Estás en:>>>>Relato erótico de mi primera experiencia sexual con mi hermanastro

Relato erótico de mi primera experiencia sexual con mi hermanastro

Voy a contarles mi primera experiencia sexual con mi hermanastro ya hace muchos años pero que me dejó un recuerdo imborrable en mi vida.

Pero antes una pequeña descripción mía, la edad no la digo, pero físicamente, de tez aperlada, cabello largo y liso, con tetas mmm a ver que no son pequeñas, pero bueno me gustaría tener algo mas, eso si creo que tengo un buen culito .

Y ahora empecemos, yo era bastante jovencita cuando mi madre se casó de nuevo, su marido ya tenía también hijos, dos chicos, uno que vivía en el extranjero con su madre y el otro venía con su padre a vivir a nuestra casa.

Yo había llevado muy mal el divorcio de mis padres, a parte estaba en la edad rebelde, a Jorge el esposo de mi madre no lo soportaba, ahora he de admitir que es un buen tipo, pero no quería dejarles hacer la vida tan fácil, y lo que peor llevé fue la convivencia con mi hermanastro Joaquín.

Primera experiencia sexual con mi hermanastro Joaquín

Tendría por ese entonces él unos 20 años, guapo, muy guapo, con aire desenfadado, cabello negro algo largo, alto, delgado pero marcadito, y lo peor era un ratón de biblioteca, deportista, y estudiaba medicina, el niño ejemplo, que para esto mi madre valía, todo el día y todos los días con la misma cantaleta, a ver si aprendes algo de Joaquín.

Yo entre menos coincidiera con él mejor, el fin de semana que él estaba en casa lo pasaba mal, aunque él era conmigo también distante, apenas cruzábamos palabra, en ocasiones si lo pillé observándome, y era cuando yo le ponía mala cara y salía de donde coincidiéramos.

Recuerdo que fue un jueves cuando mi madre me comunicó que unos tios suyos iban a festejar su 25 aniversario de casados, y que harían una fiesta en grande, invitaría a la toda la familia y amigos, sería en 15 días, así que apenas teníamos tiempo para buscar los vestidos e ir guapas, que Jorge y Joaquín ya se las arreglarían ellos con su ropa, yo no podía creerlo iría el ratón a una fiesta de familia, de mi familia, eso me enfadó, así que dejé a mi madre sola, ya me buscaría yo la vida con la ropa.

Llegó el día, Joaquín no llegó a casa hasta el sábado por la mañana, apurado y dándole un beso a mi madre, y a mi solo un “que tal”. Yo me disponía a ir a la ducha cuando me doy cuenta que está Jorge duchándose, vaya no tendría tiempo antes de hacerlo.

Así que me fui al baño de mi madre y me estaba duchando, cuando sentí que alguien estaba observándome a través de la ventana, y desde la otra ventana estaba Joaquín, con cara de idiota, boquiabierto y yo le saqué el dedo y corrí la cortina de la ducha, jejeje me gustó su cara observando mi cuerpo. Cuando sali de la ducha él estaba en el pasillo, y solo comentó:

– Menos mal que fui yo, si fuera otro ya se hubiera hecho un pajilla.

– Idiota (respondi)

Y me fui arreglar, cuando suena el telefono, era Carlos, un pretendiente que tenia por aquel entonces, y sería mi acompañante, cuando mi madre me da el teléfono me dice en voz alta para que él escuchara:

– Ni loca te voy a dejar que vayas con este tipo.

Esa era mi venganza, iría con Carlos si o si.

Cuando ya estábamos todos listos y baje yo las escaleras estaba Joaquín mirándome como nunca ningún chico me había mirado, le brillaban los ojos, tenía una sonrisa que si no fuera porque era mi hermanastro ahí mismo le comía los labios, el timbre de la puerta sonó en ese momento, Jorge abrió la puerta y era Carlos, mi madre casi me mata con la mirada, y yo solo le tendí la mano a Carlos, y les dije al resto, voy en el coche de Carlos, los seguimos. Mi madre algo quiso decir pero Jorge no la dejó, y allá vamos.

Todos estaban muy bien arreglados, en misa nos quedamos atrás Carlos y yo mientras tonteábamos, en ocasiones vi a Joaquín mirando de reojo a donde nosotros.

Era evidente que yo le gustaba a Joaquín, así que me dispuse esa noche a tontear con él y con Carlos, que podía yo perder, en la recepción Carlos empezó a beber y a meterse algo, estaba muy feliz, estábamos bailando cuando me quiso dar un beso en la boca, y no lo dejé, Joaquín se dio cuenta pero no hizo nada.

Nos salimos de la pista, y nos fuimos a dar un paseo por los jardines, a ver si se le pasaba algo, pero empezé yo a sentirme algo mareada, sentía mis brazos pesados, algo me habían metido en la bebida, no fue burundanga al menos, pero quien, me sentía confusa.

Carlos me llevó al parking, y entre los coches empezó a abrazar y besarme los hombros, yo en cambio no podía ni levantar los brazos, solo podía balbucear que parara.

Sentía sus manos manoseándome el culo, hasta que por fin pude gritar NOOO y en eso se apareció Joaquín, le dio tremendo derechazo que lo tumbó, lo corrió, y a mí me tomó de la mano, y me llevo al lobby del salón de la fiesta, y al ver que yo estaba mal, le pidió al recepcionista que no dejara entrar a nadie el baño.

Ya dentro, me lavó la cara y secó. El solo decía pero que te ha dado este cabrón, mientras yo por momentos me iba, me sacó y no se a donde me llevó, solo recuerdo, que cuando desperté estaba yo acostada detrás del mostrador de recepción, con Joaquín y otro hombre dandome sorbos de te. Cuando ya estaba mejor, me llevó en taxi a casa, me metió en cama y se marchó.

Al despertar era el medio día del domingo, y mi madre como siempre abriéndome las cortinas para que entrara el sol, y martillándome que donde demonios me había metido.

Dando el primer paso…

Me levanté, me puse una faldita y una blusita de tirantes, hacia bastante calor, y era domingo, el día en que Jorge hacia hamburguesas a las brasas, que a Joaquín desde niño le gustaban, al salir estaba Joaquín leyendo, ni siquiera me respondió a mi saludo, pero se sentó a mi lado, preguntándome que tal estaba.

Solo le dije gracias…, cuando terminamos de comer, mi madre y Jorge siempre salen a dar un paseo, y siempre los acompaña Joaquín, pero ese día se negó, no le apetecía. Se quedaría viendo la tv. Yo me subí a mi habitación, y al poco tiempo lo sentí subir a la suya.

No se que me pasó por la cabeza, pero me desnudé, bueno no, solo me quedé con el tanga y mi blusita sin sujetador, y entré a su habitación, él estaba al teléfono, al verme , cortó sin decir nada. Iba a decirme algo, pero pronta me acerqué a el, y lo puse de pie frente a mi, y me fui aproximando a el.

primera experiencia sexual con mi hermanastroCuando nuestros alientos estaban juntos, lo besé, muy despacio, el se negaba, pero yo insistía, y cuando por fin sentí que estaba muy excitado, me dio miedo, fui yo la que me alejé, y corrí a mi habitación. Me senté en mi cama temblando, cuando el entró bruscamente a mi habitación, tenía la cara desencajada, estaba hecho un fiera, y me dice

– Tu así no me dejas, calienta pollas, que te crees que no me di cuenta tu jueguito ayer, que fuiste tú sola la que te tomaste esa mierda.

-Pero que dices yo no me tomé nada!

Se me abalanzó sobre mi cama y empezó a besarme toda la cara, mientras con una mano me sujetaba las muñecas, y la otra me tocaba mis pechos, yo no sabía si gritar, estaba a punto de ser violada!

Mis lagrimas corrían por mis sienes, mientras le pedía que parara, pero el no escuchaba, sus piernas abrieron las mías, con su mano empezó a desabrocharse los pantalones y bajarse el bóxer, mientras yo seguía llorando, pidiéndole que parara, me arrancó el tanga, sentí su polla junto a mi pubis, en eso el paró, y me miró fijamente, y una lagrima suya, se confundió con una mía, paró, se levantó, yo me tapé con mis sabanas, y el no dejaba de mirarme, se dio media vuelta y antes de salir de mi habitación, sin volver la mirada, dijo:

– Eso les puede pasar a las calienta pollas, conmigo no juegues.

Esa noche no bajé a cenar, el se marché esa noche, cosa que siempre hacía los lunes.

Tuve una semana muy mala, con Carlos detrás mia, el viernes al salir de clase me fui con mis amigas a tomar algo, y por cosas de la vida estaba ahí Carlos, que al final me llevó a casa.

La confesión de mi hermanastro

Cuando paramos frente a casa estaba Joaquín en el porche, al verme llegar con Carlos se levantó y se fue adentro de casa. Cuando entré a casa, no estaba cenando, yo cené, y pregunté donde estaba Joaquín. Jorge solo me dijo que se encontraba mal. Estaba fuera en el patio, sali a buscarlo, y preguntarle que tenia, si podía ayudarle. Me miró, y me dijo con incredulidad:

– Y tú me preguntas que tengo, como me ofreces tu ayuda después de lo despreciable que me porté contigo, estuve a nada en volverme un criminal, a echar a perder mi vida, la de mi padre, la de su matrimonio, la de tu madre y lo peor a hacerte un daño para toda la vida a ti.

Yo me quedé sin saber que decir, solo pude abrazarlo, lo abrace tan fuerte, y fue mágico cuando mi abrazo fue correspondido. Con su mano tomó mi barbilla

– Te quiero, te quiero como nunca quise a nadie, y no puede ser.

– ¿Y por que? Yo también siento algo por ti, ese día cuando fui a tu habitación iba a decírtelo, pero me dio miedo, miedo por todo, porque eres mi hermanastro, y por que jamás he estado con nadie.

Joaquin me abrazo y beso mi cabello, en eso mi madre nos interrumpió

– Que pasa aquí, ya le has dicho a Alix que te vas.

Casi mis ojos se me salen, y Joaquín dice:

– Si ya le he dicho, que me voy con mi madre…

Será lo mejor, mi madre se marchó, cuando estuvimos solos, le recriminé, y el solo decía que era lo mejor, la distancia.

Por la noche cuando todos dormían, fui a su habitación, el estaba estudiando.

– ¿Que haces aquí?

– No te puedes ir, te quiero!

Sexo por primera vez con mi hermanastro

Me metí en su cama, lo besé, el parecía un tempano de hielo, pero con mis besos, y mis caricias lo fueron rompiendo, me besó muy tiernamente, nos quitamos la ropa, el me besó de arriba abajo, entre besos, caricias y sonrisas, fue mágico, hasta que se puso encima mío, nos miramos, y poco a poco, sentí como su polla entraba en el coño, abriéndolo, rompiéndome, los dedos de mis pies se cerraban, mis manos rasgaban sus sabanas, sus brazos le temblaban, mientras su mirada se clavaba también en mi…

Y cuando entró pprimera experiencia sexual con mi hermanastroor completo su polla no pude parar y lancé un gemido, que le calló con un beso, lo abracé con mis piernas, fue muy lento, para no hacerme daño, empezó a sacar su polla de mi, mientras mi coño pedía que entrara mas, y fueron embestidas delicadas, su frente ya sudab.

Sentí una necesidad de moverme a su compás, algo dentro de mi fue como explorar, todos mis sentidos estaban en mi entrepierna, el lo mismo, pero sacó su polla de mi coño, dejándome su semen por los vellitos de mi pubis, nos abrazamos, y besamos, y así nos quedamos hasta dormir.

Por la mañana lo miré, estaba tan hermoso, durmiendo con una paz. Me fui a mi habitación, me di una ducha, y cuando bajé mi madre notó algo, algo me había pasado. En el desayudo, mientras yo le pasaba el zumo a Jorge, mi madre le dice a Joaquín:

– Bueno Beatriz tu novia estará feliz que vas a vivir con ella.

Sin querer ante esa noticia solté la jarra del zumo, derramandose todo…

– Perdón, perdón

Y salí a la calle, me puse a correr, mientras lloraba Joaquín me alcanzó:

– Alix, lo nuestro no tiene futuro, por eso me voy, para alejarme

– ¿Y lo de anoche que? ¿Solo fue un revolcón para ti?

– No, pero no puede ser. Daría mi vida por ti

– Lárgate de mi vida, vete con tu novia…

Seguí corriendo y fui a dar a casa de Carlos, estaba tan dolida, que solo al entrar le pedí que me follara, y así lo hizo, mientras yo pensaba en la noche anterior, Carlos me follaba duro, sin sentimientos, solo sexo, hasta que se corrió.

Me llevó a casa, al entrar yo, estaba mi madre, Jorge y Joaquín sentados en la sala, yo tenía unas cervezas de mas…

  • Qué reunión familiar, ahora que le pasa al niño

En eso mi madre saca las sabanas de Joaquín, manchadas con mi sangre

  • Sabemos lo que paso, Joaquín lo contó todo
  • Bueno mamá, solo fue un revolcón, tomamos las medidas justas, no te preocupes, fue sexo, verdad Joaquín. El me miraba con pena.
  • No te preocupes mamá, el se va con su novia, yo aquí me quedo con Carlos, y si no es Carlos serán otros.

Subí a la habitación y cerré, Joaquín tocó a mi puerta, pero no le respondi.

A la mañana siguiente Joaquín, seguía esperando, pero yo seguía sin decir nada. Escuché como salía de la casa, y por el visillo, le vi triste marcharse.

Salí a alcanzar el coche, pero era imposible, regresé a casa, entré en su habitación, y tenía una nota suya, Nunca voy a olvidar a mi Alix, solo mía.

Ni mi madre ni Jorge sacaron mas el tema, pero si mi madre se encargaba de enseñarme fotos de Joaquín con su madre, con su hermano, sus amigos, me dolía verle, feliz con ellos, mientras yo estaba aquí, sola pensando en el.

– Ojala que pronto Joaquín se case con su novia, ella lo quiere mucho, mirales en esta foto, que feliz se ven.

Ver esa foto con ella abrazándolo por el cuello y dándole un beso en la mejilla, me hundió en el infierno, y desde ese día trato de olvidarlo.

Así comencé mis primeras experiencias sexuales pero luego vinieron muchas otras y tal vez se las vaya contando aquí en este espacio. Saludos a todos los visitantes.

P.D.:Las imágenes sólo son de carácter ilustrativo

 


Destacado en Esposas y Maridos:


2017-05-23T13:35:06+00:00

Deja un comentario

esposasymaridos

Contactos de Sexo

Si tienes 20 segundos no dejes de ver esto:
1. Perfiles reales de chicas, chicos y parejas
2. Registro gratis y rápido para ver gente cerca de ti
3. Perfiles reales y verificados de gente liberal
contactos de sexo
close-link

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar