Estás en:>>>>Relato erotico de mi esposa con su amante y mi fantasía cumplida

Relato erotico de mi esposa con su amante y mi fantasía cumplida

Voy a contarles una historia de mi esposa con su amante. Es la primera ocasión que escribo un relato aquí, pero al fin me animé por dos cosas, la primera tengo el deseo ferviente de empezar a escribir de manera un poco formal, algún día quiero escribir un cuento o novela corta y si fuera en el género erótico estaría mejor. La segunda razón es que alucino el estilo swinger.

Presentación de mi esposa y yo

Somos una pareja en los 40´s, yo me llamo Adolfo y ella se llama Mary (los nombres están cambiados para proteger la imagen). Somos tipos promedio, ella 1.60 delgada, pechos pequeños pero muy firmes y con los pezones mas lindos que he visto y besado en mi vida, tiene unas lindas caderas, nada fuera de lo común pero muy ricas.

Lo mejor de ella es que a pesar de nuestros dos hijos, no tiene una sola estría y todo su cuerpo es tan firme como el de una quinceañera.

Yo… soy un tipo bajito de estatura, 1.65, creo que no soy feo pero mi cuerpo ya no es el de hace 20 años, ya se notan las lonjas en muchas áreas y cada vez son más difíciles de eliminar.

Mi esposa hace mucho ejercicio y es por ello que siempre se mantiene bella y buena.

Visita a un club swinger

mi esposa con su amante  Pero bueno entremos a la historia, todo nació por que desde que nos casamos he tenido la fantasía de hacer un intercambio de parejas, pero hasta la fecha no ha sido posible, lo más cercano ha sido un día que fuimos a un local sw. En esa ocasión bailamos y en la pista coincidimos con otra pareja y yo le dije a él que la acariciaría. De verdad fue muy excitante ver como él, un desconocido le metía la mano por todos lados, ella llevaba puesto un pantalón blanco muy entallado que se ceñía a sus curvas y permitía ver la fantástica forma de su vagina. Ella tiene una vagina muy grande, muy carnosa, muy sabrosa. Es bella por fuera y por dentro. Sus labios son de un rosa carmesí que invitan nomás verlos, a besarlos, a pasar la lengua por ellos desde el principio, ahí a pocos centímetros de su ano y recórrelo hasta el mismo inicio de esa hendidura que tanto placer me ha dado.

Ese día él le acarició la vagina por fuera y por dentro del pantalón ante mí. Ella dice que no le metió el dedo, pero por los ojos que tenía supongo que sí. Bueno ese día no pasó mucho mas, fue un faje muy rico de ella con él y que yo pude ver y disfrutar.

De ahí saltaré a la vez que ella se animó a tener un amante.

La confesión de mi esposa

Hace poco ella me dijo: Quiero preguntarte si esas cosas que me dices cuando hacemos el amor son ciertas y me refiero a que pueda hacer el amor con alguien que no seas tú. Al escuchar esto me sorprendí y me excité inmediatamente y obviamente le dije que si, que es lo que más deseaba en la vida, que mi amada mujercita sea cogida por otro.

Le pregunté que en que estaba pensando y me dijo. Mira hay un tipo que ha ido a mi trabajo varias veces y me ha estado enamorando, es feo pero tiene un buen cuerpo y la verdad es que me hace sentir muy bien. De hecho ya lo he besado y es fascinante besar a alguien que no seas tú.

Yo: Pinche vieja te amo y quiero que sigas hasta el final…

Ella: ¿Estás seguro? ¿Estas seguro de que no te enojas? ¿Estás seguro de que no me reclamarás algún día?… De que me seguirás cogiendo igual que siempre aun cuando yo haya cogido con él?

Yo: Claro que estoy seguro, es lo que siempre te he pedido, la verdad es que si me daban celos pero los aguanté.

Mi esposa con su amante…

Bueno empezaron a fluir las cosas y ella de repente me platicaba, hoy fue Luis a mi trabajo, en ese entonces ella trabaja en una tienda, y esperó a que no hubiera clientes y me besó, me metió la lengua y fue una experiencia única. Otro día: hoy fue Luis y me subió la blusa y se apoderó de mis pechos, los chupó, los acarició y sabes? Nunca nadie me había besado los pezones como él, fue muy rico.

La siguiente vez: Amorcito, hoy otra vez fue Luis y me llevó hasta el baño, me acarició por todos lados, y se sacó la verga, me la enseñó y yo no pude evitar tomarla y sentir una verga distinta a la tuya.

Realmente quería que me cogiera ahí mismo, pero teníamos miedo de que entrara algún cliente, sin embargo, me gusta tanto ser su puta y la tuya, porque tú me permites esto.

Oye Mary, le dije yo y que te falta? Ya cógetelo, la única condición que te pongo es que me platiques absolutamente todo.

Dos días después ella me dice; ¿Sigues con tu locura de que me acueste con él? ¿De que me coja, de que me haga suya, de que me chupe por todos lados y que me llene de su esperma?

Yo: Claro mi amor hazlo.

Al día siguiente me manda un mensaje “¿A qué horas llegas?  Por que necesito que te quedes con los niños, voy a salir con Luis…

Y yo me dije, ya se hizo, me sentí muy excitado, muy emocionado, muy feliz de poder compartirla.

Se fue a las 7:00 pm y regresó a las dos de la mañana. Y dice que solo cogieron como 15 minutos jajaja…

Y después me platicó los detalles.

Mi esposa me contó como lo hizo con otro

Fuimos a un hotel de mala muerte acá por Alfredo de Mazo y el güey este no traía ni dinero, yo le tuve que completar para la habitación. ¿Osea que hasta le pagaste?… “pues que querías, me respondió, era ahora o nunca. ¿Querías ver a tu esposita cogida por otro no?

Ok y luego?…

Llegamos a la habitación y me empezó a besar y acariciar cada rincón de mi cuerpo, me empezó a desnudar muy lentamente, así como tú ya no lo haces desde años. Primero me quitó mi blusa, y acarició mis pechos, los besó por encima de mi sujetador. Me quitó el sujetador con los dientes, aumentando mi excitación y lambió cada centímetro de mis pechos, cada milímetro fue recorrido por su lengua experta, sabes: Es el mejor besando mis pechos, tú me gustas y disfruto pero él sabe dónde tocarme, donde besarme, él realmente me hace disfrutar lo que nunca me hubiera imaginado.

Siguió con mis jeans, me los quitó con una parsimonia insoportable, yo quería decirle, ya cógeme cabrón…

Pero bueno esperé, hasta que me quitó los jeans, yo quería quitarme las bragas y ensartarme en su tranca, pero igual esperé aunque creo que mi panochita estaba bastante mojada para ese entonces.

Acercó sus labios a mi vagina, por encima de mis pantis, yo lo quería alejar pues es un placer que solo había vivido contigo, pero me atrapó con su aliento, con el calor que expedía de sus labios y que penetraba en mi cuerpo a través de mi panocha.

No sé cuánto tiempo estuvo ahí oliendo mi aroma, besando por encima de la tela el contorno de mis labios vaginales. Pero de lo que sí estoy segura es que él pudo probar y beber mis jugos pues estaba encharcada mi panocha deseando ser penetrada de inmediato.

Cuando al fin me quitó la braga, y pude sentir su piel y aspirar su aroma y comparar su cuerpo negro con el tuyo, un cuerpo blanco, que no está mal, pero es tan rico acariciar otra piel.

Me desnudó, me volvió a besar, me besó en lugares que tú creo que ni siquiera sabias que tengo.

Yo le decía cógeme ya por favor, pero él se dio su tiempo, y yo no pude aguantar más, le quité el calzón y cuando vi su verga me emocioné aún mas, negra parada completamente, brillosa, con las venas marcadas como amenazando aventar su leche en ese momento. ¿Sabes? Me gustó más que la tuya. Siempre me has pedido que te la chupe y en tantos años que llevamos de casados lo he hecho quizá unas 5 veces y tú sabes por qué, porque no me gusta.

Pero la de Luis, no pude evitar tomarla en mis manos y besarla hasta que me cansé, no pude evitar saborear las gotas que salían de su pene.  Ya sé que me advertiste que no lo hiciera, pero no pude…

Y al fin probando otra verga

mi esposa con su amanteDespués de esto el me puso en la orilla de la cama y por fin se decidió a penetrarme, me abrió de piernas y me las dobló hasta que tocaran mi cabeza y así él podía tener una visión extraordinaria de mi panocha que de por sí es grande, con esto se veían realmente una gran panocha, carnosa, gorda y pachona.

¿Te acuerdas que me depilé un día antes y tú me dijiste que seguro era porque dentro de poco vería a mi amante? Y pues no te equivocaste lo hice para gustarle más a él y creo que valió la pena. También me convencí de lo que siempre me decías y yo no quería creer, que mi panocha, así de grande, así de carnosa, así de voluminosa les gusta a ustedes los hombres, y yo creo que sí porque Luis, a pesar de que ya la había manoseado muchas veces, cuando la vio se le salían los ojos y se le paró mas la verga. La cubrió de besos, con la punta de su lengua recorrió mis labios, yo estaba en shock y empapada. Creo que se debió beber por lo menos medio litro de mis flujos.

Al fin decidió penetrarme, me introdujo poco a poco su verga, mas grande que la tuya amor, lo siento.

Estuve acostumbrada a recibir tu verga por muchos años, ¿y qué crees? Que el cuerpo tiene memoria porque cuando empecé a recibir su carne, mi vulva reclamó, es decir se sintió mas llena, mas ocupada, mas aprovechada. Sentí lo que era recibir una verga de verdad, a lo mejor solo eran unos milímetros, pero yo me sentí completamente llena, como nunca me había sentido.

No puedo olvidar como se fue introduciendo en mí, cada milímetro hasta completar centímetros y hasta estar completamente ensartada de su verga.

Y pensé… por fin cojo con alguien diferente y también pensé por fin esta hecha tu fantasía Adolfo, por fin me convertí en la amante de alguien mas y puedo platicártelo.

Por fin me doy cuenta que mi cuerpo y mi panocha les gustan a muchos hombres, como tú siempre me lo has dicho.

No sé cuánto estuvimos cogiendo, pero sé que fue más de lo que tu duras. Me montó, lo monté…. ¿Te acuerdas que me hablaste por teléfono a la 1:30 de la mañana? ¿Recuerdas que no te contesté a la primera y la segunda llamada? ¿Sabes porque bobito? Porque Luis me tenía empinada, me estaba metiendo la verga desde atrás, golpeaba mis nalgas y me embestía con una fuerza que tú nunca has usado.

mi esposa con su amanteMe jalaba el pelo, me nalgueaba, me decía que era una puta… pero sabes?  Todo eso me excita mas. Deberías hacérmelo tu.

En la tercera llamada que me hiciste, al fin te contesté. En ese momento yo estaba arriba de él, tenía su verga hasta adentro, podía sentir sus huevos pegando con mis labios vaginales, podía sentir la piel de sus huevos, esa piel que minutos atrás me cansé de besar y ahora estaba abrazada por los labios de mi vagina.

Te contesté porque sabía que estabas preocupado por mí, pero también te contesté por la excitación que me daba saber que estaba cumpliendo tu fantasía de ser cogida por alguien mas. Te contesté porque dentro de todo yo también me he contagiado de tus locuras y me encanta ser promiscua y que tú lo sepas.

Pero cuando te contesté no pude más y me vine, como nunca me había venido, llegué al mejor orgasmo que he tenido en mi vida pero no fue  por Luis, fue por el secreto que tú y yo compartimos.

Él no se vino, y en eso tu eres mejor que él, tu sabes mis tiempos y sabes cuándo frenar y cuando acelerar.

Conclusiones finales del encuentro con el amante

En fin, terminamos, me vestí y me fui a casa. Llegué y estabas muy enojado y me dio miedo, pero enseguida vi que el enojo era por dos cosas.

La primera era por que realmente era esa la prueba de fuego de ver a tu mujercita coger con otro ( y lo hice).

Y la segunda porque realmente estabas preocupado por mí.

Llegué a casa, me lavé los dientes, me lavé la panocha y me metí a la cama contigo. Cogimos como locos, besaste mis labios que habían sido besados horas atrás por él.

Chupaste mis pechos que habían sido chupados hasta el cansancio por Luis hacía unas horas antes, y habían sido chupados mucho más rico que como lo haces tú.

Besaste mi cuerpo que aún traía el aroma de la piel de él.

Pero sobre todo me metiste la verga y al sentirla dentro me sentí feliz de poder poseer dos vergas diferentes el mismo día y me sentí que o te faltaba verga o me sobraba panocha porque hacía apenas unas horas había tenido un trozo de carne mucho más rico, mucho más grande, mucho más gordo dentro de mí.

Pero lo que nunca podrá ser mejor es el hacer el amor con la persona adecuada, y esa persona eres tú.

Luis me podrá volver loca en la cama, pero cuando terminamos lo aborrezco y a ti te amo.

Quisiera repetir esto por mucho tiempo.


Imágenes solo de caracter ilustrativo para el relato erótico de mi esposa con su amante

 


Destacado en Esposas y Maridos:


2017-09-12T22:58:38+00:00

Deja un comentario

esposasymaridos

Contactos de Sexo

Si tienes 20 segundos no dejes de ver esto:
1. Perfiles reales de chicas, chicos y parejas
2. Registro gratis y rápido para ver gente cerca de ti
3. Perfiles reales y verificados de gente liberal
contactos de sexo
close-link

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar