Relato erótico de sexo con el vecino en un encuentro muy excitante

Mi nombre Caro para Uds. les cuento mi relato erótico de sexo con el vecino:

Todo pasó cuando nos mudamos a una casa nueva y cerca de nosotros una familia de amigos también viven allí. Ya el primer fin de semana nos dispusimos a celebrar la casa nueva y coordinamos ambas familias hacer un buen asado. Debo mencionar de paso que entre ambas parejas nos atraíamos mucho, mi marido con mi vecina (ella bien guapa) y mi vecino guapo igual.

Ya pasadas las horas durante la noche nos dispusimos a bailar y en uno de los bailes me saca mi vecino, a él se le notaba su bulto y con el baile y los roces pude sentir y constatar su erección. Mi esposo igualmente se notaba excitado con mi vecina que no lo hacía nada de mal con sus movimientos de caderas que lo dejaba babeando. Yo no quedé atrás y también lo hacía con su pareja. Los lentos no se hicieron esperar y seguimos bailando y fue en ese momento que lo sentía duro en mi vientre, me exitó y mucho.

Mi esposo y ella fueron a la cocina a preparar más tragos y nos quedamos solos. El empezó a besarme el cuello y yo lo dejé, una de sus manos pasó por mis nalgas suavemente como tanteando el terreno. Me dejé igual y no titubeó con sus dos manos agarró mis nalgas y las acariciaba mientras besaba mi cuello para buscar mi boca.

Excitados los dos siempre atentos a nuestras parejas fue el beso más largo que pude sentir y sus manos no dejaban de acariciarme por todos lados y eso que solo fue solo casi 3 minutos todo.

Ya nuestras parejas volvían y seguimos bailando y tomando. Me dijo que lo acompañara a la cocina para arreglar los tragos (fue la excusa). En la cocina apoyada en la puerta nos desenfrenamos más y siguió besándome y acariciándome pero esta vez fue más allá. Subiendo mi falda y corriéndome mi tanga sus dedos no se hicieron esperar en mi cosita y potito.

Me sentía súper excitada y él lo notaba, lo mojada que estaba. No me quedé atrás y también lo empecé a tocar bajándole la cremallera y ufff… grande, caliente y palpitante a la vez húmedo, pero solo fue una previa de 5 minutos ya que teníamos que volver.

sexo con el vecinoPensaba en mi “como me lo llevo”, bueno nuestras parejas siguieron bailando mientras yo iba al baño. Cuando salí “sorpresa” mi marido en la misma situación con mi vecina, métale besos y corridas de mano. Me quedé espiando y ellos no sabían que yo estaba en el baño, ellos fueron un poco más allá a tal punto que mi marido colocó a mi vecina apoyada en la mesa mientras él le levantó la falda y corriendo su calzón le dio unas lengüetadas que se llegaba a retorcer ella.

Solo fue un instante y ella se bajó y se lo chupó un instante igual. Al ver esa escena me dejó muy caliente. Ya quería que mi vecino hiciera lo mismo conmigo. Ellos salieron y esperé unos minutos y volví con ellos.

Ya pasada la hora con los bailes y las entradas como casi coordinadas de ambas parejas para darnos un gustito a la cocina. Ya era tarde si no decir de madrugada fue que mi marido se paró y se despidió y se fue. Le dije que acompañaría a mi vecina a ordenar un poco.

Sexo con el vecino

Y así fue, ordenamos y me despedí de ambos, el caballero me dijo te acompañó a tu puerta. Y claro llegamos y entramos al ante jardín y fue una despedida con tuti. Nos besamos, acariciamos, me volvió a subir la falda pero esta vez me bajó la tanga y sacó para olorizarla.

sexo con el vecinoMe dio la vuelta y solo sentía como se hundía su pene enorme dentro mío, me puso una mano en la boca y solo sentí un fuerte empujón y todo adentro… Fue la gloria para mí, se movía muy bien y yo lo acompañaba para que no me lo sacara. Ufff fue el mejor orgasmo y él lo sintió y quedó más prendido. Me dio la vuelta y besándome me levantó y me dejó caer en su palo duro, sí otro orgasmo más.

Yo estaba en el olimpo, en las nubes, con ese palo duro dentro mío. Sentía que ya estaba preparándose para botar su leche y me bajé para poder mamarlo un rato. Exquisito manjar pasaba mi lengua por todo el tronco y saboreando la punta gruesa. Él arqueado de lo bien que se lo mamaba no aguantó y soltó el semen, mitad en mi boca y mitad en mi cara.

Fue la mejor noche que he pasado, excitante por lo demás. Para finalizar nosotros continuamos nuestros encuentros en moteles y en las casas cuando se puede. Y estoy segura que mi marido hace exactamente lo mismo con mi vecina, las miradas los delatan y creo que ellos también saben de nosotros.

Bueno esta fue mi experiencia de sexo con el vecino que comparto con Uds., en la medida que tengamos algunos encuentros de este tipo les contaré más en otros relatos xxx. Espero les haya gustado.

Un beso, Caro.


Relato xxx anónimo de sexo con el vecino enviado por Caro.
Imágenes de solo para ilustrar el relato de sexo con el vecino.

 


Destacado en Esposas y Maridos:


Deja un comentario

esposasymaridos

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar