Currently set to Index
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Sexo violento… ¿te gusta el sexo duro?

sexo violento

Muchas parejas identifican el sexo con la violencia. Pero no estoy hablando de sadomasoquismo, ni de maltrato, sino de esas relaciones sexuales en las que una persona es la que coge las riendas de la relación y se deja llevar por sus instintos más íntimos para tener y dar placer, practicando el sexo con fuerza.

Pero no sólo hablo de los hombres, que también. Está demostrado que a muchas mujeres les «pone» asumir el rol de víctima mientras da rienda suelta a los placeres de la carne. Las gusta que su chico las inmovilice, les diga al oído alguna palabra subida de tono, o simplemente las abofetee en las nalgas mientras están haciendo el amor.

sexo violentoDisfrutar de la sensación de ser dominada o estar inmovilizada, siempre que confíes en la otra persona, claro, no tiene nada de malo. El sexo es un instinto animal que todos tenemos y en ocasiones a todos nos gusta liberarnos de todos los tabúes que la sociedad nos ha inculcado y dar rienda suelta a todas esas inocentes perversiones que nos rondan por la cabeza.

Pero, ¿por qué nos gusta tanto que el sexo sea tan violento, tan impersonal y se aleje lo más posible de ese ideal de romanticismo que nos han inculcado? La respuesta es clara. El sexo, actualmente, es un mecanismo de escape. La sociedad está en crisis, y todos debemos afrontar diariamente un estrés que antes no teníamos. Cuando tenemos relaciones sexuales, todo queda en un segundo plano. Es un tiempo en el que te entregas enteramente al placer. Las personas que normalmente tienen el mando de las relaciones o simplemente tiene en sus diferentes facetas de la vida, roles de poder, suelen ser personas sumisas en las relaciones sexuales. Simplemente, porque han encontrado en los placeres de la carne ese nicho en el que no son ellas las que tienen que «tirar del carro».

El sexo violento es una opción de lo más «in» y viable cuando tienes una pareja sexual estable en la que confías y con la que no tienes secretos. Contar tus perversiones más íntimas a tu «partener» y sobre todo, hacerlas realidad es una manera óptima de disfrutar del sexo sin tabúes.

sexo violento

Porque el único problema que tiene este tipo de sexo es la delgada línea que separa el sexo violento, del sexo con dolor. hay que dejar claro, que cuando hablamos de sexo violento no estamos hablando de sadomasoquismo. Hay que olvidarse de los elementos que giran en torno al BDSM. Es decir, nada de fustas, ni de cuero, ni de máscaras, ni de nada. Estamos hablando de dejarte llevar por tus bajas pasiones. De ser dominado sexualmente por otra persona, nada más. En el tema que hoy tratamos el dolor y el sufrimiento no tiene cabida, sino más bien es todo lo contrario, es disfrutar y dejarse guiar por la pareja que mientras disfruta de dominar la situación está pendiente de que la otra persona sienta placer y disfrute totalmente de estas sesiones de sexo.

El sexo violento no tiene nada de malo siempre que se practique con respeto y habiendolo hablado previamente. Porque el «quid» de la cuestión está justo ahí, en tratar el tema sin ningún tipo de remilgo para posteriormente disfrutar en la cama como os venga en gana, que es de lo que se trata, claro.

 

0/5 (0 Reviews)

Deja un comentario

esposasymaridos



¿Quieres contactar con alguien?