Publicidad

La primera vez que compartí a mi esposa con un amigo

Voy a contarles una historia que realmente se sale de la realidad y que jamás pensé vivirla en carne propia. Muchos de nosotros tenemos fantasías sexuales desde jóvenes ya sea con la maestra, con la vecina, con una tía…

En fin, sobra con quien pero en serio mi vida cambió desde que mi esposa con el paso de los años se volvió primero fría y aburrida, pero eso ayudó a que todo diera un verdadero giro espectacular y perverso.

Todo empezó años atrás, desde que nos conocimos fue muy intenso ya que ella tenía un novio con el que claro tenía sexo con él, pero era muy celoso. El día que la conocí platicamos y nos gustamos, desde ese momento cierta tarde la fui a visitar y a llevarle un encargo que la verdad era la pura excusa para vernos.

Esa fue la primera vez que nos besamos muy apasionadamente pero ella puso un alto cuando se dio cuenta de que estaba subiendo de tono los besos y las caricias. Me decía no podemos yo tengo novio y yo le dije y yo tengo ganas de comerte. Y volvíamos a besarnos, así pasamos varios días hasta que cierta tarde que llegué sin avisar.

Me recibió, al abrir la puerta estaba bañadita en toalla y muy limpia, ella se exaltó y yo me excité al momento. Ella me dijo, vete por que está por venir mi novio, un tipo mal encarado con botas en una troca muy ruidosa, le dije si me voy pero hasta que me des un beso, no ya vete me decía, dame el beso y me voy rápido.

compartí a mi esposa con un amigoY entonces la abracé nos besamos y fue la primera vez que tomé sus enormes pechos en mis manos, su respiración se aceleró al máximo y en un momento bajé y chupé sus pezones duros y parados en ese enorme par de tetas que fueron mi delirio desde que la vi.

En ese mismo momento se estacionó enfrente de la casa la troca del susodicho novio, entre nervios y apuros Melissa me metió al ropero de su cuarto y me dijo que si quería salir vivo de la casa que no me moviera ni hiciera ruido que por lo que mas quisiera no me asomara para nada pase lo que pase.

Y esa palabra pase lo que pase me dejó pensativo. El tipo entró y solo se escuchaban palabras de el sr de la troca, atento a lo que pasaba me acomodé muy bien en el ropero. En eso ellos entran a la recamara y al asomarme discretamente ella ya no tenia la toalla puesta, besándose se dirigieron a la cama donde él se fue quitando la ropa mientras sus manos tocaban cada parte íntima de Melissa.

No lo puedo creer se la va a coger y ella sabe que yo estoy mirando todo, y efectivamente él le mamaba las enormes tetas y ella volteaba al ropero para ver si yo la estaba mirando y me asomaba ligeramente en señal de que yo también quería comerme eso que él tenía en sus manos.

Cuando él se entretuvo en su afeitada vagina chupando desesperadamente como si se la fueran a quitar ella volteaba y me miraba como diciendo ven a cogerme también tú.

El sr. de la troca le chupaba con agilidad todas sus cavidades mientras ella se retorcía de placer mirando hacia el ropero en cada momento pero no era por lo que él le hacía sino porque yo estaba mirándola teniendo sexo con su bato. En eso ella me miró de una manera como diciendo fíjate bien lo que sigue y entonces ella lo acomodó de manera que él me diera la espada hacia mi y ella se prendió del miembro de sr de la troca y comenzó a hacerle el sexo oral mirando a cada momento hacia donde yo estaba.

Yo le enseñé mi miembro duro saliendo de la puerta del ropero, al verme chupó con mas entusiasmo la macana de su matador en turno y luego se montó sobre el dejandose coger como mas le placiera al susodicho sr de la troca.

Yo estaba bien caliente, ansioso por comerme para empezar sus enormes tetas, verlas brincar me tenían a punto de reventar pero seguía mirando a detalle como gustosa recibe las cogidas por todos lados. Y entonces él le pregunta a ella, los quieres donde mismo y ella le dice ya sabes que si, ella se voltea y el se la comienza a meter despacito, muy lento por su ano, poco a poco hasta que le desaparece dentro de ella y en pocos movimientos él se viene dentro de ella y entonces comienza a arremeter con fuerza durante unos minutos para luego quedar rendidos ambos en la cama.

Yo me quería venir pero pensé, se tiene que quedar sola o cuando él se meta a bañar yo salgo. Luego comenzaron a platicar y después a discutir y escuché que ella le decía respeta mi decisión, ya sabias que esta sería la última vez. Y mi corazón se aceleró al oírla decir eso, pero yo te amo, él le decía. Si me amaras no te hubieras metido con ella, y si acepté estar contigo una última vez nada mas por que me sabes coger muy rico, solo por eso.

Y entonces ella le pidió que se fuera, después de un rato él se fue, y en ese momento cuando ella por fin lo despidió en la puerta yo ya la esperaba desesperado con el miembro duro y listo.

Al escuchar la troca del ex matador de Melissa se dirigió al cuarto y la recibí a besos llenos de pasión y ansiedad por amarnos. Y me dice al verme casi desnudo y con el garrote duro frente a ella, jamás imaginé tener sexo con dos personas en el mismo día, y se dobla a mamar su nuevo juguete.

compartí a mi esposa con un amigoAl verla le pregunté, ¿te gusta?. Mucho me dice ella, como pudo se dio la vuelta y me dice, métemela por donde tu quieras, y me acordé que el sr de la troca le llenó el culo de leche y se la rempujaba con fuerza así que me acomodé y al sentir la punta de mi garrote en la entrada de su culo ella sola se la enterró de una sola vez y agarré vuelo cogiéndomela duro por su apretado y jugoso ano.

Luego me fue llevando poco a poco hacia la regadera y así continuamos haciendo el amor en la regadera y terminamos en su cama donde minutos antes otro le había hecho el amor.

Al terminar me dice, de hoy en adelante me puedes hacer el amor las veces que quieras, y fue así como terminé casado con ella. Hasta hoy siempre fuimos bien calientes, ambos teníamos sexo de una manera deliciosa pero con el paso de los años caímos como la mayoría de los matrimonios en la monotonía y el aburrimiento.

Si acaso dos veces por semana teníamos sexo y sin ganas.

Entre los muchos amigos que tenemos había uno en particular, como suele suceder, lo trata mejor que a otros y se lleva muy bien tanto que pareciera que tienen mucho en común incluso que se entienden.

Pues bien, un día se me ocurrió averiguar qué tan interesado estaba en mi mujer, así que un buen día mirando unas fotos en mi celular con él, a propósito dejé que viera unas fotos de las enormes tetas de mi esposa con los pezones muy marcados como siempre los trae ella. Es imposible no bajar la mirada un segundo y verle los pezones, hasta sus hermanas le hacen la burla de tan tremendos chupones.

Pues al ver él las fotos hace una exclamación de asombro y le retiro el celular y le digo, estas no las puedes ver, son de Melissa. A poco le tomas fotos a sus tetas me dice él. Si a sus tetas y a todo lo demás, a poco tu no a tu mujer?, a veces sí pero no le gusta eso a ella, es muy aburrida en ese sentido.

Pero deja las veo rápido no diré nada, y le contesto ok, pero promete que me guardarás el secreto si te enseño las fotos de Melissa. Lo juro, rápidamente contestó mi amigo y como yo ya había preparado ciertas fotos no muy explícitas para que él las viera se las comencé a mostrar.

Conversando le digo, como no quieres que le tome fotos si tiene unas enormes tetas, eres el único con el que le presumo estas fotos, y me dice, no mames están super hermosas, te has de dar el gusto de tu vida en ellas. La verdad si amigo, y poco a poco le mostraba más y más fotos hasta que un día le pregunté, te tengo unas fotos bien ricas que te vas a ir de espaldas pero me tienes que prometer algo, lo que tú digas me dice él, y entonces le pregunto, ¿te gustaría mamar esos enormes melones?.

Es neta me dice, solo te pregunto si se diera la oportunidad los mamarias, si tu me das permiso de hacerlo si lo haría la neta me dice.

Pues mira, y le enseñé algunas fotos de las tetas de mi esposa al desnudo, mostrando sus enormes pezones, no wey me dice, no puede ser tanta hermosura de tetas, no mames me dice él, no sé qué haría si ella me las pone enfrente, como que no sabes, pues mamarlas amigo.

Mira yo se que no le eres indiferente a Melissa, ya he visto como te trata así que te voy a confesar algo, ella tiene una fantasía sexual y desea que dos o mas le hagan el amor al mismo tiempo. Quiero que entre tú y yo le demos una buena cogida. Es real lo que me dices y ella que dice, ella no dice nada pero tiene muchas ganas, así que vamos a idear un plan para que ella se entregue a nosotros…

Mientras tanto una noche justamente cuando penetraba a mi esposa por su culito le dije, quiero que tengas un amante y verte coger con él como cuando terminaste con tu ex. Y me dice entre jadeos y pujidos, de verdad me dejarías, quieres que lo haga con otro y me lo meta rico como tú me la estás metiendo.

Si le dije, pero quiero verte como aquel día, con la diferencia de que en esta vez entre los dos te vamos a coger. Si quiero me dice, ya quiero tener a uno en mi boca y otro cogiéndome. Y le solté la pregunta definitiva, quiero que seduzcas a Fernando, que lo provoques, que lo incites a que te tome fuerte y se prenda de tus hermosas y enormes tetas.

¿Quieres, te gustaría que doblara y te metiera toda su verga?. ¿De verdad quieres que me acueste con él?. Desde ese momento me di cuenta de que le agradaba la idea pero quería estar segura de que lo que le propuse era verdad.

Así que le dije que dejaría que le des las nalgas solamente a él porque es mi amigo y se que él nos guardaría el secreto. Además se que el no te es indiferente, no te preocupes tu tampoco le eres indiferente.

Y si no quiere me pregunta Melissa, y para que no sospechara le dije, si eso pasara dejará de ser su amigo mas cercano para que no te sientas mal. Pero que hacemos me dice ella, y entonces le dije, desde ahora cada vez que él venga yo te aviso. Te pones esas ricas blusas escotadas que tienes, te pones o no te pongas sostén de vez en cuando para que el te vea y se le antoje. Tu juegas y bromeas con él cuándo estés cerca, rózale con tus tetas…

Yo los voy a invitar a jugar a la botella, jugaremos de prenda, tu harás que no quieres pero al final acederás.

Continuamos teniendo sexo esa noche y a partir de ese día en la mañana ella ya era mucho mas cariñosa conmigo. Durante varios días que Fernando iba a la casa Melissa mostraba muy excitante sus atributos sin saber que Fernando y yo planeábamos lo mismo.

Llegando el sábado terminando de tomar unas bebidas les invito a jugar a la botella y comenzamos a jugar. A la primera ocasión que yo tuve le dije a mi esposa, quiero que le pongas los dos pezones a Fernando en la boca y que te los mame hasta que tú le digas para.

Entre risas y alegato Melissa se saca ambos pechos y le pone los pezones a Fernando y me dice Melissa, me las vas a pagar. Pero el juego se puso mas caliente, Fernando le dice a Melissa, quiero que nos muestres cual es la posición que mas te gusta que te hagan el amor.

Y entonces Melissa se levanta y agarra a Fernando, ella se acuesta abriendo las piernas y sube a Fernando sobre ella, y le dice, así me gusta que me hagan el amor. Pues ella sintió la verga de Fernando, pues se excitó al momento y se levantó enseguida.

Volvió a girar la botella y para esto Fernando ya estaba en puros calzones, yo igual y mi esposa en puro sostén y falda. Y por suerte me toca pedirle a Fernando un castigo definitivo.

Entonces le dije, quiero que le quites la tanga a Melissa y te metas por debajo de la falda y sobre la mesa le des sexo oral.

¡Hubo un silencio total y ella dijo, no te pases, como crees que va a decir Fernando y el dice, pues si no aceptas el castigo tendrás que quitarte toda la ropa que te queda.

Entonces se acerca a ella y muy despacio le quita su tanga muy húmeda, la sube sobre la mesa, ella abre las piernas y él comienza a besar y a chupar la vagina de Melissa.

Yo me levanto mirando con detalle las chupadas que Fernando le da a Melissa, me acerco a ella y le quito el sostén, dejando al descubierto sus deliciosas tetas en las que me prendo.

compartí a mi esposa con un amigoFrente a Fernando volteo y le mira chupando la vagina de Melissa y le digo, recuerdo cómo te dijo que le gusta que le hagan el amor. Rápidamente se pone de pie ya con su miembro de fuera y lo hunde dentro de Melisa y ella lo abraza con las piernas y nos llevamos a Melissa a la recamara entre los dos.

Ella nos tomó con sus manos llevando ambos miembros a su boca, nunca ella había tenido tal magnitud de orgasmos hasta ese día. Esta tarde se convirtió en un maratón de sexo y más sexo, hasta las 5 de la mañana, los tres en la cama en un tremendo empate de gozo y deseo rendidos. Fernando continuaba chupando los pezones de Melissa y ella nos ponía una teta para cada quien.

Hasta hoy en día Fernando sigue teniendo sexo con Melissa. Nuestra vida es mas excitante y lujuriosa.

Lo bueno de todo esto es que estamos planeando conseguir tres hombres mas. mi esposa y yo en una noche de sexo hasta agotar el cuerpo y lo mejor para la próxima les contaré como mi esposa me convirtió en bisexual…


Relato anónimo, imágenes de caracter ilustrativo para el relato de como compartí a mi esposa con un amigo



Deja un comentario

esposasymaridos