Publicidad

Relato erótico de mi esposa con un travesti en una nueva experiencia sexual

Les traigo un relato erótico nuevo de mi esposa, ya tenía que no contaba de ella, pero hoy les voy a contar de una experiencia sexual loca que tuvo.

Tenemos un amig@ y lo pongo así ya que es trasvesti, su nombre de pila es Raúl, pero el de bitch es Yaeli, el/ella es de esos trasvestis que de verdad parecen mujeres pero que tiene una sorpresa para los ingenuos.

Una ocasion tocó prestar mi casa para la despedida de un amigo que se iba a Chicago. Entonces fue el/ella, como siempre con su minifalda y escote, escondiendo su paquete. Mi esposa, tambien traia una minifalda y escote, ese dia nos pusimos una tremenda peda, que a eso de las 10:00 de la noche ya estabamos perdidos la mayoria.

La musica sonaba y Lety seguia bailando con el/ella, de repente como le llega a suceder, ella perdió la cordura. Acompañados de musica de regueaton bailaban sensualmente. Ambas se perreaban pero está claro que sintió su cosa, por eso no dejaba de arrimarle las nalgas. Carmen Raul, poco a poco olvidó su lado gay y se dejó llevar por el cuerpo seductor de mi esposa Lety.

Mi esposa Lety follando con un travesti

Algo se susurraron, de repente le subieron a la musica y subieron a la azotea. Yo dejé pasar unos minutos y subí pero por afuera de la casa y como mi suerte no cambia al subir, los vi besándose.

Se daban tremendos besos, Lety parecia hombre urgido, le acariciaba las piernas y las tetas al travesti. Ambos comenzaron a despojarse de su ropa, Lety le quitaba la ropa con desesperación, al tener los pechos al aire libre, comenzó a lamerlos cual si fuera bebé.

Mientras tanto Carmen Raul, tambien saboreaba el cuerpo de Lety, estaban perdidos y no les preocupaba que alguien los fuera a ver, no se si no notaban mi presencia, pero yo observaba desde la esquina como fajaban.

Carmen Raul se quitó la truza y sacó su miembro, era del tamaño mediano, no estaba como el mio o como el de algunos amantes de ella, pero era de batalla.

relato esposa con un travestiLety se hincó y comenzó a chupárselo, mientras con su boca devoraba el miembro viril, sus manos acariciaban los pechos de el/ella. Carmen Raul le agarraba la cabeza, no la dejaba respirar y Lety experta en mamadas se devoraba la polla de este travesti.

Parecia que estaba en un trio, ya que los pechos y el rostro fino, el cuerpo moldeado femeninamente, pero las manos y la polla, parecian el sueño cumplido de Lety. Ella mamaba y acariciaba, Carmen Raul tambien hacía lo mismo.

Cambiaron de turno, ahora la que recibia las chupadas era ella, obviamente Carmen Raul tambien era experto en chupar, la lengua lamia toda la conchita, entraba y salia de la vagina de ella, las caras de satisfacción de Lety reflejaban la buena chamba que hacia el/ella.

Carmen Raul se recargó sobre una banca mientras Lety subió su pierna y vi como la penetró. Estaban prácticamente parados, solo se apoyaban un poco en la banca, ambos se movian femeninamente. Yo creo que eso los hacia sentir mas, ambos meneaban la cadera y chocaban sus pechos.

Parecía un hentai futanari, una mujer con pene, vaya nunca pensé que ella se metería con alguien así. Lety se recargó sobre la barde y Carmen Raul la cargó.

Las piernas de Lety subieron hasta los hombros del travesti, era una pose extraña pero parecia que el/ella tenia experiencia con esa. La embestía mientras Lety se aferraba a la cabeza con manos y pies, que pose mas rara.

Ella seguía recibiendo pito, acomodaron unas cobijas que estaban ahi y el/ella se acostó mientras Lety subia a la verga. Se meneaba rápido y se dejaba car de sentón, mientras ambas se acariciaban sus pechos.

La imagen era bizarra pero excitante, viendo a mi esposa con un travesti!. Ambos gemían y se murmuraban cosas, yo no las alcanzaba a escuchar pero me imagino lo que decían.

Lety se dio vuelta y siguió meneando su caderota mientras Carmen Raul le agarraba y pellizcaba las nalgas. Mi esposa estaba licuando la polla con sus movimientos y el/ella tambien acompañaba con movimientos rápidos.

Las caras que hizo Lety me demostraban que ya se había venido, de repente la puso de perrito y se la empezó a dar. La tomaba de la cintura y le daba con todo, ella ya estaba muy sensible, le temblaban los brazos y el/ella seguía penetrándola.

Al parecer ella ya no aguantó mas, se resbaló dejando paradas las nalgas, mientras recibía polla el travesti la tomó del cabello y le apretaba las nalgas. Los movimientos de el/ella la levantaban, ella gritaba y el/ella tambien. Unos movimientos despues el/ella se vino, le echó todos los mecos en la espalda, mientras mi esposa se dedeaba.

Descansaron un poco, debo decirles que la cosa no terminó ahí. Se aventaron otro palo, mas leve pero mi amigo travesti disfrutó de esa fiesta y de mi mujer. Al final ambos estaban fumando, yo me bajé a la casa nuevamente y unos minutos después bajaron ellas.

La verdad es la experiencia mas rara que le he visto hacer, pero fue excitante.


Imagen de caracter ilustrativo nada más para el relato de mi esposa con un travesti.

 

Deja un comentario

esposasymaridos