Publicidad

Relato de sexo en el hotel con Karina ex compañera de trabajo

Ya les había hablado de Karina en otro relato anterior, la compañera que me cogí en el trabajo, pues bueno, hace apenas unos 2 meses la volví a encontrar.

Pues la verdad esa vez andaba de ebrio y la encontré en el mismo bar, no se veía tan mal. Ahora tiene el cabello largo y como que se puso mas caderona. Total que la vi y estaba solita asi que me puse a tomar y bailar con ella.

Pasamos un buen rato juntos en el bar y ya con unos tragos de más empezamos de calientes, acompañados de regueatón comenzamos a arrimarnos mutuamente.

Ella meneaba su trasero sobre mi y yo le agarraba piernas, nalgas y tetas, de ahí comenzamos a besarnos.

– Ay Luisito todavia me acuerdo de esa vez en el cuarto de láminas…
– Sí, yo también, debo de admitir que fue muy bueno y estaba chavito…
– Chavito pero tienes un macanon y sabes chambear…
– Entonces nos vamos al hotel…
– Órale va!

Llegamos a un hotel que está por Coyuya, ambos éramos clientasos de ahí, subimos a la habitación y comenzamos a besarnos y desnudarnos mutuamente.

Me recosté sobre la cama para que comenzara a mamármela. Comenzó a chupar la cabeza de mi pene, muy lentamente, esta ocasión a diferencia de la primera vez, no llevaba prisa, asi que solo me relajé mientras ella metía mi verga en su boca.

– Que rica sabe tu verga papi, es la mejor que he probado.
– Pues cometela toda.

Siguió mostrándome que sabia mamar muy bien, rosaba con sus dientes el tronco para darle suaves lengueteadas a la cabecita, yo la tomé del cabello mientras ella me observaba y chupaba toda mi verga.

-Que rico mamas, que ricooo!

Despues decidí ser yo quien fuera el mamador, así que la acoste y comencé a chuparle su conchita, estaba húmeda y caliente así que cuando la llevé a mi boca gemidos salieron de ella y su cuerpo comenzó a moverse como si fuese una lombriz…

Estuve un rato clavado en su vulva, hasta que la tomé de las piernas y con violencia la penetré. Se la dejaba ir fuertemente que un ruido violento se escuchaba en la habitación.

Al ver sus gestos solo queria seguir dándole con todo, pero aun no queria terminar, asi que bajé el ritmo y mientras le mamaba las tetas la penetraba lentamente.

Ella es muy chaparrita asi que para mi era fácil, saborear todo su cuerpo.

La puse de perrito y comencé a penetrarla, la tomaba de la cintura y se la daba lentamente y luego poco a poco subia la velocidad. El verla de espaldas me excitaba mas y generaba que me pusiera mas duro, la tomé del cabello y le daba de golpes en el trasero, ella lo disfrutaba y ayudaba moviendo su cadera y su cuerpo.

– Que rico papasito, no pares sigue sigueee!
– Si nenaaa tómala toda!

sexo en el hotel con ex compañera de trabajoLa verdad me excité tanto que me vine y ella también, pero no terminó ahí. Me acosté nuevamente y ella comenzó a chupármela.

Mientras me la chupaba me masturbaba y lamia toda mi parte de abajo, eso hizo que me volviera a excitar. Tuve una erección nuevamente asi que ella se subió en mi y comenzamos con un misionero.

Ella se movía rápido y lento, sentía como si me estuviera mordiendo con su vagina. De ella fluian líquidos ya que estaba muy excitada, yo le apretaba y mordía las tetas. Ella siguio moviendose como una licuadora…

– Mamaaasita que rico te mueves!
– AHH AHH papii te gusta como me muevo? Si nene…

Ella se puso pero ahora al revés y se dejaba caer de sentón mientras yo le daba de nalgadas. No solo la nalgueaba, tambien le jalaba el cabello y me movía rápidamente.

Después de unos minutos me vine en ella, me vine adentro mientras ella se movia lentamente.

Terminamos y después de un descanso me levanté y me fui. Ya no la he vuelto a ver, pero así me olvidé un poco de mi mujer.

Les seguiré enviando más relatos de sexo… gracias!


Imagen de carácter ilustrativo nada más para el relato de sexo en el hotel con ex compañera de trabajo.

 



Deja un comentario

esposasymaridos

videos porno en español fakings