Publicidad

Relato erótico corto de cuando un cubano partió a mi mujer

Bien hoy les contaré un relato erótico corto de cuando un cubano partió a mi mujer, espero que les guste.

La casa en la que vivimos es muy grande ya que tiene cuartos de sobra, una ocasión en una crisis que tuvimos, decidimos rentar cuartos. Tuvimos de todo, mujeres locas, sacerdotes, maestros, luchadores, futbolistas e incluso personas extranjeras.

Entre ellas estaba Joao un cubano que vino aquí para ser profesor de natación. Era alto el wey, media como 1.90 cm, estaba musculoso por donde lo vieras, prácticamente la tentación llevada a casa.

Lety estaba enloquecida por ese tipo, se vestía muy provocadoramente y aunque yo sabia que le traía ganas no pasaba por mi cabeza que estuviera con él ya que ambos respetábamos a la gente que rentaba, pero podía entenderla un poco si yo viera una vieja super buena, también estaría jarioso.

Un día se me ocurrió ir a verla de sorpresa a la casa y vaya que la sorpresa fue mía. Entré a la casa y no la ví, comencé a buscarla y se me ocurrió ir al cuarto del cubano, y vaya que escena!. Ella ya no tenia blusa ni sostén, estaba de pie mientras el cubano le quitaba el calzón y le mordia las nalgas…

El cubano era una bestia, tanto que las nalgas de mi esposa se veian chiquitas en sus manos. La volteó y comenzó a mamarle su pepa, una lengua gigante entraba y lamía toda su vagina, parecía como si nunca hubiera lamido nada.

Ella ya estaba roja, al parecer solo necesitó la lengua del cubanito para gozar a todo lo que da. El cuate estuvo así unos minutos mas hasta que decidió hacer el cunilingus. La puso recargada a su cama y comenzó la acción. Ella gritaba ya que este cuate era un experto al parecer, solo con su lengua logró hacer que se viniera…

cubano partió a mi mujerEl cubano se comenzó a desnudar y puta, tremendo fierro de unos 28 cm traía. Ella lo miró con asombro y miedo pero aun así se lanzó a chuparlo. Mi esposa solo podía meterlo unos 15 cm a su boca, aun así parecía que le gustaba al cubano como se la mamaba. Se clavó unos minutos mas hasta que pasó a la penetración.

La puso de a perro y dios comenzó a metersela. Ella gritaba no se si de dolor o placer o ambos, el cubano le daba de nalgadas y le apretaba el cabello, la estaba montando como un jinete loco…

– AAAHHH… QUE RICOOO!

– SIII, MUÉVETEME CHICA!

– QUE RICO PITOOO…

El se sentó sobre su cama y la cargó de frente a él, comenzó a dejarla caer sobre su tremendo fierro y ella gritaba de placer.

La verga penetraba esta vez mas, los movimientos de cadera de Lety hacían que el cubano tambien gimiera, cambiaron de posiciones una y otra vez, en todas los gritos de Lety invadían el cuarto, un patitas al hombro tan violento que solo veía como salía saliba de la boca de Lety…

– OOOHHH VOY A VOMITAR, VOY A VOMITAR…

– TRAGATE TODO LOCA…

– ME VENGO, ME VENGOOO!

Ambos se vinieron. Los gritos de placer inundaron la casa, el cubano le sacó la verga y le chorrió semen en todo su cuerpo, al final se enrollaron con un tremendo beso.

Yo no hice nada, me retiré de la acción y al llegar ya no estaba el cubano, que se tuvo que ir, y ella caminaba como charrita jajaja. Duró así unos 3 días, hasta que se recuperó para volver a las andadas.


Imagen de caracter ilustrativo nada mas para el relato de un cubano partió a mi mujer

 



Deja un comentario

esposasymaridos

videos porno en español fakings