Publicidad

Relato de cornudo viendo a mi esposa otra vez con el Coronel

Ya les había contado de cuando el Coronel se tiró a mi mujer, bueno le dio un parchadón pues me tocó verlo nuevamente con ella. Un día ella me dijo que iría a ver a su tía pero se estaba arreglando mucho, digo no necesitas un minivestido escotado para ir a verla…

No le dije nada, solo que decidí seguirla y qué sorpresa!. Ella llegó a un departamento que está por portales, entrar a esos departamentos es muy fácil asi que no fue problema para mi entrar.

comiéndole las tetas Y vaya sorpresa, resulta que en ese lugar estaba Coronel, el estaba afuera de un cuarto y al verla se saludaron con tremendo beso y entraron.

Pude abrir la puerta de donde se metieron y sin hacer mucho ruido entré, había un cuarto sin puerta donde estaban ellos, estaban besandose.

Él estaba sentado y ella de pie, él le agarraba las piernas y le metía las manos debajo del vestidito, al mismo tiempo le besaba el cuello y las tetas, ella le jalaba el cabello y le acariciaba su espalda…

– Te extrañé nena..
– Yo tambien bebe… ya queria verte.
– Me encanta tu vestido, que piernotas tienes nena.
– Me lo puse para ti amor…

Siguieron besándose apasionadamente hasta que decidieron pasar a la acción, ella comenzó a quitarle la ropa. Comenzó con la camiseta mientras le besaba el pecho y le lamía sus pezones. Después le quitó poco a poco los pantalones mientras le mordía las piernas.

Él sacó su celular y comenzó a grabarla.

Ella le quitó la truza y comenzó a acariciar la verga venosa de el, la manueiaba mientras le besaba los testiculos y sus ingles. El Coronel la seguia grabando.

Mi mujer comenzó a lamerle la reata, le daba unas chupadas como si fuera caramelo, él la tiene gruesísima y apenas si le cabía en la boca, pero ella la chupaba y hasta le daba de mordidas en la cabeza del pene…

cornudo viendo a mi esposaDespués de un rato él le dijo que quería un 69. Entonces ella se quitó la tanga y se subió encima de su cara. Le levantó el vestido hasta la cintura y comenzó a lamerle todo su toto y su culito.

Mi esposa seguia bien clavada mamándole el animal y ambos estaban bien entrados, decidieron pasar a la metida. Ella se acostó, él la tomó de la cintura y como tipo carretilla se la empezó a meter.

Se lo hacía despacio mientras con sus manos meneaba la cadera de mi Lety. Ella gritaba de placer, luego de esa pose cambiaron a la normal, pero él se movía violentamente que escuchaba el choque de sus testiculos con ella…

– Ahhhh paiii, que ricooo!
– Tomaaa, tomaaa!

La neta yo ya estaba excitado, me gustaba ver su cara al recibir la embestida de Coronel. Un rato después la puso de perrito, y comenzó a darle.

Él le jalaba el cabello y le daba tremendas nalgadas, ella gozaba y él ni se diga. Ella meneaba su trasero al mismo tiempo que recibía la penetrada…

– Lety muevete, muevete ricoo!
– Ahhh no pares bebé, no paresss!

La tomó de la cintura y aumentó la velocidad de las penetradas. De repente vi como ambos gimieron de que se habían venido, el la estaba llenando de leche y ella la recibía gustosa.

– AHHHH YA QUERIA TU LECHE!
– YO YA EXTRAÑABA TU COÑO!

Pero la acción no terminó ahi.  Ella lo acostó y comenzó nuevamente a mamársela. Él le agarraba la cabeza para que ella no se despegara. La verdad es que si la chupa bien rico y él lo sabía. Después de unos minutos consiguió que tuviera otra erección y entonces ella decidió ser ahora la de arriba.

Con suaves movimientos se ensartó sola, mientras lo besaba y lo mordía. Entonces ella comenzó a moverse más rápido. Mientras él la agarraba de la cintura para metérsela mas. Al mismo tiempo le apretaba las tetas y las piernas…

– Que rico te mueves mamiii!
– Adoro tu dura verga nene…

Ella siguió arriba de él pero esta vez de espaldas a él, Lety se movía rápido y se dejaba caer de sentón. Lo hacía cada vez más rápido, que me daba envidia el Coronel, ya que cuando lo hace conmigo no tiene esas mismas ganas, pero creo que aveces nos pasa a todos…

Mi esposa seguía moviéndose que él ya no soportó más y se vino nuevamente dentro de ella. Ambos estaban extasiados y con tremendos gritos de placer.

Decidí irme de ahí y esperarla en la casa. De repente ella me habló y me dijo que se tardaría mas con su tía. Le dije que no había problema, obviamente siguió con él.


Imágenes de caracter ilustrativo para el relato de cornudo viendo a mi esposa.

 

Deja un comentario

esposasymaridos