Publicidad

4 vergas hasta el fondo para mí sola con cuatro chicos

Debo confesar que amo el sexo y sus perversiones, me gusta jugar, probar, disfrutar, vivir el sexo al máximo y no arrepentirme de nada. Sin duda lo que les voy a contar en este relato erótico, es algo que aún me sorprende que haya pasado y que sin duda no me arrepiento.

Me doy cuenta que voy descubriendo mis propios gozos, mis sucios secretos, mis morbos y de hasta donde quiero llegar y ¿saben? quiero llegar a mucho más…

Estaba en un antro con mis amigas, la noche se tornó aburrida y en una ida al baño me escabullí. Salí del antro dispuesta a pedir un taxi cuando un chico muy guapo se acerca a mí, me pregunta si vengo acompañada y le respondo que no y que estaba a punto de irme a casa.

Me invitó a un bar cerca de donde nos encontrábamos, lo dudé unos segundos, pero la verdad es que no quería que ese sábado pasara desapercibido, necesitaba algo de azúcar en aquel día sin sabor.

Cuando llegamos al bar me di cuenta que no venía solo, había 3 chicos más, todos monísimos, no recuerdo los detalles físicos de cada uno, solo que eran dos delgados, uno fornido y otro llenito, bien vestidos y con clase. Inmediatamente hice un clic con todos, la noche pasó volando entre risas, coqueteos, bailes y erotismo, me encantaban aquellos 4 chicos y me preguntaba con cual me iría esa noche, pues ¡los quería a todos!.

Al acabar la noche pregunté quien me podía llevar a mi casa, voltearon a verse y me dijeron que, porque no me quedaba en el hotel con ellos. Los chicos no eran de por aquí y se hospedaban en un hotel, mi lujuria, mi morbo y mi lado salvaje y peligroso me hicieron aceptar aquella propuesta.

Llegamos al hotel y entramos a la habitación, yo tenía tiempo excitada y no estaba para juegos previos, tome al chico fornido y le planté un beso delante de todos, abrí mis ojos y con mi mano invité a otro chico a acercarse a nosotros.

Sexo con cuatro chicos y 4 vergas hasta el fondo

No lo dudó, se puso tras de mí y comenzó a besar mi cuello; mi mayor debilidad. Percibí que los otros dos chicos comenzaban a desnudarse, cuando vi sus vergas me quedé con la baba escurrida, una delgada y larga y la otra ancha y grande, pero que suerte la mía, mientras por detrás mío sentía un pene erecto y por enfrente también, era el sándwich entre aquellos exquisitos manjares.

Me arrodillé y saqué la verga frente a mí, era de tamaño medio pero ancha y carnosa, sin dudar la metí en mi boca.

4 vergas hasta el fondoEl chico que estaba atrás y los otros dos se pusieron frente a mí, era la perra de todos, me metía uno por uno y de dos en dos, hasta la garganta, en mi cachete, con mis manos, mi cara estaba llena de baba.

Entre tanta sacada y metida y entre tanto antojo que traía, uno de ellos me levantó y me inclinó para penetrarme de perrito, se sintió como la gloria, mientras me arremetía yo chupaba las 3 vergas que tenía frente a mí. Me daba espacios para respirar y luego seguía mamando y tragando.

Después me tiraron en la cama y me abrieron las piernas, otro chico me penetró mientras otro se ponía de rodillas cerca de mi boca para que siguiera aquel juego de mamar. Otro hizo lo mismo por el otro lado y otro se masturbaba parado mientras miraba aquel paisaje.

Lo último que recuerdo de aquella noche es que todos explotaron en mi cara y que después de 5 horas yo estaba satisfecha, llena de semen y de orgásmicos recuerdos.


Imagen de caracter ilustrativo nada más para el relato de 4 vergas hasta el fondo

 

Deja un comentario

esposasymaridos



cuenta PornHub Premium gratis