Publicidad

Relato erótico de sexo con la sexy jefa antes de una junta

Esta no es una historia erótica propia, mi amigo Rodrigo me ha contado varias anécdotas y hoy les dejo aquí una de ellas. Esta historia es de mis preferidas por que no solo es sexo, es salvajismo y cariño.

Rodrigo es una persona tímida cuando se trata de mujeres que realmente le atraen, sus ojos se desvían y los escalofríos no se hacen esperar. Hace tiempo que María le parece de lo más atractiva, ella es jefa de la empresa y por ello la ve seguido, cada vez que ella se acerca a él se siente la tensión en el aire. María parece despistada, pero en el fondo siente la misma vibra cuando está junto a él, su razón no se ha dado cuenta, pero su cuerpo lo sabe.

Era un viernes de junta en la empresa, se encontraban todos en la sala de junta, excepto Rodrigo que estaba en el baño. Al salir se encontraba todo solo y recordó la junta, cuando caminaba hacia la sala se encontró con María, venía caminando a prisas, había olvidado un folder importante.

Ambos se encontraron y sonrieron, ella le dijo a Rodrigo que si podía ayudarla a buscar el folder para agilizar el tiempo, ambos fueron a buscar ese folder sin saber que encontrarían algo más que papeles.

Relato erótico de sexo con la sexy jefaSe encontraban en la oficina de ella, entre las caminadas de aquí para allá María y Rodrigo se encontraron muy cerca, Rodrigo actuó sin pensar y le dio un beso, pidió disculpas de inmediato. María sonrió nerviosa y a la vez intrigada, pero una intriga traviesa, María colocó sus manos en sus mejillas, sintió su barba que le parecía sexy y le regresó el beso.

Se fundieron en un beso pasional que también llevaba dosis de ternura, ella se retiró y los dos se miraron a los ojos. Por primera vez Rodrigo pudo mirarla a los ojos por un tiempo más prologando.

Rodrigo la tomó de la cintura y se acercó a ella, María gemió, Rodrigo se posó en su cuello y lo besó como siempre lo había deseado y como nunca lo había imaginado.

Lo que aconteció en todas sus noches de sueños y fantasías sexuales lo estaba reviviendo, pero ningún sueño era tan perfecto como aquel momento. Ella recorría su espalda y lo invitaba a continuar.

Rodrigo movió su mano a sus pechos, su abdomen, sus nalgas…, ambos estaban muy fogosos y extasiados. La sexy jefa tomó la mano de Rodrigo y la metió adentro de su pantalón. Ella misma se sorprendió de su acción, él la miró y entendió, movió sus dedos en su clítoris de manera delicada pero con fuerza a la vez.

Ella le susurró:

— Adentro.

Él obedeció y metió dos dedos a su vagina, ella grito y él le cubrió la boca. Comenzó lento pero la calentura les ganó y en poco tiempo estaban salvajes y sudorosos.

Ella se escurrió en esos dedos maravillosos y estalló de placer.

Se miraron de nuevo y ella dijo:

— Rayos, ¡la junta!

Se limpiaron, acomodaron y regresaron a la junta. Olvidaron el folder y ella tuvo que inventar que no pudo encontrarlo. Nadie parecía sospechar de aquel momento que parecía imposible, nadie se dio cuenta del calor que emergía de aquella oficina. Pero ella sí, se dio cuenta de la pasión y el amor que llevaba reprimido hacia Rodrigo.

 



Deja un comentario

esposasymaridos