Relato real de como me convertí en una puta sumisa y obediente

El nacimiento de Natalia la esposa y puta sumisa, dedicado a mi AMO y esposo. Con amor…

A continuación les cuento una historia xxx verídica de como me convertí en la puta sumisa de mi marido y AMO.

Hasta que yo le conocí era una chica de esas que se llaman “normales”. Tenía una relación, una pareja de hacía algún tiempo, pero había algo que nunca conseguía satisfacerme. Ese algo, por supesto, no sabía lo que era hasta que lo descubrí…

El caso es que un día de primavera una amiga mía (os adelanto que a día de hoy ya no lo es…) me presentó a su novio. Aquello fue como si algo se introdujera dentro de mí. Era mas joven que yo, mirada penetrante, tranquilo y seguro de si mismo, educado y gracioso. Pero sobre todo me  atravesó con su mirada. Me dejó extrañamente inquieta… y sí… ese era mi actual marido… mi AMO, mi dueño.

Por lo visto, allì descubrí mi alma de buena puta que soy porque me propuse desde ese momento ser suya. Mi pareja, mi amiga… todo pasó a segundo plano y no crean que él me lo puso fácil. Me ignoró, incluso me trataba mal delante de los demás… pero yo no cesé en mi empeño.

Supe como le gustaba que me vistiese, qué conversacion, que actitud, forma de moverme, hablar… y me excitaba cada vez más siendo cuanto él quería (como una buena zorra, usaba la información que mi amiga me daba él) hasta el punto no me importaba incomodar a mi pareja de entonces si a él le complacía… pareciendo una ramera si era necesario.

Y finalmente, una tarde lo conseguí; siempre usaba vestidos con él (a él le encantan las mujeres con vestidos) y sabía qué escote le gusta a él, pero sobre todo un trasero de zorra que luego descubrí le encantaba.

Esa tarde me llamó y me dijo como si nada, si en 1/2 hora le recogía del trabajo (así, tenía que recogerle yo del trabajo…) con un vestido en  concreto, sin bragas y medias abiertas. Y yo en lugar de contestarle con una burrada, le respondí con un sencillo “sí” en “20 minutos”.  Y creo que lo “descoloqué” por primera vez. Así le recogí y así le llevé (yo) a su casa.

Tan natural fue todo que nunca le dije que no a nada; me penetró por el culo por primera vez y me gustó, tragué su semen (así de claro) y me gustó. Me dijo de estar aquella tarde desnuda por su casa y así lo hice. Le serví la cena como la ramera mas sumisa que pude ser, me besó cuando quería y siempre disponible, me ató a una silla mientras se la mamaba y acepté sin rechistar. Todo así durante varias horas…

Y de eso ahora hace ya mucho años. En esta página de esposasymaridos.com pueden ver las aportaciones de fotos y videos xxx que hicimos hasta el momento pinchando aquí. Espero les gusten.

Comparto estas fotos mías para que vean lo putita que soy:

me convertí en una puta sumisa y obediente me convertí en una puta sumisa y obediente

En fin, espero os haya gustado este relato erótico de como me convertí en una puta sumisa, saludos de Natalia la sumisa…

 


Destacado en Esposas y Maridos:


Deja un comentario

esposasymaridos

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar