mal, pero no veo el caso de que me metas tu verga, me contestó: si lo hacemos vas a tener la oportunidad de disfrutar la verga que tu esposa ya disfrutó por la pucha y el culo, tu vas a poder tener penetrada en tu culo la misma verga y podrás percatarte que lo mismo que tu sentirás ella ya lo sintió; en conclusión a mi me quedará como un buen recuerdo que me cogí a los 2 miembros de tu matrimonio.

Le comenté que si lo hacíamos, tendría que ser dentro de los 3 primeros días del mes que es cuando mi esposa, regresa a casa entre las 21:00 y 21:30PM, acordamos que así sería que él debería llegar a mi casa a las 19:00 horas.

Ricardo le propone a mi esposa cogernos a los dos

Ricardo me comentó que no era necesario hacerlo de esa manera, que le propuso a mi esposa que si le gustaría que nos cogiera a los dos al mismo tiempo en nuestra casa. Y que ella se sorprendió y que le dijo que no creía que yo aceptara esta propuesta, pero que le prometió que lo platicaría conmigo, mi esposa jamás hizo de mi conocimiento esta proposición de Ricardo.

Quedamos con Ricardo para que nos coja a los dos en casa

Ricardo me llamó vía telefónica y me confirmó que el siguiente sábado estaría en la casa, lo comuniqué a mi esposa y ella me comentó que no había problema, pero que para ella era una sorpresa esta situación.

Ricardo llegó a las 20:00PM, en la recamara yo ya tenía dispuesto el tarro de crema, para aplicarlo en el agujero de mi culo si lo necesitaba para cuando el decidiera penetrar su pito en mi culo.

Nos saludó y en tono de algarabía expresó: Prepárense porque me los voy a coger a los dos!. Me quedé mirando a mi esposa y de inmediato ella con disimulo desvió la vista, ella ya sabía que Ricardo nos iba a meter la verga a los dos pero no me platicó sobre el tema.

Mi esposa y yo aceptamos que Ricardo nos coja

Ricardo desvistió a mi esposa y enseguida nosotros nos desvestimos, se acostó boca arriba con sus piernas bien abiertas con su peluda verga bien parada y sus huevos entre sus piernas. Nos dijo, vengan los dos a disfrutar dando unas buenas lamidas, chupadas y mamadas a mi verga y a mis huevos.

Relato erótico de mi esposa, yo y otro hombre cogiéndonos a los dosAmbos tomamos su verga entre nuestras manos y al unísono comenzamos a agarrarla, acariciarla y a chaqueteársela, la tenía bastante dura, caliente y vibrante, entre mis manos tomé sus negros, rugosos, granosos y velludos huevos y se los estuve toqueteando, acariciando, apretando las dos bolas con delicadeza, estuve deslizando mis dedos sobre sus abundantes pelos que cubren el tronco de su verga.

Mientras mi esposa, lamia y chupeteaba la boluda, dura, lisa y relumbrante cabeza de la verga, ambos no parábamos de agarrar, lamer y chupar la cabeza y la verga y los huevos, estábamos gimiendo y jadeando del fabuloso placer y emoción de estar disfrutando ese fenomenal pito.

Mi esposa se recostó a un lado de Ricardo, él le dijo, cariño ve y goza viendo a tu viejo mamar mi pito y mis huevos, yo me acomodé y sin soltar la verga, comencé a dar lamidas a la dura, lisa, brillante y dura cabeza de su pito, lamidas a su verga desde la punta al tronco sobre toda la circunferencia, prodigué lamidas y chupadas en sus aguados huevos.

Me introduje la verga dentro de mi boca hasta que pude sentir la punta de la cabeza en mi garganta, sentía ahogarme, pero pensé ya la tengo metida hasta lo más hondo de mi garganta, que allí se quede, pero sin dejar de lamerla, Ricardo me decía así papacito síguela chupando y mamando disfruta y goza mi verga. Aunque creo que tu lo estas haciendo mejor que tu esposa, estuve agarrando, lamiendo, chupando y mamando la verga y los huevos durante 10 minutos, Ricardo se contorsionaba por el placer que le estaba dando, durante los 10 minutos mi esposa me vio y fue testigo de las lamidas, chupadas y mamadas a la verga y huevos de Ricardo.

Mi esposa desea ver las nalgas de Ricardo

Mi esposa le pidió a Ricardo que se acostara boca abajo y así lo hizo, vi a mi esposa lamiéndole las nalgas, chupándolas, apretujándoselas y vi cuando deslizo las yemas de sus dedos sobre el agujero del culo, trato de introducir uno de sus dedos, pero Ricardo rechazó esto.

Ricardo nos mete el pito a mi esposa y a mí

Relato erótico de mi esposa, yo y otro hombre cogiéndonos a los dosMi esposa y yo nos acomodamos hincados en la orilla de la cama en cuatro patas, Ricardo se acercó, penetró su verga dentro de la panocha y se puso a coger, la cama rechinaba por el movimiento, transcurrieron 3 minutos sacó la verga de la pichorra de mi esposa y la penetró dentro de mi culo, no aguantaba el dolor, mi esposa pudo ver mis gestos de dolor cuando Ricardo me la estaba metiendo, sacó su verga de mi culo y lo penetró por el culo de mi esposa. Durante 10 minutos Ricardo metió y sacó su pito de mi culo y lo introdujo dentro de la pichorra y el culo de mi esposa.

Nos acostamos mi esposa y yo boca abajo, nos separó a ambos las piernas y siguiendo la misma rutina de lo que antes narré, por turnos penetró 3 o 4 veces su verga dentro de mi culo y de igual manera dentro de la panocha y el culo de mi esposa.

Los 3 nos acostamos en la cama, Ricardo en medio y así solo girando de derecha a izquierda y viceversa, estuvo cogiéndonos tanto a mi esposa como a mi, ya me doliá el culo, pero Ricardo no daba cuartel continuaba sin descanso metiéndonos su verga a los dos.

Descansamos y en ese intervalo de tiempo, mi esposa y yo acariciábamos la verga y los huevos, Ricardo agarraba, apretaba y acariciaba la pichorra peluda, las chichis y los pezones a mi esposa, estuvo dedeando el agujero de mi culo; Ricardo le dijo a mi esposa que descansara un poco más y que viera como le iba a meter la verga a su marido.

Mi esposa testigo presencial de las cogidas que me dio Ricardo

Relato erótico de mi esposa, yo y otro hombre cogiéndonos a los dosRicardo me pidió que me acostará de lado, acomodé mis nalgas en su bajo vientre, metió su brazo debajo de mi cintura, me atrajo contra su cuerpo y segundos después sentí el contacto de la punta de la cabeza de su pito en la entrada del agujero de mi culo, me preguntó si estaba listo, le contesté que si, lentamente comenzó a envestir mi culo con su verga, pude sentir como penetró la cabeza completa…

Pero el dolor no se hizo esperar, jamás pensé que Ricardo sería el primer hombre que rompió mi culo, gemí un poquito, me susurró ya tienes gran parte dentro de tu culo, ya pronto la tendrás metida hasta la empuñadura; ya con la verga penetrada al 100%, comenzó a moverse de atrás hacia adelante.

Pude sentir pegados a mis nalgas los calientes huevos, la mitad del cuerpo de Ricardo estaba en contacto y pegado al mío, sentía como su verga palpitaba y sentía como si se inflara y desinflara dentro de mi culo, en esta posición disfrutamos por espacio de 20 minutos; mientras que mi esposa observaba sin pestañar como Ricardo me estaba cogiendo, pude ver en su cara cierta excitación, por el placer de haber visto la verga de Ricardo dentro de mi culo.

Pienso que ella jamás imaginó que algún día seria téstiga de ver a un hombre metiéndome la verga por el culo y ver como lamí, chupé y mamé la verga y los huevos a un hombre.

Ricardo me pidió que me colocara en 4 patas, que me iba a coger por detrás, me acomodé, abrí las piernas y me pidió que levantara lo más que pudiera las nalgas, le dije que me aplicaría un poco de crema para que la verga se deslizara con mayor facilidad dentro de mi culo, me respondió no papacito, en las posiciones en que te voy a clavar mi verga tiene que ser a pelo y así fue, en esta posición me enterró su verga y me estuvo cogiendo por espacio de 10 minutos, mi esposa seguía deleitándose viendo a Ricardo clavar su verga por mi culo.

Ricardo me pidió que me acostara boca arriba en la orilla de la cama, estaba de pie, se metió en medio de mis piernas, se las echó al hombro y sin la ayuda de sus manos, sentí cuando ensartó su verga por el agujero de mi culo, me seguía doliendo, pero esta ves de una sola embestida, me entró su verga hasta lo mas hondo de mi culo.

En esta posición cuando él se estaba moviendo, veía como mi verga se movía al mismo ritmo de como él se estaba moviendo. Dijo, la próxima vez que me coja a tu esposa, así la voy a colocar pero a ella se la voy a clavar tanto por el culo como por esa carnosa, peluda y abultada panocha, en esta posición también me cogió por espacio de 15 minutos, mi esposa le dijo con ansia espero ese momento de tener tu pito dentro de mi culo y mi pucha en esa posición.

Relato erótico de mi esposa, yo y otro hombre cogiéndonos a los dosRicardo me dijo, ahora acuéstate boca abajo, abre las piernas, me montaré sobre ti para hundir mi verga en tu culo, en esta posición mi gruesa verga, separará la abertura de tus nalgas cuando me esté moviendo de atrás hacia adelante, me dijo ya me tengo que venir, donde quieres que te eche mis mocos?, le respondí pues échame los calientes y blancos mecos dentro de mi culo, me metió la verga completa, me estuvo cogiendo como 10 minutos, escuché gemidos, alaridos y bramidos desesperados de Ricardo, acompañados de me vengooo, me vengoooo, uffff, hay te van mis mecos, siéntelos, cuando salgan del interior de mi pito, dio una brutal embestida contra mi culo, se quedo estático repegado contra mis nalgas y mi culo y segundos después, pude sentir como caían los calientes mocos en lo mas hondo de mi culo.

Eran como las 23:20 PM, Ricardo nos dio las gracias por haberle dado oportunidad de que le metiera la verga a un machin, según el; yo le agradecí que me haya hecho la propuesta sobre que deseaba cogerme, le di las gracias y le ofrecí que si en un futuro quería volverme a coger, con confianza me lo pidiera.

Le recordé que no olvidara conectarme con conocidos de él que estuvieran dispuestos a meterle sus vergas a mi esposa, le dije no creas que soy exigente, pero a mi esposa de preferencia le gustan los hombres morenos, ya habrá la oportunidad de que te explique las razones de ella.

Platicado con mi esposa, llegamos a la conclusión que fue una estupenda experiencia que Ricardo nos cogiera a los dos en una misma sesión, le dije a mi esposa que le agradecía que no haya tomado a mal el haber visto a Ricardo metiéndome la verga dentro de mi culo, así como haberme visto agarrar, acariciar, lamer, chupar y mamar la verga y los huevos de Ricardo.

Imágenes de caracter ilustrativo nada más para el relato erótico mi esposa, yo y otro hombre cogiéndonos a los dos

 


Destacado en Esposas y Maridos:


2017-08-29T17:37:35+00:00

Deja un comentario

esposasymaridos

Contactos de Sexo

Si tienes 20 segundos no dejes de ver esto:
1. Perfiles reales de chicas, chicos y parejas
2. Registro gratis y rápido para ver gente cerca de ti
3. Perfiles reales y verificados de gente liberal
contactos de sexo
close-link