Relato xxx de travesti teniendo sexo no consentido con su tio

Este es un relato sexual que me ocurrió hace ya algún tiempo y que despertó en mi toda la lujuria y perversión de mi ser. Aunque por desgracia sigo sin poder experimentar muchas fantasías, y está escrito a petición de él que en un momento le llame amo. Espero les guste de verdad y disculpen mis errores.

Espero sus mensajes y comentarios en mi correo: tvnayeixtapaluca@hotmail.com gracias.

Mi primera vez como Nayeli: (sexo no consentido)

Bueno todo comenzó así, la cuestión fue que una vez estaba en una fiesta con mi familia en la cual yo tendría si no mal recuerdo 19 años. Actualmente tengo 30 años, me describo para darles una idea de mi, bien soy morena clara, ojos cafés, pelo corto, alto, mido 1,90, soy un poco gordita, tengo algo de tetas por lo gordita, tengo piernas largas y un culo sin ser exagerado, si rico.

Mi experiencia sexual es muy nula realmente, yo soy del estado de México, yo ya me vestía desde antes de todo esto, pero como siempre lo hacía a escondidas de los demás.

Pero ese día en casa de mi familia algo pasó que lo cambió todo y a pesar de que me gustó y exitó muchísimo pues también no puedo negar q me confundió y me atemorizó bastante, ya q alguien más sabia de mis gustos y necesidades. Al principio traté de negarme pero el miedo y la excitación pudieron más q mi deseo de evitarlo sinceramente.

Pero bueno no divagaré más en mi mente como usted me lo pidió amo contaré como sucedieron las cosas.

Bueno estábamos en la fiesta, estábamos tomando y celebrando, yo traía ropa normal, bermudas, playeras, tenis y claro no puedo negarlo una tanguita negra debajo. Siempre me gustaron y me encanta el roce de la tela en mi culo. Pero en fin en eso estábamos cuando ya eran casi las 3 de la mañana, yo había bebido algo más de lo normal y estaba algo mareado.

Entonces fui al baño pero no cerré la puerta con chap,a entré me mojé la cara y entonces sentí q quería vomitar. Me empiné hacia la taza pero en eso sin darme cuenta entró mi tío, un tipo alto, robusto, moreno, que trabaja en la construcción y es viudo.

Mi tio me ve la tanguita

Cuando me incliné sin darme cuenta se me vio la tanga y él se rio y me dijo q por qué usaba eso, y me la jaló metiéndola todavía más dentro de mi culo. Por obvias razones me espanté y le pregunté qué era lo que hacía él. Me dijo que solo veía, yo me alejé y salí del baño, él se quedó dentro.

Después como a la media hora yo realmente me quise ir a dormir pero mi tío no me dejaba, decía q siguiera ahí y me dio más de tomar. Ya algo más tomado me fui a mi cuarto. Por lo borracho o por calentura no sabría decir en si por que no cerré con llave mi cuarto me empecé a desnudar y como es mi costumbre yo solo duermo con tanguita.

Y así me iba a dormir cuando oigo que entran a mi cuarto, por inercia lo único que hice fue taparme pero al voltear a ver me di cuenta de que era mi tío, él dijo:

Mira nada más lo que tenemos aquí, una linda perrita caliente y borracha

Yo me asusté y le dije q se saliera pero él dijo que no, que quería verme, q me destapara o él lo haría, y no iba a ser agradable para mí. Yo le dije que no, que se fuera.

Convirtiéndome en la perra sumisa de mi tio

Entonces el jaló mis cobijas y me dejó ahí sentada, desnuda, solo con mi tanga. Yo traté de taparme pero él me agarró las manos y me dijo que no lo hiciera, que quería ver a su nueva perra y que debía de portarme con el como lo que era, una perra sumisa, su perra sumisa y nada más, que de ese día en adelante le pertenecía y que debía obedecerle y complacerle como una buena perra.

Su forma de hablarme mas q molestarme hacia q me pusiera más caliente, después me jaló del pelo y ya de pie empezó a tocarme y a pellizcar mis pezones, levantó mi cara y me dio un beso riquísimo. Su barba a medio rasurar me raspaba mientras que con la otra mano me empezó a tocar el culo y de pronto me dio un fuerte azote en el haciéndome respingar pero sin separarme de su boca.

Después de estarme agasajando un buen rato yo podía sentir q su verga estaba durísima dentro de su pantalón y empecé a acariciarlo. Después él se quitó la camisa y tenía el pecho completamente lleno de bello y bien marcado.

Me hizo ponerme de rodillas y desabrocharle el pantalón, de repente brinco su verga q para mí era enorme, realmente nunca había visto otra verga más allá de la mía y esa era realmente gorda y grande, pero bueno me dijo que abriera la boca que si lo que quería era ser una perra debía de saber mamarla y el me enseñaría a hacerlo.

Yo le dije q no, que no quería, q me dejara aunque muy adentro lo deseaba como loca pero en fin. Pero él me dijo que nada de eso q si no lo hacia él le diría a todos lo que pasaba.

Entonces me asusté en serio y dije que no había problemas que lo haria pero que no dijera nada. Pero antes me dio dos bofetadas diciéndome: que las perras no opinan, ni piensan, solo obedecen y acatan las ordenes de su dueño y que de ese momento en adelante eso era el para mí, mi dueño, señor y amo, q yo solo era una perra, su perra y que era de su propiedad, q nada ni nadie podría hacerme nada sin su autorización y que el decidiría lo q haria o no con migo y mi cuerpo.

Yo no contesté nada, solo me quedé callada, me hizo abrir la boca y me dijo que sacara la lengua. Entonces me acercó su verga y empezó a meterla en mi boquita, aunque nunca había mamado una verga si q me excitaba la idea de hacerlo y entonces me la metió, me dijo q se la mamara bien o lo pagaría caro.

Chupándole la verga a mi tio

Entonces comencé a metérmela en la boca aunque claro q me era imposible comérmela entera pero hice un gran esfuerzo incluso me dieron arcadas y ya que lo tenía lo más adentro que me era posible me agarró de la cabeza y me dejó así sin poderme despegar.

Me soltó ya que por el ruido alguien nos podía escuchar, después volvió a metérmela hasta adentro. Así lo hizo varias veces, el controlando el ritmo con sus manos mientras me decía un montón de cosas que me ponían más caliente que nada. Me decía que era una perra mamadora, q me veía como una puta, haciendo servicio, que seria su perra esclava para siempre, cosas así.

Después de un rato me agarró más fuerte y me la metió más duro, de pronto sentí los chorros de su leche en mi garganta, sin más q hacer me la tragué toda, era mucha y me dijo q llevaba varios meses sin sexo y q había guardado eso para la próxima puta q encontrara y q mejor q fuera yo.

Después de eso me dijo que me levantara y me hizo dar dos vueltas. Me dijo que me veía como una puta y q me pusiera a cuatro patas en la cama. Yo lo obedecí por q me dio una fuerte nalgada q me puso el culo rojo, me puse en posición y el comenzó a acariciarme el culo y decirme q estaba perfecto para ser azotado.

Así que empezó a darme de nalgadas en el culo, fueron como diez y después yo ya estaba llorando él me dijo que no llorara, q una perra recibe su castigo sin ruidos ni lagrimas. Después me puso su cinturón en el cuello y lo ajustó como a modo de correa y jaló de el diciéndome q era mi collar.

Mi culo virgen roto por la verga de mi tio

A continuación me bajó la tanga y me empezó a pasar el dedo por el hoyito de mi culo. Me dijo que lo tenía muy cerrado, le dije que nunca me la habían metido y él se rio y me dijo que eso era genial, q quería romper un culo virgen y q entonces si podría ser su perra.

Yo le supliqué que no, que eso iba doler y que alguien podría oírnos. Entonces él me puso una playera en la boca diciendo que la mordiera q no quería oír ni un ruido de mi.

travesti teniendo sexo no consentido con su tioEntonces me escupió en el culo y siguió metiendo su dedo, primero uno, luego dos y tres. Ya q estaba así me dijo que ahora si sabría lo q es un hombre y q debía estar feliz de permitirme sentir su verga en mi culo sucio de perra estúpida.

Sin más se acomodó detrás de mí y me puso la cabeza de su verga en la entrada de mi culo. Yo me asusté pero él me jaló de mi correa y me dijo que me estuviera quieta, que lo disfrutara o me dolería más, que de todas maneras ese culo era suyo y lo usaría.

Después empezó a empujar y yo traté de zafarme pero él me tenía sujeto con mi collar y no me dejaba alejarme. Yo me quedé quieta porque al jalarme me estaba ahorcando.

Luego empezó a empujar más y más, y cada vez entraba más. De pronto se paró y me dijo que ya casi entraba todo, que no era tan malo, pero yo sentía q no podía más, veía estrellitas y me dolía muchísimo.

De repente sentí un último empujón que me hizo ver el cielo y el infierno a la vez.

Mientras sentía sus bolas pegar con mi culo me ordenó empezarme a mover, pero no podía, entonces me dio una fuerte nalgada q pensé que nos oirían pero nada. Entonces me jaló con mi collar y empezó a cabalgarme sin miramiento alguno.

Sexo no consentido con mi tio que me acabó gustando

Yo solo mordía la camiseta y me salían las lágrimas, debo de aceptar que pasado un rato el dolor dejó de sentirse y se cambió por un placer inimaginable. Me sentía llena, caliente, completa y sumamente feliz.

Luego mi tio aflojó la correa y me empecé a mover sola, entonces él se rio y me dijo ya vez perra como no es tan malo, ya hasta la disfrutas verdad!

Yo solo me puse roja, pero era verdad, había despertado a la perra en mi interior y ya no había forma de guardarla. Eso era demasiado, yo ya no era yo, era la perra de mi tío, su perra, y estaba feliz, completa realmente.

Después de un rato se corrió dentro de mí, a pesar de haberse venido volví a sentir que me llenaba. Luego se salió no sin antes decirme que era una buena perra y que debía apretar el culo, que nada de que se me saliera la leche de mi macho, que como buena perra debía guardarlo y atesorarlo como el más grande regalo.

Hacía lo que podía pero cuando me jaló para pararme un poco, se me escurrió y cayó al piso. Mi tio lo vio y me dio otra bofetada, me jalo del collar y me dijo q lo limpiara con la lengua.

Así lo hice, realmente mi voluntad había desaparecido, ya solo quedaba la perra de Nayeli, la perra sumisa y deseosa de servir a un macho, eso y nada más.

Después de limpiarla me dijo que le limpiara a él la verga bien, que se la dejara reluciente. Y así lo hice, después mi tio se vistió y me quitó el collar del cuello, se dio la vuelta y me dijo q se iba q luego sabría de el, pero de ese día en adelante solo le pertenecía a él y nada más.

Se marchó de mi cuarto dejándome así solo, confundida, caliente y muy feliz.


Imagen de caracter ilustrativo para el relato travesti en sexo no consentido con mi tio

 

Deja un comentario

esposasymaridos

close-link

¡Chicas Disponibles en Vivo!
ENTRAR PARA VER
close-link

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar