Por amor a mi esposa le conseguí otro hombre

Llevamos 3 años de casados y yo me sentía feliz por tener una esposa tan bella y sentía que ella también me amaba, sin embargo cuando teníamos sexo, yo siempre me sentía muy mal porque a ella le gusta el sexo algo salvaje y siempre me pedía que lo hiciera mas rápido, pero esto me hacia terminar muy pronto y ella me suplicaba que no parara que quería más pero yo ya no podía y nunca logré que tuviera un orgasmo. Ya cuando terminaba, ella me abrazaba y me decía que le había gustado mucho, pero yo sabia que solo lo decía para no hacerme sentir mal y porque en realidad me ama.
Una vez le pedí que fuera sincera conmigo y me dijera si en realidad estaba satisfecha con el sexo que teníamos y me confeso que no, me dijo que me quería mucho pero ella siempre había querido mas y mejor sexo, que se había acostumbrado al sexo que yo le daba pero a veces extrañaba los orgasmos que había tenido con los hombres con quienes había estado antes de conocerme, pero que me amaba mucho y nunca me engañaría.
Desde esta confesión, trate de esforzarme cada vez mas para complacerla pero todo era inútil, mi pequeño pene y el ser eyaculador precoz no me ayudaban. Entonces en una ocasión en que hacíamos el amor y me suplicaba que no me detuviera pero yo ya había terminado, le dije que necesitábamos ayuda y le propuse que buscáramos a un hombre que le pudiera dar el placer que necesitaba y que yo no era capaz de darle. Su primera reacción fue de rechazo, pero cuando le explique que yo también sufría y me angustiaba al saber que ella no lograba tener orgasmos por mas que yo me esforzaba, empezó a creer que no era tan mala mi idea y me dijo que lo pensaría.
Al día siguiente, me dijo que aceptaba mi propuesta y que dejaba a mi elección al hombre que nos ayudaría con nuestro problema pero puso como condición que yo debía estar presente, que ella no quería estar a solas con otro hombre.
Esta decisión me puso contento por una parte, pero por otra, como decirle a un hombre que necesito que me ayude a darle placer a mi esposa?
Primero pensé en buscar a alguno de sus antiguos novios, pero después creí que seria mejor alguien con quien no pudiera revivir viejos recuerdos. Entonces busqué a un amigo mío de la universidad que tenia fama de ser buen amante y no era mal parecido y me pareció que no le desagradaría a mi esposa. Después de varios intentos, tome el valor para enfrentarlo y plantearle la situación y explicarle que realmente necesitaba su ayuda, que si quería pusiera un precio y que con gusto se lo pagaría, pero el me dijo que si realmente queríamos eso para mejorar nuestro matrimonio, lo haría sin cobrar y que solo fijáramos la fecha y el lugar.
Todos estuvimos de acuerdo en que fuera en nuestra propia casa el siguiente fin de semana y así hicimos la cita para el sábado a las 7:00 P.M.
Llego el día y mi esposa algo nerviosa me preguntaba si estaba seguro de lo que íbamos a hacer, yo le dije que por mi estaba bien y que seria ella la que fijaría los limites de hasta donde llegaríamos.
Cuando llego mi amigo, los presente y de inmediato los dos se agradaron y empezaron a charlar como si fueran los grandes amigos yo les pregunte si querían beber algo para relajarse, pero ellos dijeron que no lo necesitaban, que querían estar bien conscientes de todo lo que pasara. Así las cosas, les propuse pasar a la recamara a ponernos mas cómodos y a ver que pasaba.

Ya en la habitación les dije que podían empezar cuando quisieran que por mi no se detuvieran, entonces mi esposa me dijo al oído que si estaba seguro, que aun podía cancelar todo, que si yo quería que siguiera ella lo haría por mi y que ella estaba conforme con mi elección, yo le dije que estaba seguro y que esperaba que ella lo disfrutara. También mi amigo me miró esperando mi aprobación y al ver que yo estaba de acuerdo se acercó a mi esposa y muy tiernamente empezó a desnudarla, y después ella le fue quitando la ropa a él y al dejarlo desnudo, los dos vimos con asombro un hermoso pene mucho mas grande que el mío y que inmediatamente empezó a erguirse. Inmediatamente él la llevó a la cama y la recostó, separó sus piernas y empezó a lamer su vagina para lubricarla, pero pronto vio que no era necesario, ya que ella también estaba muy excitada.

Después con cuidado se puso sobre ella y con delicadeza empezó a introducir su gran miembro en la húmeda vagina de mi esposa quien de inmediato empezó a mover su cadera para que la penetración fuera completa y el placer se manifestó de inmediato en su rostro, el empezó a moverse suavemente pero acelerando cada ves mas las envestidas y mi esposa también movía sus caderas cada vez con mas fuerza y le pedía a él que lo hiciera con mas fuerza cada vez y él en verdad lo hacía mas rápido y con mas fuerza y ella al poco tiempo tuvo un orgasmo increíble, su cuerpo se tensó completamente y lanzó un gran gemido de placer, yo no podía creer que un orgasmo pudiera ser tan intenso, cuando pudo hablar le suplicaba a mi amigo que siguiera, que no parara, como me lo pedía a mi, pero él si continuó con su mete y saca con mas vigor cada vez.

Esto continuó por varios minutos, el logró que mi esposa tuviera cuatro orgasmos mas antes de terminar. Cuando mi esposa ya no pudo mas y su cuerpo se aflojó después de haber gozado como nunca lo había hecho conmigo, volteó y me miró tiernamente y me dijo que era mi turno, yo que también estaba excitado después de ver esta escena de sexo salvaje, me subi y la penetre y empecé a moverme, ella solo se relajó y me dejó hacer lo mío, por primera vez no me pidió que se lo metiera mas duro ni me suplicó que no me detuviera, simplemente me dejó terminar y me dijo, “gracias este ha sido el mejor sexo que me has dado”.
Desde entonces, repetimos estas sesiones con cierta frecuencia y en verdad todos quedamos contentos, mi esposa tiene el sexo que se merece, mi amigo disfruta cogiéndose a mi mujer y yo le hago el amor a mi esposa sin presiones, sin preocuparme por que no logro hacerla que tenga orgasmos y seguro de que ella queda satisfecha.


Destacado en Esposas y Maridos:


Deja un comentario

esposasymaridos

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar