Publicidad

Relato erótico de un trio sorpresa para mi esposa con un escort

Esta historia erótica pasó hace no mucho tiempo, nosotros somos una pareja de treinta y algo, ambos con buena figura. Yo venía con la idea en mi cabeza de hacer un trio con mi mujer, la tenía desde hace mucho tiempo y varias veces había salido el tema con ella, fantasía que ella compartía aunque ella no se animaba a hacerla realidad.

Yo sabía que no era fácil y la mejor forma de hacerlo sería contratando a un escort de esos que sale en internet e ir a su depto. La verdad que no me animaba a hacerlo con alguien que conozcamos porque quería que sea lo menos complicado posible.

Asi que una noche contacté a uno de mi ciudad, la verdad que el físico era espectacular, el tipo se dedicaba mucho a mantener su cuerpo y decía tener una herramienta de 20×5 lo cual me pareció que estaba bien para la ocasión.

Lo llamo y le cuento lo que quería hacer, le digo quiero ir con mi esposa una noche, tal vez no sepa donde va pero se que se va a dejar llevar por la situación. Yo le voy a tapar los ojos para que no vea nada y quiero que sea así durante todo momento, vos tenés que ser su novio, quiero que cuando entremos pongas música, le bailes y sigas de a poco, yo me sumo al final, quiero ver todo.

Al final quiero que le cumplamos el sueño y le hagamos una doble penetración, yo voy por atrás, el resto es todo tuyo. El me dice no hay drama, no se van a olvidar de esta noche. Quedamos que le mandaba un mensaje tipo 2 am cuando esté en la puerta de su depto y él me abría y subíamos directo.

Esa noche salimos a cenar, un lugar lindo con hermosa vista y una buena botella de vino blanco para ir endulzando el ambiente, terminamos de cenar y nos fuimos a un bar cercano que tenía un ambiente tranquilo con música, estuvimos tomando algo y yo saqué el tema de fantasías sexuales como para ir subiendo la temperatura de la noche.

Ella no imaginaba nada de lo que iba a pasar, mientras tanto yo iba preguntando y la hacía imaginar situaciones, y de a poquito se iba calentando el ambiente hasta que le empecé a acariciar la entrepierna, ella llevaba un vestido corto negro, que le quedaba pintado.

Después de un rato ahí ya casi era hora de irnos al depto, asi que pago y nos vamos, saliendo le acaricio la cola y le muerdo muy suave el cuello, y encaramos para nuestro destino. Salimos y le digo, tengo ganas de divertirme, ¿vos?, si responde ella, ¿que queres hacer? me pregunta, algo distinto, algo nuevo, te animas a probar algo nuevo?, qué cosa? me pregunta, ya vas a ver…

Hacemos una cuadra y llegamos a la puerta, le digo, acá es el lugar, entremos, ella no decía nada, creo que se empezaba a imaginar por donde venía la mano.

Mando un mensaje y me abren la puerta, vamos hasta el ascensor y le digo, ahora quiero que te pongas esto, yo había llevado un pañuelo negro el cual pensaba usar para taparle los ojos. Ella ríe, me pregunta, ¿que queres hacer?, a lo que respondo, vos ponete eso y ya vas a ver, confia en mi.

Subimos, toco y me abren la puerta, él estaba con una bata y un boxer blanco, sin decir nada entramos y le hago un gesto para que arranque con un poco de música, él pone un reggaeton y yo le suelto la mano, quedando solita.

Él se acerca por detrás le pone las manos en los hombros y empieza a moverse con la música, tocándola y apoyándola por sobre el vestido, ella estaba inmóvil, como desconcertada por la situación, mientras él va por delante y le sigue bailando, le toma las manos y las pone sobre su pecho, la toma de la cintura y comienza a hacer un paso de baile muy sensual hacia delante y atrás.

Yo estaba parado a unos metros de allí viendo el espectáculo, mientras despacio me iba quitando mi ropa, hasta quedar desnudo.

El ambiente se ponía muy caliente, él se quita la bata, se pone frente a ella y comienza a besarla en el cuello y a apoyarla, sus manos bajaban hasta su cola, y subían por la espalda, mientras ella lo agarraba de la cola y apretaba mientras le empezaba a comer sus pectorales con suaves besos y mordidas que cada vez se volvían más calientes.

Yo tome mi celular y empecé a filmar la escena, ella no aguantó más y metió su mano en el boxer sacando tremenda herramienta la cual empezó a pajear lentamente. Él a su vez le empezó a bajar el vestido dejando florecer sus hermosos pechos, se agachó y comenzó a comerlos muy suavemente mientras ella lo tomaba de la cabeza y la movía de un lado al otro.

Así el fue bajando el vestido hasta que ella quedó con una tanga negra y sus zapatos, con su hermoso cuerpo prácticamente desnudo, se la notaba muy caliente, ella empieza a besarle el pecho y comienza a bajar lentamente, le baja el boxer y se mete la verga en la boca, la cual empezó a chupar con mucha delicadeza, la tomaba con una mano y se la metia hasta la garganta para luego lamerle la puntita y volver a meterla en su boca.

Él estaba muy caliente, se lo notaba cada vez más excitado al igual que ella que no largaba la verga y la chupaba con mucha pasión.

Así estuvieron un rato, ella se paró el la toma de la mano, la lleva hasta un sillón, la sienta, le quita la tanga, se arrodilla y le comienza a comer la conchita que estaba totalmente mojada, ella gemia de la calentura, se podía sentir lo caliente que estaba, mientras el lamia toda su conchita, ella se vino como loca, una acabada hermosa, super caliente.

trio sorpresa para mi esposa con un escortÉl se para, se pone un preservativo la da vuelta quedando en 4 y se la pone despacio con movimientos suaves los cuales fueron aumentando hasta que la empezó a bombear con mucha intensidad, mientras ella se retorcía de placer.

Ya se acercaba mi hora, luego de unos minutos, él la toma, se acuesta y ella se pone sobre él, cabalgando, se la notaba muy caliente por como se movía, lo estaba disfrutando pero faltaba la mejor parte, y ya era mi turno.

Me acerqué por detrás me puse un preservativo y me puse detrás de ella, y le digo, ahora vas a sentir las dos juntas, y le pongo mi pija en su culito y empiezo a hacer fuerza para que entre, intenté un poquito y entró, momento en el cual escucho un gemido tremendo de placer, la empiezo a coger con más fuerza mientras ella se movia y gemia como una loba en celo.

Se vino como loca, los gemidos me ponian mas caliente todavia, la saco, ella se tira sobre el sillón totalmente exhausta y le digo, ahora te vamos a dar la lechita, mientras me empezaba a pajear con fuerza y él hacía lo mismo.

Ella estaba en otro mundo, y yo estaba que explotaba, no pasó mucho hasta que empecé a acabarle sobre el pecho y la cara, no paraba de acabar, mientras él le empieza a tirar toda su leche en la panza y en sus tetas.

Pasamos al baño a limpiarnos, pagué y nos fuimos a casa.


Imagen de caracter ilustrativo para el relato de un trio sorpresa para mi esposa con un escort

 



Deja un comentario

esposasymaridos