Relato porno con mi esposa en una fiesta que terminó con mucho sexo

Hola nuevamente amigos.

Como les comentábamos en el relato anterior con mi suegra, Ely y yo hemos tenido una vida sexual muy activa, tanto de solteros como de casados.

Ella empezó su vida sexual bastante joven, a los 13 años, pero por reglas de esposasymaridos no podemos subir esos relatos, para respetar esa regla, decidimos dejar a su imaginación esa parte de la vida sexual de mi esposa.

Tenemos un matrimonio de 29 años, en el cual hemos compartido un sin fin de historias sexuales antes de conocernos.

Ella siempre fue muy cachonda y hasta cierto punto muy puta, siempre llamó la atención en su juventud por sus deliciosas nalgas, grandes y redondas, su pequeña cintura y sus tetas pequeñas pero deliciosamente formadas. Pero lo que más llamaba la atención era la coquetería con la que siempre trataba a la gente, su linda cara de puta invitaba a que le pudieras las nalgas desde la primera cita.

Este relato inicia por allá del año 1993, teníamos bastante actividad sexual entre nosotros, pero yo llevaba un tiempo imaginando como sería verla coger con otros hombres, no sabía cómo plantearle mi fantasía sin que sintiera que ya no la amaba.

Hasta habia comprado algunas revistas con relatos de parejas que se habían iniciado en el ambiente swinger, para que encontrado el momento enseñarselas y así despertar la curiosidad en ella para poder hacer realidad mis fantasías.

Pasaba el tiempo y no encontraba el momento propicio para poder comentarle mis fantasías.

Algún tiempo después me comentó que iba a haber una fiesta en casa de unos familiares de ella, a la cual estabamos invitados; me animé a que fuéramos ya que se realizaría en una casa donde ella había pasado muy buenos momentos sexuales; jamás imaginé lo que esa fiesta significaría en mis planes y en nuestra vida sexual.

Llegado el día de la fiesta, me llamo la atención la manera en que ella se arregló. La fiesta era de disfraces, yo me disfrace del llanero solitario, ya que era un personaje favorito de mi infancia y aparte no significaba mucha elaboración en el disfraz.

Como les decía ella ponía demasiado esmero en su arreglo, iba a ir disfrazada de bruja sexi, se puso para empezar una excitante tanga de hilo dental de color negro, que dejaba ver en todo su esplendor sus ricas nalgas y su deliciosa panocha, arriba se puso un brasier negro de encaje y media copa que hacía que sus tetas se mirarán más grandes y apetecibles de lo que ya eran, completó el disfraz con una mini falda de vuelo, también de color negro, que apenas le llegaba unos 10 centímetros abajo de las nalgas, una blusa negra transparente que dejaba ver perfectamente el brasier y las tetas de Ely, el maquillaje alusivo a una bruja, sombrero y estaba echa una delicia.

Le comenté que vestida asi no iban a faltar los hombres que le pidieran las nalgas, a lo que ella contestó que como creía que nadie iba a reparar en una mujer casada. Yo presentía que no sería asi.

Cuando llegamos a la fiesta esta ya había comenzado y como le dije a mi esposa, desde que llegamos, todos los hombres que estaban ahí la devoraban y desnudaban con la mirada, en especial sus 2 hermanos con los cuales habia cogido varias veces en su adolescencia, también sus primos y tíos con los que también había cogido, todos diciéndole lo rica que se veía con ese disfraz y lo bien que le había sentado el matrimonio; yo en lugar de molestarme, estaba experimentando una gran excitación, que estaba logrando en mi una gran erección, la cual no paso desapercibida por mi suegra y mi cuñada, las cuales de inmediato me empezaron a coquetear y a provocarme.

De momento, me olvidé un poco de mi esposa, para ver si por fin ese dia, me podía coger a mi cuñada, que iba disfrazada de diablita, ella era mayor que mi esposa, estaba un poco pasada de peso, pero ese exceso de peso hacia que las pocas nalgas que tenía ahora lucieran ricas y antojables, lo mejor de ella siempre fueron sus grandes tetas, las cuales con su sobrepeso se habían puesto enormes e invitadoras, con el disfraz se veía realmente cachonda.

O si no estaba mi suegra, que como les platicamos en el relato pasado me cogí varias veces en el camión, en el hotel y ya de casados en su casa. Ella era separada del padre de mi esposa, pero eso no fue nunca impedimento para que ella anduviera de puta con todo aquel hombre que le pidiera las nalgas, de lo cual en varias veces yo fui el afortunado.

En esas andaba, pensando a quien le iba a tocar verga ese dia, cuando me acordé de mi esposa, comencé a buscarla con la mirada y la encontré en un rincón rodeada de hombres, sus primos y sus hermanos principalmente, la observaba detenidamente y después del tiempo de convivencia me di cuenta que estaba cachonda, después me diría que le exito el hecho de que todos la vieran con ojos de deseo y le gustaba mucho ver las vergas de ellos ya paradas, se sentía halagada.

Empezó a tomar un poco de tequila y comenzó el baile, todos querían bailar con ella, porque le repegaban la verga y al darle vueltas, la falda se le levantaba dejando ver sus nalgas.

Yo estaba en gran excitación viendo como la manoseaban «sin querer» y le repegaban la verga, que no me di cuenta cuando mi suegra me empezó a agarrar la verga por encima del pantalón, me pregunto que porque la tenía parada y tan dura, que lo único que se me ocurrio decirle es que ya estaba esperando el momento de cogermela.

El ambiente era bastante cachondo, las luces con tonos oscuros por la festividad, asi que solo era cuestión de tiempo, para que encontráramos un lugar más oscuro que lo demás, para que me llevará a mi suegra a coger.

Antes de eso quise checar que tal la estaba pasando Ely, me acerqué discretamente a donde estaba ella sin que ellos se dieran cuenta. Pude escuchar como sus primos y sus hermanos, se ponian de acuerdo para emborracharme y no me diera cuenta de que iban a llevar a un cuarto de la casa a mi esposa y haber que pasaba. La verga se me puso mas dura todavia e imaginé la escena. Pero eso no fue necesario.

Esta parte del relato lo va a platicar Ely ya que se nos hace más cachondo.

Ese día en especial me sentía bastante cachonda, el regresar a la casa, la calle, donde inicie mi vida sexual me tenía asi, sabía que iban a estar mis hermanos, mis primos, mis tíos y alguno que otro ex que todavía andaban por ahi.

Hasta ese momento no me había pasado por la cabeza coger con otras personas, pero ese dia presentía que iba a pasar algo, por eso me vestí de lo más puta que podía ser e iba preparada para lo que fuera, aunque he de confesarles que lo que me imaginaba era coger con Juan en la fiesta o en algún lugar de la casa.

Cuando llegamos, me di cuenta de la grata impresión que les cause a todos los hombres, todos me miraban con deseo y ganas de recordar viejos tiempos; todos se me acercaban con intenciones de manosearme y tocarme las nalgas. Mis hermanos sabian que con unos tequilas encima yo sería materia dispuesta a lo que ellos quisieran.

Nos pusimos a bailar. Todos querían hacerlo conmigo, me daban muchas vueltas con el fin de que el tequila hiciera efecto mas rápido y también porque al dar las vueltas se me levantaba la falda corta que llevaba dejando ver mis nalgas y la tanga de hilo dental que llevaba; a cada momento se me repegaban en las nalgas, haciéndome sentir lo duro que ya tenían la verga, me decían al oído que querían coger conmigo, que la pasaríamos de lo mejor y todo eso que los hombres nos dicen a las mujeres para que les aflojemos las nalgas.

Ya estaba algo mareada por el tequila y las vueltas y también exitada por sentir las vergas paradas de mis familiares. Pensaba y recordaba como me cogían antes y no podía decidir con cuál iba a coger porque ya estaba decidida.

relato follada en una fiestaBusque con la mirada a Juan pero ya estaba muy oscuro el patio en el que estábamos, de pronto se acerco alguien por detrás mío y me acomodo la verga enmedio de las nalgas, de una manera que sentí que me penetraba con todo y ropa, se acerco a mi oído y me dijo lo rica que me veía y que esa noche me iba a meter su verga por todos los hoyos de mi cuerpo; recordaba esa voz pero no la reconocía, de pronto empezó la música lenta, me dio la vuelta y vi quien era, un antiguo novio, que por cosas del destino, no pudimos coger nunca, solamente nos dimos tremendos cachondeos. El iba disfrazado de vampiro con una linda capa negra, de solo verlo me moje la vagina como tenia tiempo de no hacerlo.

El tenía una gran verga, gruesa y de muy buen tamaño, con el baile lento, me decía al oído si no me gustaría que nos perdieramos por la casa; su voz, su verga, los tequilas, lo exitada que me sentia, el caso es que acepte sin importarme nada.

El me pidió un poco de tiempo y que a una señal que me hiciera, me dirigiera para adentro de la casa, momentos después el me alcanzaria, se quedo platicando y tomando un rato con los demas, luego de un rato me hizo la señal esperada y me dirigí con la máxima discreción hacia la casa, buscaba a Juan con la mirada, deseando no encontrarlo.

Ya dentro de la casa, nos dirigimos a una habitación que hacía las veces de sala de televisión y lectura; habia un sillón bastante cómodo, me recosto y me comenzó a besar tan deliciosamente que todas las barreras que todavía tenía, cayeron echas trizas.

Me dijo que siempre había esperado este momento y le dije que yo también, me abrió los botones de la blusa y me chupo los senos, primero por arriba del brasier, luego lo bajo y me chupo de una manera que yo ya quería sentir su verga dentro de mi; mientras sus manos subían mi falda y yo le ayude a quitarme la tanga, con ansias le desabroche el pantalón, hasta liberar aquella verga que tanto deseaba en ese momento.

El se acomodo enmedio de mis piernas y me dio varios tallones con su verga, estaba bastante mojada asi que no tardó mucho en meterla en la vagina, di un grito de placer al sentir el tamaño y la dureza que tenia. La metió poco a poco, sentía como iba invadiendo y calcinando todo mi interior hasta llegar al tope. Se quedó quieto un rato en la que me besaba y me chupaba los senos. Me decía que sentía muy rico por fin tener su verga dentro de mi.

Su capa nos tapaba y el se empezó a mover, primero lentamente y después rápidamente, yo jadeaba de lo rico que estaba sintiendo, le pedía mas y mas, el me preguntaba si me gustaba y le decía que me encantaba, que no parará de moverse de esa manera.

No supe cuanto tiempo estuvimos cogiendo, para mi fue solo un momento, ya después Juan me diría que fueron casi 45 minutos los que me estuvo cogiendo.

De momento el me dijo que estaba a punto de terminar, sin pensarlo le dije que lo hiciera dentro, quería sentir su rica y caliente leche, dicho esto, sentí primero un disparo caliente y espeso, después varios mas, me sentía totalmente llena de su leche, el me comentó que tenía un buen rato que nadie lo exprimia de esa manera.

Así nos quedamos un rato. El sabía de mi vida sexual pasada y que seguido cogia con mis familiares. Me dijo que si me gustaría que me cogieran otra vez, con lo exitada que me sentía todavia le dije que si y me dijo que me quedara ahi, que en un rato entraría uno de mis tíos a cogerme, cuando me dijo quien era, mi vagina comenzó a palpitar de solo recordar lo rico que me cogia; el sintio ese palpitar y se lo paro nuevamente la verga, empezó a moverse nuevamente pero ahora era de una manera frenética, rápida y profunda muy profunda, alcance mi sexto orgasmo de la noche, tardó varios minutos y volvi a sentir tremendos disparos dentro de mi y mas leche caliente, sentía que estaba que escurria, de las venidas que había tenido y de toda la leche que había expulsado mi ex.

Me saco la verga y nos medio limpiamos con pañuelos desechables que llevaba en mi bolsa, me dijo que no me moviera, que enseguida llegaba mi tío. Créanme que no tenia ninguna intención de moverme de ese lugar.

Rato después entro mi tío y al verme como estaba, se desabrocho el pantalón y se lo bajo con todo y calzón, se puso enmedio de mis piernas con su gran trozo de carne lo restrego en la entrada de mi vagina, lo cual me hizo sentir un orgasmo mas, prácticamente le rogaba que ya me la metiera pero tardó varios minutos en hacerlo, cuando lo hizo me hizo estallar de placer haciendo que me viniera varias veces más. Sentir nuevamente su verga dentro de mi después de varios años, me tenía a mil.

Por desgracia tal excitación para el fue mucha que no duró mucho tiempo bombeandome la vagina, me echo mas leche que mi ex, yo me sentía en la gloria, no pensaba que mis días de adolescencia volverían jamás, cuando hasta 6 o 7 hombres me cogían, uno después de otro y terminaba tan llena de leche que se me escurria por las piernas.

Me dijo que seguia uno de mis primos. Me calente todavia mas ya que de todos era quien tenía la verga mas grande de todos, en aquellos días con trabajos podía aguantar 3/4 de su gran tamaño.

Mi primo entro al estudio, yo estaba ansiosa de volver a sentir su verga y ver si ahora si, podía aguantarla en todo su esplendor, el se bajo el pantalón y el calzón pero al verme la vagina tan abierta y llena de leche, combinado con lo tomado que ya estaba, se le bajo de inmediato y ya no pudo penetrarme, esto provocó una molestia en mi y le dije que ya nadie más me cogería esa noche que le dijera a los demás.

Me limpie, me acomode la ropa y salí del estudio.

Literalmente se me cayeron los calzones al ver a Juan sentado en un sillón que había a un costado de la puerta del estudio.

Pero eso ya se los contaremos mas adelante ya que este relato esta muy largo de por si.

Esperamos lo disfruten y lo gocen.


Deja un comentario

esposasymaridos