Estás en:>>>>Relato real de sexo con un extraño del autobús en el que viajaba

Relato real de sexo con un extraño del autobús en el que viajaba

Vivencia que tuvo mi esposa en un viaje que hizo a Acayucan, Ver., al ir a visitar a su familia y que terminó con sexo con un extraño del autobús en el que viajaba…

Narrado por ella

Mi esposo me llevó a la TAPO terminal de autobuses foráneos con destino al sureste de México. Subí al autobús ADO, a las 7:00AM, el autobús se enfiló hacia mi destino Acayucan Ver.

En cuanto entroncamos con la autopista a Puebla, recargué mi cabeza sobre el asiento con mi cara hacia la ventanilla y me dormí profundamente. Mi asiento fue el 36, casi al final del autobús.

Me desperté cuando salimos de Puebla y el autobús ya circulaba sobre la autopista con destino a las Cumbres de Maltrata.

Un extraño acompañante en mi viaje en autobús

Volteé y pude ver al pasajero que iba a mi lado. Sobre su pierna que da al pasillo, llevaba una caja de cartón como de 50 centímetros de altura.

Pero fue tal mi sorpresa, que me percaté que tenía la verga y los huevos al aire. De momento me puse nerviosa, no supe que hacer, volví a la posición anterior y evité voltear hacia donde estaba el tipo que me tocó como compañero de asiento.

Pasó algo de tiempo y de reojo, me percaté que el tipo se durmió, con la cabeza colocada hacia el pasillo. Continué viendo de reojo y cuando estuve segura que no voltearía, clavé mi mirada sobre su verga y sus huevos.

Pude ver la verga muy erecta, peluda, larga, gruesa, bastante venosa, prieta, la cabeza pelada brillante, reluciente, lisa, boluda y pude ver que se le inflaba y desinflaba. Vi el orificio en la punta de la cabeza por donde salen los orines y el semen; los huevos muy negros, cubiertos de vellos, rugosos con muchos granitos dispersados sobre la piel que cubre las bolas.

Excitada de ver lo que mostraba mi compañero de viaje

sexo con un extraño del autobúsTengo que ser honesta, el nerviosismo e ira de cuando me percaté que ese sujeto tenía la verga al aire, fuera de la bragueta, desaparecieron el resto del viaje hasta llegar a mi destino. Lo dediqué a ir viendo esa bella verga, porque era bella.

Pude sentir que mi vagina estaba totalmente mojada, sentía piquetes constantes en mi panocha y mi culo, de deseo de tener esa verga dentro de mi mojada panocha.

Para llegar a mi destino aún faltaban 4 horas, era seguro que durante todo ese tiempo faltante el tipo seguiría teniendo la verga y los huevos al aire.

De momento, voltió la cabeza hacia donde estaba yo y se me quedó viendo. Clavó su mirada sobre mis ojos y rostro, pero yo sostuve la mirada sobre sus ojos y su rostro.

Me acomodé en el asiento de tal manera que quedé completamente frente a él, mirando su verga y sus huevos.

Pienso que como quedé colocada frente a él, actúo con más atrevimiento. Se desabrochó el cinturón y el botón del pantalón y quedó al descubierto y frente a mi su peludo pito y sus huevos. Ya no me dejó nada a la imaginación.

Cachonda de ver su verga y sus huevos

Pude percatarme que fruncía con fuerza su culo, pues su verga vibraba y la movía hacia arriba y hacia abajo sin que él se ayudara con las manos, la brillante cabeza de su verga se inflaba y desinflaba sin cesar.

Me veía y movía la vista hacia su verga, como invitándome a que se la agarrara, acariciara, lamiera, chupara y mamara. Yo permanecía impasible,  pero sin dejar de ver y mirar esa bella verga y esos divinos huevos.

Hubo un momento en que la verga se le puso flácida y comenzó a puñetearsela tratando de revivir su pito, para que continuara erecto para complacerme.

Faltaban 2 horas para llegar a Acayucan. Se guardó la verga y se fue al baño. Yo aproveché y me levanté para estirar las piernas. La panocha la tenía completamente mojada, de pensar en esa verga. Me estremecí, sentí fuertes escalofríos solo de pensar que tenía una verga tan cerca y a disposición de mi panocha y mi culo, pero a la vez tan lejos.

10 minutos después vi cuando salió del baño y yo volví a ocupar mi lugar. El tipo se sentó, colocó la caja de cartón sobre su muslo, se desabrochó el pantalón, lo desabotonó y sacó su verga por la bragueta. Se enrolló la camisa, pude verle el ombligo, el bajo vientre totalmente velludo.

Se acomodó en su lugar, y las rodillas de él estuvieron en contacto con las mías. Ya pude ver en toda la magnitud el tamaño de su bella verga y de sus divinos huevos.

Proposición indecente de un extraño compañero de viaje en autobús

Le pregunté al tipo: ¿Y usted hacia donde se dirige?, me respondió voy a Coatzacoalcos, ¿y usted señorita hacia donde se dirige?. Le respondí voy a Acayucan a visitar a mi familia, me dijo me parece bien.

Me preguntó: ¿es usted casada?, le respondí que sí y que no tenía hijos. El comentó, eso es bueno.

Yo le pregunté, ¿y es usted casado?. Me respondió que si y que tenía dos bebitas. Le dije, oiga ¿y no le da vergüenza hacer lo que hace?. Me respondió: Algo, pero como en este caso me he dado cuenta que usted está muy a gusto disfrutando viéndome la verga y los huevos…

Me dijo, si se anima y usted quiere, me bajo en Acayucan y pasamos usted y yo el resto de la tarde y noche, ¿como ve?. Le dije: No olvide que soy casada. Él me respondió: Pero está usted tan lejos de su casa, que no creo que su marido se vaya a enterar de que me la cogí.

El autobus continuó circulando. El sujeto me dijo si desea y quiere puede gozar agarrando y acariciando mi verga y mis huevos. Hágalo con libertad ¿como ve?. Me le quedé viendo y no le respondí.

Este sujeto tenía una verga tan bella, que de verdad deseaba tenerla penetrada hasta el tronco dentro de mi panocha y mi culo. Deseaba sentir los calientes mocos dentro de mi panocha cuando se viniera.

Decidida a tener sexo con el extraño del autobús

Finalmente me decidí. Él echó su cuerpo hacía mi, quedó semi acostado en el asiento y comencé a agarrar y acariciar su dura verga. Me estremecí cuando sentí la verga y los huevos entre mis manos. Sin abalanzarme acaricié y sentí los largos, gruesos y negros pelos que cubrían el tronco de su verga entre mis manos.

Con toda calma pude dedicarme a ver los detalles de esa bella verga, en el cuerpo y en el tronco de la verga, estaba infestada de pequeños granitos que hicieron que me excitara.

El sujeto me dijo: Señora ya falta media hora para llegar a Acayucan, que ha pensado de mi proposición. Le respondí: Ya que falten 10 minutos para llegar le daré mi respuesta ya que debo de llegar a casa de mis padres, saben que voy a llegar y me estarán esperando.

Me dijo: Como ve, me la cojo durante 2 horas y después yo la llevo cerca de su casa. Le respondí que no, que en cuanto saliéramos del hotel después de haber cogido, yo me retiraría sola. Él estuvo de acuerdo.

Sexo con un extraño en una habitación de hotel

sexo con un extraño del autobús  Llegamos al hotel y muy caballeroso me despojó de la ropa, hasta que quedé totalmente desnuda frente a él. Enseguida el se desvistió y quedó frente a mi completamente desnudo con la verga bien parada y los negros huevos colgando entre sus piernas.

Lo que no le permití es que me besara. Le dije con mis pezones, mis chichis, mis nalgas, mis caderas, mi culo y mi pichorra puedes hacer lo que quieras.

Se lanzó sobre mi como un toro en brama. Era tal su ansiedad que quería comerse mi panocha, mi culo, mis chichis, y mis nalgas, en fin quería comerme completa.

sexo con un extraño del autobúsSe vino en dos ocasiones dentro de mi vagina. Fue rico, me pidió que si lo dejaba venirse dentro de mi boca, pero me opuse totalmente y lo aceptó.

Siento que esto que viví, fue cosa de mi destino. Nunca pensé que esa clase de tipos pervertidos existieran. Todavía no entiendo porque no fui con el chofer y lo acuse. Porque, ¿porqué permití esto?. En verdad no lo se, pero finalmente disfruté de una deliciosa cogida y metida de verga.

sexo con un extraño del autobúsComo ilustración le indiqué a mi esposo las posiciones en que el desconocido me cogió y me metío la verga en un hotel de Acayucan. Fueron 2 horas y media que estuvimos cogiendo. Yo tuve la oportunidad y la aproveché. Mi esposo quedó contento y satisfecho de que ese desconocido haya gozado y disfrutado mi panocha, mi culo, mis nalgas y que yo haya gozado de esa bella verga y divinos huevos.

No es una historia ficticia, inventada, esta es un vivencia que tuve y experimenté en la vida real.

Pueden ver mis otros relatos eróticos en estos enlaces:

https://www.esposasymaridos.com/convenci-a-un-amigo-para-coger-a-mi-esposa/

https://www.esposasymaridos.com/cogerse-a-mi-esposa-relato-porno/

https://www.esposasymaridos.com/mi-esposa-yo-y-otro-hombre-cogiendonos/


Imágenes de caracter ilustrativo nada más para el relato de sexo con un extraño del autobús en el que viajaba.

 


Destacado en Esposas y Maridos:


2017-10-06T12:37:11+00:00

Deja un comentario

esposasymaridos

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar