Publicidad

Relato porno de mi esposa con otra mujer amiga suya

Pues antes de empezar con este relato erótico, quiero decir que aunque parece que mi esposa es una maldita zorra, quiero decir que es mi culpa. Ella no era asi, yo le mentí y le fui infiel muchas veces que creo que ahora ya no le importa estar solo conmigo, necesita de mas y hasta en eso yo he sido culpable, asi que solo disfruto y sufro al mismo tiempo.

No se, pero a todos los hombres o la mayoría nos gusta ver a dos mujeres teniendo sexo, pero que pasa cuando tu esposa está con otra, pues les voy a contar, yo creo que Lety ya está tan desatada que solo quiere gozar y me quedó claro hace unos meses cuando tuvimos una fiesta.

Festejábamos un ascenso que tuve en el trabajo, invitamos a algunos amigos y ella invitó a Paulina, una amiga de hace algunos años de ella. Es delgada, tiene bonitas piernas y un par de tetas grandes, además que le gusta bailar y tomar, debo de confesar que yo ya me la di, pero bueno eso se los contaré después.

Ese día estábamos todos tomados, ya era de madrugada, solo quedábamos nosotros 3 (mi esposa, Paulina y yo). Yo decidí quedarme sentado tomando tequila, pero ellas empezaron a bailar, estaban ya muy pedas y obvio se notaba en como bailaban.

Estaban bailando regueaton, Laty se dejaba toquetear por Paulina, luego Paulina comenzó a perrearla, eso me sacó una erección, mientras ellas seguían con su show, estaban tan calientes que se olvidaron de mi y comenzaron a besarse!.

Se besaban tan rico que inmediatamente fingí que estaba dormido para que ellas siguieran con lo suyo, comenzaron a manosearse mientras salían gemidos de ellas, voltearon a verme para verificar que estaba dormido y se fueron a la habitación.

Yo las seguí sin hacer ruido, Paulina acostó a Lety en la cama mientras se quitaba su blusa, Lety comenzó a acariciar los pechos de Paulina mientras se besaban deliciosamente.

Paulina comenzó a desvestirla mientras pasaba su lengua por sus piernas y su abdomen, ambas se desnudaron mutuamente mientras se lamían cada parte de sus ricos cuerpos.

relato mi esposa con otra mujerLety acostó a Paulina y comenzó a hacerle sexo oral, Paulina le apretaba la cabeza mientras Lety seguía comiendo pepita, después de unos minutos se pusieron en 69 para que ambas se mamaran su cosita, yo estaba extasiado, pero seguía viendo el gran espectáculo.

Lety puso en cuatro a Paulina y comenzó a lamerle el ano, las nalgas y la vagina mientras e metia los dedos…

– Aaayy que rico, no pares, no pares!

Eran las palabras de Paulina a lo que le estaba haciendo Lety, las chupadas y metidas de dedo fueron mas intensas cada vez que Paulina se vino en la boca de Lety. Pero Lety seguia chupando y dedeándola aunque Paulina se retorsía de placer, despues de lograr que Paulina tuviera otro orgasmo, pasaron a intercambiar.

– Ahora me toca, ponte en cuatro baby…
– Si, quiero que me hagas gozar..
– Lety, me encatan tus nalgotas, siempre te he deseado y ahorita te voy a probar…

Lety se puso en cuatro y Paulina comenzó a lamerle el ano mientras tambien mordia las nalgas de Lety, Paulina tambien es buena en el sexo oral y Lety lo estaba comprobando, Paulina parecia sanguijuela…

– Ah ah, que rico nena, sigue, siguele oooh!

Exclamaba Lety mientras recibia tremendas chupadas, Paulina comenzó a meterle los dedos y Lety movía su cadera. Dios que rico se veia eso, se acomodaron en la cama y ambas comenzaron a besarse y dedearse mutuamente, los gemidos invadían el cuarto y comenzaban a salir fluidos mojando mis cobijas…

– Que ricoo¡. que rico Lety!
– Si, te gusta bebe?, te voy a hacer gozar mas!
– Si, si nena, hazme tuya!!

Lety se acostó y Paulina se acomodó de una extraña forma sobre ella y comenzó a menearse, parecía un misionero pero mas rico, ambas gritaban… Lety mordia y besaba a Paulina, mientras los movimientos de Paulina eran más rápidos, entonces vi salir liquido de Lety…

– Asii! Pau muevete mueveteeee!
-Aah aah Leeeeety…

Exclamaciones de placer salían de sus bocas, Lety se levantó y acostó a Paulina y comenzaron tremenda tijera, ambas tijereteaban muy rico, vi claramente como sus vaginas se rozaban mutuamente mientras se acariciaban y se lamían los dedos mutuamente.

Los movimientos de ambas eran mas rápidos cada vez, los gemidos y gritos cada vez mas intensos, prácticamente se habían olvidado de mí, ellas seguían en su idilio de placer, finalmente ambas se vinieron juntas, los gritos de satisfacción me excitaban.

Ambas quedaron recostadas en la cama besándose y manoseandose, yo les tomé una foto con la que admito a veces me he masturbado…

Gracias y espero que les haya gustado, hasta la próxima, saludos!

 

Deja un comentario

esposasymaridos



cuenta PornHub Premium gratis