Publicidad

Relato erótico de una jovencita embestida por su padrastro

Hola, mi relato erótico es a cerca de mi padrastro, lo conocí porque mi mamá me mandó a dejar su comida a su trabajo pero un día mi mamá salió fuera de la ciudad y por suerte perdí la llave de la casa de mi tío que vive con su esposa e hijas y no pude ir a dormir con ellas.

Total que llegó agobiado de trabajar, traía cerveza y me invitó, bueno casi me la dio a fuerzas. Puso una película media porno y me dijo que si le daba un masaje en la espalda, y ya mareada yo, jovencita de 22 años, me ganaba la risa y acepté.

Para ese rato yo ya me había quitado mi uniforme escolar y me había puesto un corsito muy provocador. La verdad siempre le había tenido recelo a mi madre pues ella tenía a los hombres que quería y yo solo noviecitos pasajeros, niños tontos.

Bueno yo consideraba que ya me había acostado con unos 20 chicos, total quise yo sentirme más que mi padrastro medio ebrio, total que se tiró boca abajo y comencé a frotarle la espalda y él dijo que se iba a bajar su bóxer para que mis manitas tontas, pequeñas de niña boba alcanzara sus glúteos.

Terminé embestida por mi padrastro

Total que cuando quedó desnudo y yo todavía con ropita de piyama short sexy y calcetas de colegiala, no supe a qué hora me la metió en la boca aquel enorme pene, y comenzó a mover su cadera. Yo con mi boca bastante ocupada, sentí como sus manos super experimentadas me quitaba mi short, mi playera, dejándome en pantaletas, tobilleras y botitas.

jovencita embestida por su padrastroTodavía no comprendía la magnitud de semejante semental, su pene cada vez se hinchaba mas en mi boca y garganta profunda. Con gran maestría quita mis pantaletas y se introdujo en mi con su pene todavía no muy endurecido pero una vez que entró sentí como un tronco de acero se hundía en mí, con gran hombría tomaba mis tobillos casi igual de gruesos que su pene y se impulsaba, causándome embestidas de semental…

De pronto su chorro caliente entró a mi vientre y permaneció así por un rato dentro de mí, desnuda, yo solo con mis botitas lo retiro y me durmió en su pecho ancho masculino lleno de bellos abundantes, que rosaban mi cutis de jovencita tonta.

Esa noche me durmió y me levantó en la madrugada, para echarme un rápido y me mandó con piyama a mi cuarto.

Al día siguiente mis amigas del trabajo después de la prepa,  me notaron cansada, ilusionada, enamorada.

Mi madre no volvió hasta el año y medio, así que tomé su lugar, fui la señora del hogar y todas las noches y llegaba de la prepa, el de trabajar y no se molestaba en quitarme mi uniforme, así me hacia el amor ese semental, que me hizo mujercita y me enseñó a respetar a los hombres. Yo hasta la fecha espero volverlo a ver y que me de lo que por año y medio me dio, gracias a todos los hombres.


Imagen de caracter ilustrativo para el relato de una jovencia embestida por su padrastro.

 



Deja un comentario

esposasymaridos