Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Relato erótico de sexo con mi comadre que me pone muy caliente

Les voy a contar uno de mis relatos eróticos, en este caso de sexo con mi comadre. Hace como 2 años a la fecha veo con otros ojos a mi comadre, la veo diferente a cuando la conocí, ahora no deja de estar en mis pensamientos más morbosos, la verdad que es muy guapa.

Ella es un poco mayor que yo quizás por eso me ha llamado tanto la atención, pues me gustan maduras y mi comadre es una madura muy rica.

La describiré a grandes rasgos, ella mide como 1.68 cm, tiene pelo rizado, sus tetas son grandes y firmes como melones, sus nalgas tienen buen tamaño, justo el tamaño que me gusta, se me antoja mucho mi comadre…

Todo comenzó cuando fuimos de visita a casa de los compadres, al llegar a su casa nos recibió mi compadre, quien después del saludo nos invitó a pasar, mi comadre aun no salía, por un momento creímos que no se encontraba, pregunte por ella.

YO: ¿Y.… la comadre salió…?

COMPADRE: Ella, se está cambiando, acaba de salir de bañar.

Esperamos en la sala, mi compadre saco del refrigerador tres cervezas, una para mi esposa, una para mí y la tercera para él. Las destapo y las puso sobre la mesa, teníamos escasos minutos hablando cuando el saludo de mi comadre interrumpió la plática.

COMADRE: ¡Compadres! disculpen la tardanza no aguantaba el calor y tome una ducha, ¡¡que gusto verlos!!…

Esto fue acompañado de un abrazo y un beso en la mejilla, aún recuerdo el olor de su shampoo, pero lo que más recuerdo fue cuando ella se sentó frente a mí, rápidamente algo llamo mi atención, algo que era imposible pasar desapercibido.

Mi vista se concentró en su pecho, de donde resaltaban sus enormes tetas y sus grandes erectos pezones, me perdí por segundos en tremendo escote, no daba crédito a lo que en ese momento veía, pues mi comadre no llevaba sostén y eso lo hacía tan excitante.

Sentí como aumentaba mis palpitaciones, en mi mente imaginando el color de sus pezones, la temperatura de mi cuerpo aumentaba, por más que daba tragos a la cerveza no servía de nada, estaba experimentando una excitación gracias a sus enormes tetas, que sin sostén sus senos lucían firmes y enormes.

En algún momento ella se dio cuenta que la veía y disimuladamente se cubrió con su cabello, su cabello que aún se encontraba húmedo por la ducha. La estrategia de cubrirse con su pelo ayudo, pues yo, ya no tenía a la vista esos exquisitos y erguidos pezones, que por un momento me descontrolaron.

La plática siguió su curso normal y eso también ayudo a calmar mi excitación, pero no por mucho tiempo. Cuando ya me encontraba más tranquilo y después de repetirme una y otra vez mentalmente, que tenía que dejar de verla, sucedió lo inesperado, con un movimiento de su mano, tomó el cabello y lo hecho hacia su espalda, el mismo cabello que minutos antes había puesto para cubrirse.

Quizás ella jamás se imaginó que lo húmedo de su cabello al rosar su vestido este terminaría por transparentar y delatar el color de sus pezones, tal como los imagine minutos antes.

Con la mirada perdida en ese café oscuro que resaltaba de sus vestido mojado y traslucido, fue tanta mi excitación que en segundos mi verga se puso tan dura que se marcaba sobre mi pantalón, estaba a punto de reventar.

Deseaba en ese momento tocarla, acariciar sus grandes y firmes tetas, pasar mi lengua por alrededor de sus pezones morderlos y sentirlos entre mis dientes, correrme a chorros en sus grandes melones, tantos más pensamientos perversos cruzaron por mi mente

Levante un poco la mirada y me encontré con la de ella, seguro se dio cuenta de mi morbosa mirada. Se levanto de la mesa sin decir nada y se alejó, a los minutos regreso con un ligero suéter encima y se incorporó a la plática como si no pasara nada, en cambio yo, no dejaba de pensar en ella.

Por fin llegó la hora de despedirnos, el momento que estuve esperando toda la tarde, primero me despedí de mi compadre, acto seguido me acerqué a mi comadre para despedirme, la vi a los ojos y ella evito la mirada, la tome de la mano me acerque a su mejilla para darle el beso de despedida…

Pensé en decirle al oído lo mucho que la deseaba, pero no era el momento adecuado, con mi otra mano la medio abrase y al momento de separarnos yo pícara mente deslice mi mano por su espalda baja hasta tocar disimuladamente su abultado y hermoso trasero, de esa manera le hice saber mis perversas intenciones..

¿Esa noche no puede dormir, me preguntaba si alguien más en la mesa lo habría notado?
o Solo yo me di cuenta de lo acontecido?.
A mi compadre no le importo? Sera porque mi comadre acostumbra a andar sin sostén en su casa?…
¿Y mi esposa porque no dijo nada? o por el hecho de ser hermanas no le preocupo en lo más mínimo la situación, eso, no lo sé, pero lo que sí sé, es que desde ese momento solo pienso en cogerme a mi comadre y ahora solo pensaba como dar el primer paso.

Un par de días después me arme de valor y le envié una imagen a su whatsapp, era una imagen picara de una pareja desnudos en la regadera que decía «tú y yo así, no sé, piénsalo» efectivamente era una invitación, que esperaba, la tomara de esa manera, la adrenalina y el deseo de tenerla y hacerla mía, me motivo hacerlo.

Pasaron minutos, varios minutos y ni siquiera lo había visto. Me puse impaciente y entonces escribí lo siguiente con la intención de que contestara.

YO: Discúlpame comadre, me equivoqué, que pena, te envié ese mensaje por error.

COMADRE: No te preocupes suele pasar, pero debes tener cuidado porque un error de esos nos puede meter en problemas compadre…

Pasaron algunos minutos sin escribir nada y de pronto escribe ella…

COMADRE: Ojalá tu compadre me mandará ese tipo de imágenes, hace tiempo que dejo de tener ese tipo de detalles conmigo…

Al leer ese mensaje me di cuenta de que algo bueno pasaría, pues estaba dando pie a tener una conversación más atrevida, eso me puso muy cachondo.

YO: ¿Nada más en ese aspecto te ha descuidado comadre?

COMADRE: Me da pena decirlo, pero me ha descuidado mucho, tiene tiempo que no me toca para nada y eso ha provocado problemas entre nosotros…

No creí lo que estaba leyendo, mi comadre me estaba revelando un secreto muy íntimo, mi compadre no la cogía. Esa confesión me puso muy caliente, sabía que, si trabajaba bien la situación, podría obtener el delicioso culito de mi comadre.

YO: Que tonto mi compadre, con una mujer como usted, yo no la dejaría descansar ni un segundo, de la última visita para acá…se me antoja mucho comadre, y solo pienso en cogérmela, disculpa el atrevimiento pero de verdad te deseo tanto.

COMADRE: que estás diciendo, recuerda que también soy tu cuñada, no sería capaz de fallarle a mi hermana, así que mejor compórtate

YO: No te estoy pidiendo que te cases conmigo, o que huyamos juntos porque nos amamos. No, solo me gustaría tener sexo contigo, solo sexo por placer, tómalo como una pervertida experiencia y si verme como tu cuñado te afecta, pues mejor trátame como tu compadre, que no seríamos los primeros, ni los últimos compadres en el mundo en cogerse

COMADRE: no, no está bien eso que me propones.

YO: sabes, he tenido fantasías contigo, me he masturbado pensando en ti.

COMADRE: ¿y cómo me has imaginado?

YO:  de muchas maneras y de todas las formas. Te he imaginado chupándomela y restregando mi verga en tus labios, también te he imaginado cogiéndote duro arriba de tu coche y llenando tus tetas de mi leche caliente, tantas más, que de acordarme se me está poniendo dura la verga.

¿Te gustaría tener la experiencia de cogerte a tu cuñado?

COMADRE: no lo sé, … Pero no puedo negar que el saber que alguien me desea, me éxito muchísimo, y el saber que es mi cuñado lo hace más interesante y perverso …

YO: ¿te excito saber que te quiero coger?, ¿tú vagina se humedeció?

COMADRE: mmmm… si, estoy muy excitada,

YO: Yo también estoy excitado, me tienes con la verga bien parada, está lista para que te montes en ella. ¿Comadre te gustaría verla?

COMADRE: si….

YO: a cambio de una foto de tu vagina húmeda, quiero conocerla…

COMADRE: OK. pero no la enseñes a nadie, esto es sólo entre tu y yo.

YO: no tienes de que preocuparte te doy mi palabra.

Le mande una foto, estaba tan caliente que mi verga estaba en su máxima expresión, tan dura, con las venas a punto de reventar y la cabeza brillosa con una gota de líquido en la punta, deseaba tanto tener a mi comadre en ese momento a mi voluntad para cogerla como nunca la han cogido.

COMADRE: ¡oh! se ve rica compadre la tienes gruesa!

YO: ¿Si te la comías?, te gusto lo gruesa que esta?

COMADRE: Toda, me la comería a sentones, que rico sentir lo gorda que está tu verga compadre…

YO:  cuando gustes comadre yo estoy más que puesto… es tu turno comadre, enséñame tu vagina húmeda…

Tardó algunos minutos en mandarla, y yo impaciente por conocer su mojada concha, por fin llego, se veía tan húmeda como me lo dijo, lo podía notar por el brillo que provocó la luz del flash y el hecho de tener depilada su vagina, sus dedos también brillaban de principio a fin, ese detalle delato que se estuvo dedeando mientras platicábamos me calenté tanto que comencé a masturbarme.

YO:  que rica vagina tienes comadre, se me antoja lamer y penetrarla sin control, justo ahora me la estoy jalando a tu salud.

COMADRE: Yo también me estoy metiendo los dedos hasta el fondo… estoy tan mojada que deberías escuchar el sonido cuando meto mis dedos

Pasaron algunos minutos, y ni ella, ni yo escribíamos… era lógico que estábamos concentrados en terminar masturbándonos, yo exploté a chorros, mi pene hizo erupción en grandes cantidades de semen, digno de una foto para mi comadre, tome la foto de manera que se viera lo mejor posible y se la mande….

COMADRE: mmmm que rica se ve su leche compadre y con esa cantidad, sin problema hubiera llenado por completo mis tetas. te gustaría ver cómo me trago tu lechita?

YO: claro que me gustaría comadre, me gustaría llenar su boca de mi leche, comadre ya no aguanto las ganas meterle la verga. ¿Dígame cuando nos vemos?

COMADRE: no lo sé compadre, sí quiero, pero no sé si deba

YO: anímate, solo será sexo, solo sexo por placer, solo sería por única ves y te prometo no insistir después. que dices?

COMADRE: no estoy segura, aunque no te voy a negar que hace tiempo anhelo una buena verga dentro de mí.

YO: comadre te prometo que te haré disfrutar cada minuto.

COMADRE: no lo dudo compadre, necesitaría estar muy ebria para animarme hacerlo

YO: solo piensa en lo rico que la pasaríamos

COMADRE: no sé, compadre lo pensare, ahora tengo que irme, su compadre no tarda en llegar, nos vemos

Ese día no pude convencer a mi comadre de tener una aventura conmigo y ahora sé que ella también lo desea tanto como yo, la próxima vez no desaprovechare la oportunidad para seducirla.

Pasaron varios meses de la última charla caliente que tuvimos mi comadre y yo, desde entonces a la fecha no cruzamos palabra alguna y ahora se presentaría una nueva oportunidad para convencerla en la fiesta de aniversario de bodas de sus papas, (ósea mis suegros), esta vez estaba dispuesto a todo, esa noche me propuse hacerla mía

Por fin se llegó el día del aniversario, ese día ella lucia espectacular, llevaba un vestido entallado color verde que resaltaba su envidiable figura, en frente un escote prominente que terminaba un poco después de su ombligo, escote que por nada dejaba al descubierto sus enormes tetas, por la parte de atrás simplemente espectacular, el vestido delineaba un hermoso y exquisito trasero

Conforme fueron pasando las horas note a mi cuñada alegre y en ambiente, era obvio que los tragos hacían efecto en ella, como buen cazador siempre a la expectativa esperando el momento perfecto para actuar y por fin obtener mi presa.

Poco tiempo después comenzaron a sonar canciones de música norteña, voltee a la mesa donde estaba sentada mi comadre, ella se encontraba con algunos compañeros de su trabajo platicando, de pronto todos en la mesa se pararon  a bailar quedando solo mis compadres, mi comadre se veía con ganas de bailar, aun lado de ella estaba mi compadre, que como en todas las fiestas el prefiere tomar que bailar, observé que mi comadre le pidió que bailarán a lo que  mi compadre se negó moviendo la cabeza.

En ese momento me propuse invitar a bailar a mi comadre sabiendo que es su música preferida, lo mucho que le gusta bailar y ya con unos tragos encima obviamente no se negaría a bailar conmigo, me acerque a su mesa con toda confianza

YO: ¿comadre bailamos?

Ella acepto dándome la mano

YO: ¡compadre con tu permiso!

COMPADRE: ¡compadre!  Te encargo que la canses, para que no esté dando lata que quiere bailar.

YO:  no te preocupes, la dejare cansada, sudando y con las piernas temblando compadre…

En tono de broma conteste, aunque en realidad era otra la intención de mi comentario. Caminamos rumbo a la pista, no puede evitar observar su enorme trasero contoneándose al caminar, de verdad me excité bastante y más cuando se marcaba su tanga en ese vestido ajustado a cada paso que daba.

La llevé al centro de la pista, en medio de todos los que bailaban , lejos de la vista de los asistentes que permanecían sentados viendo, la tome de su breve cintura y la pegue lo más que pude a mi cuerpo, puse mi pierna en medio de las suyas, asegurándome que en cada movimiento sintiera mi bulto rosar con su muslo, así como yo sentía la firmeza de sus tetas rosando mi pecho.

Mientras mi mano jugaba por momentos en su espalda baja rosando con las puntas de mis dedos sus hermosas nalgas con forme fue avanzando la canción yo comencé a ponerme duro y ella también lo sintió, porque intento separarse de mí, algo que no permití que sucediera.

Terminó por aceptar mi morboso acoso de tal manera que ella comenzaba a excitarse lo note en su respiración agitada y por momentos me veía a los ojos mordiéndose los labios la excitación y el deseo que experimentábamos en ese momento era tan fuerte que no nos dimos cuenta, que una de mis manos termino en una de sus nalgas, ella de inmediato se separó de mí y me dijo.

COMADRE: ya me cansé mejor baila con ella.

Tomo del brazo a una de sus compañeras de trabajo para que bailara con ella y así zafarse de la situación, se dirigió a la mesa a descansar mientras su compañera y yo nos presentábamos mientras bailábamos debo admitir que ANA es muy agradable y simpática, (después les platicare de una aventura que tuve con ANA y mi comadre).

Regresamos a la mesa ANA se acercó con mi comadre para despedirse y agradecerle por la invitación también escuche que esperaría afuera por un taxi a lo que me ofrecí a llevarla a su casa, afortunadamente no vivía tan lejos..

YO: escuche que esperarías un taxi, creo que ya es muy tarde para que abordes un taxi a estas horas, si gustas te llevo a tu casa,

ANA: ¡no quiero dar molestias, además no vivo tan lejos…gracias!

YO:  si te sientes incomoda, que nos acompañe mi comadre,

Tome la mano de mi comadre y viéndola a los ojos le pregunte

YO: ¿me acompañas a llevarla?

Obviamente la pregunta iba más allá de solo dejar a ANA en su casa.

COMADRE:  OK te acompaño

Salimos del salón subimos al coche mi comadre subió en el asiento de copiloto y ANA en la parte trasera del coche. Durante el camino mi comadre y ANA platicaban sobre sus maridos, enterándome de situaciones intimas de ANA. Llegamos a la casa de ANA se despidió de nosotros y bajo del coche.

ANA: gracias por traerme, vallan con cuidado y pórtense bien.

El comentario de ANA me dejo pensativo, tal vez se dio cuenta que le tocaba la pierna a mi comadre cuando cambiaba de velocidad.

No le di tanta importancia di marcha al motor y avanzamos unas cuantas cuadras, me pare justo enfrente de un parque apague el motor y sin decir nada me abalance hacia ella le plante un beso en la boca, el beso se alargó junto con caricias de ambos, sin remordimientos le estaba poniendo un mega faje a mi comadre.

Escuchar sus jadeos me excitaba mucho ella estrujaba mi verga por encima del pantalón yo con mi mano frotando su entrepierna, le baje la parte de arriba del vestido y le saque una teta del sostén, le mordisqueaba su erizado pezón, mi comadre gemía mientras me desabrochaba el pantalón, me bajo el pantalón con todo y el bóxer, agarro mi verga y comenzó a jalar de arriba abajo con fuerza en repetidas ocasiones.

relato de sexo con mi comadre
Relato porno de sexo con mi comadre

Baje y rodee el carro con los pantalones abajo, abrí su puerta me arrodille frente a ella  le separe las piernas y  metí mi cabeza por debajo de su vestido quedando frente a su mojada vagina le hice a un lado la tanga y comencé a chupar su concha…pasaba mi lengua por toda su rajada, le separa los labio para chupar su clítoris con fuerza.

Mi comadre jadeaba acompañado de un orgasmo que le convulsionaba las piernas mientras yo tragaba todo lo que salía de su palpitante concha, saque mi cabeza de su vestido con mis labios impregnados con el olor de su sexo, se bajó del carro se puso en cuclillas, me agarro la verga, le dio dos estirones y la metió a su boca, comenzó a chupar mi verga con desesperación, la recorría toda, desde mi huevos hasta la punta , para terminar dando círculos con su lengua sobre la cabeza de mi verga mientras me veía a los ojos, y me decía

COMADRE: ¿así lo habías imaginado?
Así te la chupa mi hermana?

Entre cada pregunta la comía hasta el fondo dejándomela toda ensalivada, definitivamente mi comadre era una experta chupándola. Se paro se quitó la tanga me agarro la verga con su mano derecha giro y se empino recargando su mano izquierda en el asiento, con su mano la apunto a su húmeda panocha voltio a verme y dijo

COMADRE: métemela toda compadre, quiero sentir tu verga gruesa

Sin pensarlo con un movimiento brusco y violento le penetre su rosada vulva y comencé a cogerla duro y fuerte, sus gemidos retumban al interior del coche…tome su cabello y tire de su pelo moviéndome más rápido, la tenía a mi merced para zacear con ella mis más bajas pasiones

YO: ¿así te coge mi compadre?
Te gusta cómo te meto la verga?

COMADRE: que rico me coges, que rica verga tienes, ¡dame una nalgada por favor!

No lo pensé y arremetí contra sus nalgas en varias ocasiones, se levantó, me empujo para sentarme en el asiento del coche y se montó sobre mí, tenia el chocho tan húmedo que de un sentón se comió todo mi palo , aproveche que la tenia de frente, y le volví a sacar sus enormes tetas del sostén para estrujarlas y chupar sus pezones cafés, que hacían contraste con el color de su piel, ella se movía más rápido y gemía como loca…

Eso me puso más caliente que  le agarre las nalgas con tanta fuerza para acompañaba sus movimientos de caderas, sentí como escurrían sus abundantes flujos sobre mi verga

COMADRE: ¡compadre me corrí muy rico!, ¡Me corrí de nuevo!

De nuevo comenzó a convulsionar mi comadre, mi verga estaba empapada por sus flujos, me pare aun lado de ella, le tome la cabeza y de un empujón metí mi verga en su boca, comenzó a darme una tremenda mamada que mis piernas comenzaron a temblar, no aguante mucho y explote llenándola por completo la boca de mi leche, levanto la mirada y pude ver como trago mi semen continúo chupando hasta dejarme totalmente exprimido.

El celular de mi comadre comenzó a sonar, con rapidez me acomodé los pantalones, subí al coche y nos fuimos del lugar, en el trayecto ella se acomodaba el vestido y el peinado, de nuevo mi compadre le marco al celular, tampoco contesto mi comadre, llegamos al salón bajamos del coche lo más rápido, justo cuando pasábamos frente a la pista mi compadre nos encontró y antes que alguien dijera algo, me adelante

YO: compadre como te prometí, te la entrego sudando, cansada y con las piernas temblando

Esa fue la mejor de las noches por fin de tanto esperar me cogí a mi cuñada y la verdad valió la pena cada segundo. Después de ese día, el trato con mi cuñada no fue el mismo, ahora somo cómplices de nuevas aventuras…

FIN


Imagen de caracter únicamente ilustrativo para este relato erótico de sexo con mi comadre

 

3.6/5 (8 Reviews)

Deja un comentario

esposasymaridos



¿Quieres contactar con alguien?