Publicidad

Relato porno: Fui su mami en la cama una noche de hotel

Yo soy una mujer atractiva, de tez blanca, ojos grandes y expresivos, unos labios calificados como “perfectos”, muy bonitos y grandes senos, bonitas piernas y aunque estoy un poco “llenita” ello no ha sido un impedimento, sino todo lo contrario.

Steve me contactó ya que la empresa para la que trabaja en Estados Unidos lo enviaría a México un par de días y estaba en búsqueda de una guía experimentada que no solo le mostrara los atractivos de esta hermosa ciudad sino también la calidez de sus habitantes.

Me invitó a su suite en uno de los hoteles más importantes de la ciudad y, les puedo asegurar que todo el camino de mi oficina a su hotel, mi puchita se estaba humedeciendo en anticipación… sabía que ibamos a coger, habia sido algo que ambos externamos después de ver nuestras respectivas fotografías… sin embargo, la química puede ser traicionera en ciertos momentos.

Llegué a su hotel, tomé el elevador como si fuera un huesped y llegué al séptimo piso, caminé hacia la suite 711 y antes de tocar, me abrió la puerta un hombre delicioso.

Steve mide 1.85, tiene una espalda ancha y musculosa, es rubio, de labios delgados y ojos expresivos; estaba vestido con unos pantalones casuales color negro y una camisa de cuello alto color gris acero, que acentuaban el color de sus ojos. Me besó en los labios y me invitó a pasar.

Nos sentamos en la sala de la suite y nos sirvió un tequila a ambos. Me miraba mientras hablabamos, desvistiéndome con su mirada con el paso de los minutos; me acerqué a la mesita de centro a dejar mi vaso y en ese momento se lanzó sobre mí.

Fui su mami en la camaEmpezó a besarme apasionadamente, una de sus manos luchaba con los botones de mi vestido y la otra subia por mis muslos con un deseo tan ardiente como hace mucho no lo sentía.

Yo acerqué mi mano a su cinturón y logré desabrochárselo, abrí sus pantalones y sentí su deliciosa verga… mmmm solo de recordarla se me hace agua la boca… mide aproximadamente 21 centimentros y es muy ancha.

Logré incorporarme un poco y le pedí que se sentara, me coloqué sobre sus piernas y él sacó mis senos de mi sujetador, devorándolos de una forma deliciosa, me pasaba la lengua alrededor de los pezones y después se los metía a la boca y los succionaba ferozmente, como si de ello dependiera su vida.

En ese momento me dijo que tenía la fantasía de que una mujer fingiese ser su madre y lo sedujera.

Yo estaba tan caliente que acepté y empecé a llamarlo “mi pequeño”, “mi niño”, “mi hijo favorito”, el me llamaba”mami”, “mamita”, y me pedía que le explicara lo que le estaba haciendo y por qué estaba tan caliente.

Como su mami, le ordené que se levantara, que me dejara el asiento a mí, que se arrodillara sobre el sofá, con sus rodillas a un lado de mis piernas y me diera su verga para mamarsela. Lo mamé con dulzura y suavidad, mientras masajeaba sus testiculos y seguia con mi dedo índice el camino de sus bolas a su culito, mi dedo completamente ensalivado, se volvía loco, me decía “mami, soy todo tuyo”.

Después empecé a chuparlo con mucha más ansia, este hombre me tenía loca, todo él estaba delicioso. Me masajeaba las tetas y me apretaba y jalaba los pezones, era una sensación deliciosa, mi puchita estaba empapada y tuve mi primer orgasmo mamándosela a mi hijito…

En ese momento él sintió venirse también y como su mami, le ordené que me diera toda su leche en la boca, su exitación llegó más allá y mientras apretaba mis tetas con una fuerza impresionante empecé a sentir chorros de su leche caliente en mi boca, me la tomé toda y después lo acosté en la cama y lo lamí todo hasta que quedó totalmente limpio.

Ahora me tocaba a mí, me senté en su cara y le dije:

– “Mami quiere que te comas su puchita hasta que tu verga esté grande de nuevo y me la metas”

– “Si mamita lo que tu digas” me contestó.

En ese momento, sacó su deliciosa lengua y empezó a estimular mi clitoris, que aumentó su tamaño al doble en cuestión de minutos.

Insertó un dedo en mi pucha y otro en mi culo, mientras me lamía furiosamente, empecé a sentir mi orgasmo y le dije: “a mami le gusta lo que haces hijito, no pares, hazlo más rápido, más”, “si mami, si mami lo que tu digas”… en ese momento, mmm, fue increible, empecé a sacudirme como nunca antes me había pasado, mi climax era superior a cualquier otro, sentí como mis jugos salian a raudales y él se los bebía todos a grandes lenguetazos, quedé como desmayada, pero seguía sintiendo las contracciones del orgasmo y fue en ese momento en el que me dijo “te la meto mamita, ahorita mismo te la meto”…

La entrada de su verga fue suprema, tuve otro orgasmo solo de sentirla dentro, toda ella, delicioso, me subió las piernas a sus hombros y se sostuvo de mis tetas mientras arremetía contra mi puchita diciéndome que era la mami más rica del mundo y que me amaba, cuando él explotó dentro de mi, yo ya había terminado dos veces más… fue increible.

Nos metimos a bañar juntos y, como su mami, lo lavé completito y él a mi, nos exitamos de nuevo y empezamos a masturbarnos mutuamente, hasta que le pedi que me cogiera por el culo.

En ese momento me recargó contra la pared del cuarto de la regadera, escupió en su verga y en su mano, me metió dos dedos y luego tres para abrirme bien, me lubricó con los propios jugos de mi puchita y me metió esa inmensa verga en en culo.

Yo sentía que iba del cielo al infierno cada vez que la metía y la sacaba.

Al mismo tiempo, yo me estimulaba el clitoris y él se agarraba de mis anchas caderas para cogerme bien y fuerte por el culo.

Sentí que se venía y le tomé una de sus manos y metí tres de sus dedos en mi puchita, nos venimos delicioso y al mismo tiempo. Nos quedamos bajo el agua un buen rato más, abrazados y besándonos.

Él regresó a su país al día siguiente y no lo he vuelto a ver; sin embargo, me escribió diciéndome que vendrá a México en diciembre y que quiere ver a su mami, no aguanto ya las ganas de volverlo a sentir, fue delicioso.

Espero que mi historia les guste y les aseguro que es 100% cierta. Besos a todos.


Relato enviado por SexyClaudia33
Imágen de caracter ilustrativo para el relato fui su mami en la cama



Deja un comentario

esposasymaridos