Currently set to Index
Currently set to Follow
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Relato erótico con fotos: Mi primer alquiler de puta en un burdel

Es es mi aportación para los relatos eróticos de Esposas y Maridos. La primera vez que entré en «La Fábrica» me pareció un lugar enorme, frío, con mucha gente… pero excitante.

Mi AMO conocía a los dos dueños del burdel, y el día que después de follarme y antes de desatarme me dijo lo que sería mi nuevo trabajo, he de reconocer que me sentí aterrada:

– ¿Cónoces al El Rubio y Esteban? -me dijo después de sacarme su polla de mi boca después de correrse.

– No, cariño… -después de tragar su abundante  corrida.

– Pues he conseguido cederte 20 días a su burdel. Es un sitio donde tienen mas putas trabajando. Principalmente lationamericanas… ahora no tienen españolas y se venden bien… Natalia, he pactado un porcentaje por cada una de tus montas.

Sentí miedo.

– Pero no estoy entrenada para esto -logré decir- no son los clientes habituales…

– Te montarán muchas veces, asi que sacaré una cierta cantidad, y además así mejoraras tu experiencia como puta. Veinte días de uso intensivo te servirán para aprender… pero no espero que con las 4 neuronas que tienes lo comprendas – sentenció mientras se tumbaba boca arriba.

Aveces, el AMO podía ser cruel conmigo,pero por otro lado,también estaba en lo cierto; hasta dónde podia entender yo estos asuntos… desdeque hacía pocos meses el AMO había decido usarme comoputa, varios clientes conocidos y amigos suyos me follaban regularmente.

puta muy sumisa   La primera vez me di cuenta que solo era sexo, los clientes solo pueden follarme por el culo y la boca (nunca el coño). Y después de aquella primera vez aprendí a disffrutar mientras me jodían. La verdad, es que el AMO casi nunca se equivocaba.

Mi primer día en “La Fábrica” fue raro; el AMO me dejó en la entrada, hablo con uno de los dueños, Esteban, bastante bien parecido aunque su mirada asustaba un poco,la verdad.

El Amo, se fue sin decir nada, a continuación Esteban vino a buscarme. Me observó, palpó miculo y mis tetas (ya estaba acostumbrada a eso) y me dijo:

  • A  ver que podemos hacer contigo… 20 días es poco tiempo… pero eres una ramera “especial” según me han dicho. A saber… de momento le estamos haciendo un favor a tu AMO…

Sin decir nada másme llevo a laprimera planta, en una habitación me presentó a la encargada. Se presentó como Elvira. Era dominicana creo, de unos 40 años, de buen cuerpo y maquillada. No simpatizamos nada  desde el principio. Esteban nos dejó solas, sin decir nada más. Elvira me dio un beso.

  • La ropa, el maquillaje y la comida tendrás que pagarlo de tus ganancias -sabía hablar claro- alternarás en el bar, y te llevarás a los clientes a las habitaciones. Las tarifas son estas -me dio un papel- cuando hayas terminado recuerda que debes recoger las sabanas, dejarlas en el cuarto de la limpieza y poner sabanas nuevas y hacer la cama.

Me vinieron muchas preguntas a la cabeeza.

  • Pero… -intenté decir.
  • No es mi problema que no tengas ni idea -reaccionó Elvira- en tu lugar podria estar trabajando una chica que vale mil veces mas que tú… una guarra casada jugando a ser puta… no creo que aguantas ni una noche.

Por primera vez, mi temor empezó a convertirse en rabia (¿qué no aguantó una noche, vieja?, pensé).

  • Y más te vale que ningun cliente ponga un queja contigo… aquí alguna siempre se lleva una buena tunda si jode el negocio de los Jefes… – sentenció con una sonrisa en la boca. Tras lo cual se largó.

Me giré, vi un minivestido, medias de rejilla, tacones… sin ropa interior, cosa que entendí inmediatamente… pero aunque el AMO me ha enseñado mucho, yo sabia que esa zorra de Elvira me habia dado un vestido que le quedaría bien a un jovecita de 20 años y no a una ramera de 46, como es mi caso.

de puta en un burdelY decidida a demostrar lo que valía no me puse el vestido, sencillamente me puse las medias de rejilla y los tacones… el resto totalmente desnuda.

Respiré hondo, salí de aquel sitio y entre en la sala del bar. Un lugar bastante grande, con una enorme barra de bar, mesas, clientes y mis nuevas “compañeras”.

Cuando me vieron llaméla atención enseguida, casi desnuda… Elvira se me acercó en menos de 1 segundo.

  • Haciendo el ridículo, vieja inutil… -me cogio del brazo

Antes de que pudiese acabar, se había acercado Esteban, pero también otro hombre que yo identifiqué como El Rubio, su socio.

  • ¿Ésta es Natalia? -preguntó El Rubio a su socio- jajajajaja….
  • Ni ha empezado todavía y ya está haciendo el ridículo -se apresuró Elvira.
  • Mi hermano se la ha tirado varias veces -dijo Esteban- es amigo de Pedro. Dice que es una puta de cuidado

El Rubio me miró riendose.

  • ¿Es cierto que no te llevas ni un euro cada vez que Pedro te vende? -me preguntó.
  • Sí – conteste.
  • ¿No irás a darnos a problemas? -preguntó- aquí se viene a trabajar… ¿está claro?.
  • Sí -contesté.

Se miraron ambos, no se les veía convencidos, y finalmente El Rubio volvió a sonreir.

  • Vete a trabajar… -me cogio del brazo- no quiero ni una sola queja tuya…

No pensaba, simplemente me dejaba llegavar, el AMO siempre me decia; (Natalia, tienes instinto de sumisa y de puta… no te molestes en pensar… deja sentir lo que eres…). Y eso hice.

Cuando salí a la sala del bar, noté que el efecto era inmediato. Los clientes mas cercanos giraron la cabeza para mirarme.

alquiler de puta en el burdelNo soy buena caminando para insinuar a los hombres, pero supongo que mis tetas, culo y ccoño es suficiente… y sin pensar en lo que hacía… me acerqué a dos clientes que bebían en unos sofas. Les sonreí:

-Hola -dije, no se me ocurrio otra cosa.

-¿Y el resto de la ropa, preciosa? -me preguntó el mas gordo.

– ¿No te gusta asi? -pregunté

  • Vale, ya veo que no eres muy habladora -me dijo el gordo- ¿aguantarías que te follasemos los dos?.

Yo sonrei, le enseñé los precios (joder, que torpe me sentía). Miraron el papel, se reiron y se levantaron.

  • Te seguimos -dijo el otro.

Intentaba actuar como si lo hiciese todos los días, peero era obvio que esos dos se estaban divirtiendo con mi torpeza.

Cogí una de las llaves, subi a la habitación mientras ellos me seguían mirandome el culo. Una vez en la habitación les cogi el dinero y me quedé esperando mientras les miraba. Ambos rieron al unísino.

  • ¿Qué? -dijo el gordo- ¿quieres que te digamos la clave secreta o algo así?.

El más alto se acercó, me metió los dedos por el coño.

  • ¿Qué es eso de que no te podemos joder el coño?, solo el culo o la boca… nos lo ha dicho Elvira.

Se me había olvidado, me lo dijo el AMO aunque supongo que él se habia encargado de decirselo a los dueños del brudel.

  • No lo sé.. el AMO…
  • Callate anda… -me interrumpio- tú hablar mucho no sabes… descerebrada.

Me agarro de la cabeza, me puso de rodillas y me metio su polla en la boca, hasta la garganta. Agarrada por el pelo hacía todo lo posible para tragar y tragar y respirar entremedias.

  • Venga hija de puta -me decía.

Contunué mamando, hasta que decidio secarme la polla de la boca.

  • Vamos, que hay que ponerla a currar de verdad… -interrumpio el gordo- yo le jodo el culo y tu la boca.
  • Que cabrón -dijo el amigo- pero luego cambiamos.

montada en el burdelA 4 patas me colocaron en la cama (ni se dirigieron a mí). La polla del gordo entró de golpe en mi culo (por suerte el AMO me tiene bien entrenada y no necesito lubricante).

Me cogio los hombros y empezó a bombearme el trasero hasta el fondo, sin consideración, sele oía respirar y jadear cada vez mas rápido. La verdad es que sabía hacerlo bien, sin duda estaba acostumbrado a joder por el culo a una puta.

Y estando en ese mometo,su amigo, el más delgado me agarró por el pelo, se puso delante de mi cara y sin avisar me metió su polla dentro de mi garganta.

Agarrada por el pelo tragaba y tragaba polla aunque sin poder moverme mucho, ya que el otro cliente seguia insertando su enorme polla por mi trasero.

Estuvieron asi durante un buen rato, y me sorprendió lo mucho que lo disfrutó, ya me han montado así más veces, pero nunca en un burdel. Sus pollas entraban y salía al unísono.

Finalmente sentí como el que me jodía el culo se corría y llenaba su condón. Dejó de bombearme mientras jadeaba.

  • ¿Has acabado ya? – le dijo a su amigo.
  • Calla joder.. -le espetó el otro que me hizo tragar su polla hasta la campanilla.

Y al momento sentí como se corría en el condón de mi boca.

  • Buf -dijo el mas gordo- esta puta no lo hace mal. Vamos.

Sin previo aviso el gordo comenzó a reventarme el culo. El otro sin embargo no se recuperaba tan rápido y cuando me metió su polla en la boca estaba aun flácida, asi que después de agarrarme la cabeza me costó bastante que volvierse a ponerse dura.

Nuevamente senti las corridas tanto en mi culo y en mi boca. Reconozco orgullosa que estaban cansados. Y yo, podia seguir sin problemas.

  • Buah -espetó de nuevo el gordo- al final has cumplido, puta.
  • Gracias -dije mientras me iba al lavabo.
  • Jajajajaja -el otro se reía mientras se levanataba de la cama- y aprende rápido. Ha cobrado, ha jodido y busca el siguiente.

Yo miré a los dos, les lance un beso, me habia puesto las medias y los tacones, me habia lavado. Abri la puerta de la habitación.

Así fueron mis primeros clientes en los 20 días que estuve en “La Fábrica”. Espero que os haya gustado. Saludos, Natalia, La Sumisa.


Imágenes reales de Natalia La Sumisa para este relato erótico de el primer alquiler de puta en un burdel…

 

4.3/5 (3 Reviews)

Deja un comentario

esposasymaridos



¿Quieres contactar con alguien?