Relato erótico de sexo con mi novia y el payaso de It en una fiesta

Voy a contarles un nuevo relato xxx en esta ocasión de sexo con mi novia y el payaso de It. Sí, lean a continuación y ya verán!

Salí de fiesta con mi novia en la noche de Halloween, hicimos volar nuestra imaginación y nos compramos unos impermeables. Fuimos una versión Georgie Sexy Mami. Portamos unos provocativos vestidos cortos, zapatillas de tacón y unos pupilentes blancos que daban a nuestros ojos una mirada terrorífica y sensual a la vez. Nos mirábamos muy antojables esa noche y las mamis ¡iban con hambre!.

Llegamos a la fiesta de Halloween a la que íbamos, como era de esperarse había payasos “it” por doquier, desde los más simples hasta los más elaborados y realistas.

En cuanto entramos fuimos el centro de atención como era de esperarse, la sangre bajando por nuestro cuello, el vestido corto, los labios negros y el resalto de los ojos blancos eran una combinación para levantar miradas y suspiros.

sexo con mi novia y el payasoDisfrutamos la noche bailando sensualmente entre nosotras y comiéndonos a besos. Era de esperarse que varios chicos excitados pasaran por nuestro lado con los ojos abiertos, no les prestamos atención, seguimos en lo nuestro.

Necesitábamos ir al baño y nos dimos a la difícil tarea de llegar a é. Una vez ahí la gente comenzó a salirse apurada para ver el concurso de disfraces así que prácticamente quedó solo.

Sin dudarlo jalé a mi novia que llevaba un sexy vestido rojo, tacones altos rojos, su cabello chino suelto y sus ojos grandes blancos mirándome provocativamente. La jalé al baño y la besé apasionadamente, estaba jadeando de la adrenalina y la excitación que recorría mi piel. En eso escuchamos que tocaron la puerta del baño, nos quedamos en silencio un momento.

Volteé hacia abajo y vi unos zapatos de payaso, me sorprendí y pensé ¿es un chico?. Decidí abrir y ver que quería, en efecto era un hombre vestido de payaso, terroríficamente personificado, amablemente preguntó:

  • ¿Puedo pasar o me tengo que retirar?

Volteé a ver a mi novia para la aprobación y ella me sonrió. Dejamos pasar al macabro payaso y efectivamente nos comió, se hincó y nos levantó el vestido, una pierna en cada hombro, chupaba mi clítoris y luego el de mi novia hasta dejarnos bien empapadas.

Yo miraba a los ojos a mi chica, luego al payaso, ese momento macabro y sexual estaba haciendo que me escurriera, el payaso lamía lo que se resbalaba de mi muslo y lo saboreaba.

Se levantó y bajó su pantalón, ¡vaya!, que sorpresa salió de ahí. Un pene erecto esperando ser tragado!. Mi novia y yo nos bajamos y comenzamos a lamerlo juntas, nos turnábamos para tragarlo y el payaso nos empujaba con sus manos para mayor profundidad.

Después de un rato de estar jugando con su polla nos paramos, me apoyó contra la pared y luego puso a mi novia tras de mi con su trasero alzado. Se lo metió hasta el fondo y mi novia gemía sobre mi oído. Sentía como sus pechos rebotaban sobre mi espalda y su cabello rozaba mi piel.

Aquello me ponía los pelos de punta, aquel travieso payaso se cogía a mi novia con ferocidad, mi novia gritaba a mi oído:

  • “¿Así te gusta?, ¿te gusta que me coja rudo el payaso?.

Yo decía extasiada, ¡si,!, ¡sí!, ¡sí!. Escuché los 3 orgasmos que tuvo mi novia y unas gotas de saliva cayendo sobre mi hombro. Nos volteamos y comenzamos a masturbar al payaso. Sin duda en ese encuentro no explotó sangre si no bombas de semen embarrados en nuestros vestidos.


Imágen solo de caracter ilustrativo para el relato de sexo con mi novia y el payaso

 



Deja un comentario

esposasymaridos

close-link

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar