Primera infidelidad consentida de mi esposa

Este es el primer relato de cómo empezamos a recorrer este fantastico y morboso mundo liberal. A modo de introducción voy a comentar algunos detalles de nuestro matrimonio y un poco de historia de cómo empezamos a incursionar en el ambiente liberal.

Somos un matrimonio de 12 años de casados, mi mujer tiene 36 años y yo 32. Ella es de estatura baja (1,55 de altura), delgada (55 kilos) piel blanca. Tenemos 2 hijos.

Sexualmente nos llevamos siempre muy bien. Yo por mi parte, empecé a incursionar como tercero con algunas parejas, esto me impulso a proponérselo a mi mujer hacer lo mismo, en principio no lo agrado mucho la idea pero de a poco fue sediento hasta que se decidió y empezamos a incursionar en los trios HMH.

Nos tomo un buen tiempo encontrar al primer hombre indicado para nuestro primer trío. Con el hicimos varios tríos en un lapso de tiempo de casi 2 años hasta que decidimos buscar otras personas. Así conocimos a 2 hombres mas con los cueles hicimos algunos tríos. Asi estuvimos durante 4 años, hasta que me empezo a exitar la idea de que mi mujer tuviera amantes con los cuales podia salir sola, lo conversamos y ella accedió siempre y cuando no le pusiese ningun tipo de límites, lo pensé y la verdad con lo que me exitaba esa idea accedí a su pedido, ella podría coger con quien quisiera, donde quisiera, como quisiera y las veces que quisiera, sin ningun tipo de limites. A partir de aquí surge el primer relato de su primer encuentro a solas con otro hombre.

Ella se preparó para el encuentro con un jeans elastizado, camisa con chaleco, zapatos altos y un conjunto de ropa interior negra, bien perfumada y maquillada.

El encuentro transcurrió textualmente según el propio relato de mi esposa tal como sigue a continuación:

Viajando en ómnibus de regreso a casa, se dio la casualidad de que un hombre que había subido se sendo al lado suyo y empezo a conversarle, a ella le agrado y le siguió la corriente. Casualmente este hombre viajaba hasta la ciudad donde vivimos, así que tuvieron casi 1 hora de viaje que les permitió conversar bastante.

El hombre en cuestión, tenía unos 45 años, bien llevados por lo que me relató mi mujer. En fin, al llegar al lugar donde el tenía que bajarse, intercambiaron números de celulares. A partir de ahí empezaron a intercambiar algunos mensajes hasta que quedaron en encontrarse.

Al llegar al lugar le envie un mensaje de texto para saber donde estaba, me contesto que estaba en el patrio de comidas, tenia un pantalon negro de vestir, camisa a rayas un tono lila y zapatos negros, nos saludamos y salimos del lugar y fuimos a una parada de taxi, subimos y nos fuimos al motel, entramos y era muy acogedor el lugar, bien comodo, al entrar el me dijo si no me molestaba si se tomaba un baño porque se sentia sudado, le dije que si y se baño, salio ya solo con la toalla, yo estaba sentada en la cama ya me habia sacado el chaleco y los zapatos, se sento a mi lado y me dijo que estaba muy linda, me miro un buen rato y exclamo “uuf como se empieza esto jaja” nos reímos, se acerco mas y me beso en los labios, me levanto parándonos frente a frente, me abrazo mientras me besaba y acariciaba mi espalda, me desprendia la camisa mientras me besaba el cuello y mejilla, ya sin la camisa me dio vuelta dandole la espalda a el pero apoyada a su cuerpo, me beso toda la espalda, hombros, brazos, suavemente, no estuvo nada mal, después me desprendió el jeans y yo me lo saque, me dijo q le encantaba el negro de mi ropa interior, que hice una buena elección al llevar ese color, y que mas resaltaba en mi blanca piel, me abrazo y acaricio todo el cuerpo diciéndome q nunca había tocado una piel tan suave y hermosa, seguíamos muy bien, me llevo despacito hacia el costado de la cama y me acosto, el sobre mi me empezó a lamer todo desde mis pies hasta arriba, me chupo las tetas, y fue bajandó, me saco la tanga y me dijo q realmente coincidiamos en todo, pues le encantaba que lleve la concha depilada, me empezó a chupar la concha, fue una muy buena chupada de concha por un largo rato, después me moví para intentar chuparle yo también, empecé tocándole y se esquivo de mi entonces le deje, me siguió chupando el, lo hace bien, pero fue pura chupada, después ya me estaba aburriendo con tanta chupada y nada de acción, me puse de cuatro y empece a chuparle y cuando le di 4 o 5 lamidas me saco y ahi me di cuenta que estaba muy caliente y le apuraba, me dijo que chupaba muy bien y que no aguantaba, siguió el y después volvi a intentar chuparle otra vez, al hacer la misma cosa ya no aguanto y se vino, me dijo q era muy rica y q le exite demasiado, se limpió y volvió, directo a la chupada de concha otra vez, lo hacia bien por que variaba y me acariciaba mientras lo hacia, se sentía exitadisimo haciendolo pero a mi ya me aburría, así que empecé a chuparle devuelta enseguida se volvió a poner dura, empezó a besarme y me dijo que se iba a poner el preservativo, uuff, por fin, ya había pasado mas de media hora de que habíamos empezado la acción, me pidió que le ponga el preservativo y se lo puse pensé que por fin ya me la iba ensartar pero no, siguió chupándome la concha hasta se decidió a metérmela pero despacito demaciado despacio y apenas me penetró me dijo que era extremadamente rica, que era calentita y demaciado rica y saco casi enseguida otravez pues ya le apuraba devuelta al parecer, con lo despacio y poco que me penetró me dejaba con puras ganas, sólo quería que vos estés ahí y me martillaras como lo sabes hacer vos, siguió chupando y en una parte me encanto por lo que gemí y le hizo pensar a el que estaba teniendo un orgasmo pero no, luego me puso de cuatro y yo pensé dentro mío bingo.. Pero no, otra vez muy despacio y sin martillar y de vuelta me volvió a chupar la concha y el culo en esa posición, pero lo que yo quería nada, no me penetraba, le dije que se ponga boca para arriba y le monte yo, al rato me saco otra vez y me dijo que el estaba apenas aguantando y que siguiera solo cuando este por llegar al orgasmo, sino me iba a ganar otra vez, pero como yo tenia tantas ganas de ser penetrada seguí moviéndome y empecé a gemir, el pensó que tenía un orgasmo y el me decía que ya no aguantaba por que me movía demaciado bien y que era muy rica y al rato nomás volvió a acabar. Me tire al lado de el y me beso en los labios, me dijo que lo disfruto muchisimo y que era una mujer espectacular, muy fina y delicada y aparte de eso exquisita, me pregunto q me pareció y mintiéndole le dije que estuvo bien.

Como se habrán dado cuenta, lastimosamente no fue una muy buena primera experiencia para mi mujer, justó le había tocado un gran eyaculador precoz como amante ocasional, pero aunque ustedes no lo crean, este personaje volvió a tener una segunda oportunidad, pero esta vez en un trío con un compañero suyo de trabajo, el desenlace de este encuentro les contaré en el siguiente relato.

Pese a que no fue el primer encuentro deseado por mi, y más aún para mi mujer, espero que les haya gustado y espero sus comentarios por mail a cs201030@gmail.com.


Destacado en Esposas y Maridos:


Deja un comentario

esposasymaridos

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar