Publicidad

Relato de 2 novias lesbianas exhibicionistas teniendo sexo en la playa

Era un sábado por la tarde, el calor estaba insoportable y mi novia y yo decidimos ir a la playa a refrescarnos, debo confesar que el calor, el sudor, el verano, me ponen muy excitada, así que en verano mis ganas de tener sexo aumentan por mucho.

novias lesbianas exhibicionistasCuando decidimos entrar a bañarnos mi novia se puso traviesa. Ya un poco alejadas de la orilla se puso a juguetear bajo el agua, primero comenzó con simples manoseos por sobre la ropa, yo reía y me abrazaba a ella invitándola a seguir jugando, cuando alguien se acercaba parábamos un poco.

Sin embargo, entre más nos excitábamos menos nos importaba quien pudiera vernos y aquella adrenalina también contribuía en nuestra excitación. Cuando menos me di cuenta tenía el short a mitad de mis nalgas y sus dedos me penetraban.

Primero empezó lento para disimular y al ver como gemía comenzaba a subir el ritmo, yo miraba a gente acercándose y no me importaba, de hecho mi morbo me hacía desear que vieran un poco lo que estaba sucediendo bajo el mar.

Me vine en los dedos de ella y no estoy segura si alguien nos vio, no me importó, me sentía traviesa, lujuriosa, peligrosa y muy caliente, tomé a mi novia por atrás, hice su traje de baño por un lado y le metí un dedo, luego dos, fue fácil, su vagina estaba muy abierta. Mientras la penetraba con una mano con la otra la tomaba sutilmente del cuello y la jalaba hacia mí.

Observé que venía una pareja remando en un kayak, creo que ella disimuló que no lo sabía pero sé que se dio cuenta. Yo seguí penetrándola cada vez más fuerte y la gente continuaba acercándose.

El chico pareció percibir lo que estaba pasando, él le hizo un comentario al oído a su chica y ella volteó, la miré traviesamente y le guiñé un ojo. No sabía si iba a gustar de ello o le sería desagradable, para mi buena fortuna ella sonrió y me regresó el guiño mientras se mordía el labio.

En ese momento tomé más fuerza y mi novia se vino deliciosamente, me reí tiernamente a su oído y le susurré:

– Hay que venir más seguido a la playa.

Aquella fue una experiencia deliciosa que sin duda quiero repetir unas cuantas veces más y si es así tal vez se la cuente en uno de mis nuevos relatos porno que comparto aquí.


Imágen de caracter ilustrativo para el relato de 2 novias lesbianas exhibicionistas…

 

Deja un comentario

esposasymaridos



cuenta PornHub Premium gratis