Relato de sexo en entrevista de trabajo con la futura secretaria

Mi nombre es Diego y tengo 30 años, soy gerente de una importante compañía en mi ciudad dedicada a la venta de carros. Un día me di cuenta que la carga de trabajo me era muy pesada y decidí contratar a una secretaria. Le dije a José, el encargado de Recursos Humanos, que se encargara de abrir la vacante y hacerle buena publicidad para acelerar el proceso.

Relato de sexo en entrevista de trabajo a una aspirante

Un miércoles por la mañana llegó una joven preguntando por la vacante, ese día José había enfermado y no se encontraba laborando así que decidí hacer la entrevista yo mismo.

  • Por aquí señorita.
  • Gracias, muy amable.

Siempre he sido una persona respetuosa y responsable en mi trabajo, pero ese día no me sentía yo mismo. Nunca había conocido a una mujer que me provocara una lujuria tan exaltante. Su boca, sus ojos, sus pechos, no podía Relato de sexo en entrevista de trabajodejar de pensar en cogérmela ahí mismo, toda la entrevista estuve distraído con sus pechos.

Aunque no llevaba escote sus pechos eran tan grandes que llamaban mi atención, tal vez no fui muy disimulado y se dio cuenta que no paraba de mirarla de una manera sexual. Sin siquiera tocarla mi pantalón comenzó a elevarse hasta que mi pene quedó erecto totalmente. Estaba avergonzado por aquel suceso, traté de cubrirme con el escritorio pero ella se percató que algo estaba ocultando.

  • ¿Todo bien?
  • Si si, no se preocupe…
  • Entonces, ¿cree que soy apta para el puesto?

Sin medir mis palabras dije:

  • ¿Qué estaría dispuesta a hacer para conseguir el puesto?
  • ¡¿Disculpe?!, me tengo que retirar, pero gracias por su atención. – Dijo en un tono disgustado.

Se dirigió a la puerta y yo solo pensé, bueno yo no pensé, mi deseo y mi pene pensaron, no puedo dejarla ir. Cuando abrió la puerta la cerré de un manotazo y su cabello rizado quedó en mi nariz, olía delicioso y eso me puso más caliente.

  • Lo siento, no puedo dejarte ir aún…
  • Si no te retiras gritaré!
  • Yo solo quiero hacerte las pruebas correspondientes a la vacante…
  • ¿Ah sí? No me venga con esas tonterías que…

Le agarré del cuello y le planté un beso, creo que no se dio cuenta que sus labios estaban siendo receptivos a los míos. Me empujaba con su cuerpo, pero sus labios seguían moviéndose y abriéndose cada vez más hasta que pude introducir mi lengua, la solté y le dije:

  • Primera prueba exitosa.

Me miró entre molesta y deseosa, le sostuve la mirada, miré mi pene y le dije:

  • ¿Segura que quieres abandonar?
  • Bueno, supongo que si estas pruebas son profesionales no puedo hacer nada al respecto para omitirlas.

Me impacté de que tan fácil había cedido a mis deseos, con un beso pasional y un puesto en oferta la hice mi puta.

  • ¡De rodillas!, vamos a medir tus habilidades lingüísticas.

Relato de sexo en entrevista de trabajoSe puso de rodillas ante mí, bajé mi bragueta y saqué mi pene erecto. Ella abrió su boca esperando que le diera indicaciones, no dije nada y lo introduje en su boca. La suavidad de sus labios, el paseo de su lengua y sus manos sosteniendo mis nalgas me hicieron gemir de un inmenso placer.

  • ¡Aaaa!, oh por Dios, vas muy bien, ahora succiona, succiona y aprieta, oh si, ¿sabes tragártela?, vamos a ver qué tal.

Le agarré del cabello y la empujé para que le entrara completa. Sentí su garganta una y otra vez mientras la movía con mis manos, la sacaba unos segundos para que respirara y ella tenía toda su boca escurrida de baba, la levanté y la voltee al escritorio.

  • Última prueba…

Le subí la falda le bajé las bragas y se la metí de un solo tirón, la muy puta estaba toda mojada y mi pene entro con facilidad; ¡una!, ¡dos!, ¡tres embestidas salvajes!.

  • Oh si, si, que rica tu vagina, se me resbala toda, ¿te gusta zorra?, ¿quieres más?…
  • Si papito dame más, quiero pasar la prueba por favor, ¿cómo voy?
  • Oh vas muy bien, ahorita tengo otras dos más a prueba, pero creo que tu serás la elegida, lo presiento…
  • Daré lo mejor de mi papito.

La empujé de golpe al escritorio para que quedara su cabeza recostada en él, la tomé de la cintura y le di duro hasta que sintiera que no podía más.

  • No aguanto más, híncate de nuevo…

La tenia hincada sobre mí, me masturbé frente a ella y le esparcí mi semen en toda su deliciosa boca.

Bueno, Alex, nos vemos mañana a las 8:00 am…


Relato de sexo en entrevista de trabajo con aspirante a secretaria enviado por Anónimo

Imágenes solo con caracter ilustrativo…


Destacado en Esposas y Maridos:


Deja un comentario

esposasymaridos

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar