El voyerismo y exhibicionismo como estímulo sexual

De acuerdo al DSM IV el voyerismo y exhibicionismo están dentro del cuadro de las parafilias, son dos términos que van de la mano y al mismo tiempo son contrarios entre sí.

El voyerista es aquella persona que disfruta observar a otras personas semidesnudas, en ropa interior, desnudas y/o realizando alguna actividad sexual.

La excitación del voyerista radica en el desconocimiento de la otra persona de estar siendo observada, la adrenalina de ser descubiertos y cada vez exponerse más a poder ser pillados es una de las cosas que gusta el voyerista.

El exhibicionista al contrario quiere ser observado, son personas que tienden a mostrar sus genitales sin autorización y de manera sorpresiva en público.

A la persona exhibicionista le gusta ver en sus víctimas el miedo, asco o curiosidad en sus ojos, generalmente después de la exhibición estas personas suelen darse a la fuga.

En ambos casos suelen ser personas tímidas y con pocas capacidades sociales.

Voyerismo y exhibicionismo como motivación sexual

Me he puesto curiosa con los términos y me pregunto, ¿son los mismos términos cuando estos se usan como motivación sexual en la pareja?

voyerismo y exhibicionismoEs decir, a mí me gusta observar a parejas teniendo relaciones sexuales pero me excita saber que ellos saben que los observo. Me gusta que aprecien mi cuerpo y mostrarlo pero me gusta ver placer en sus ojos, no temor.

Navegando por libros e internet si buscas los términos, frases o situaciones sale lo mismo, lo cual no me parece justo, puesto que no es lo mismo estar con tu pareja observando a otra pareja haciendo el amor mientras ustedes se masturban y todos lo hacen con consentimiento y obteniendo una gratificación sexual.

De igual manera no es lo mismo una persona que pone su cámara web para una comunidad en internet porque le encanta ser observada, alabada y ver a chicos masturbándose mientras ella se toca, ¿cierto?.

En mi opinión serian conductas sexuales, el voyerismo y exhibicionismo como conducta sexual, como actividades sexuales, como juegos sexuales. Por ejemplo, no es lo mismo la práctica del BDSM como estilo de vida a alguien que utiliza juegos BDSM en sus relaciones sexuales.

Así que yo lo divido entre las parafilias y las practicas o juegos sexuales, aunque los términos sean utilizados de la misma manera.

Características del voyerismo y exhibicionismo

La principal característica de las parafilias es la sensación de culpa después de la actividad sexual, el voyerista va, observa por esa rejilla abierta a sus víctimas, se masturba y después del momento del placer siente culpa.

Promete no hacerlo de nuevo y luego comete el acto de nuevo, siendo una obsesión acompañada de una compulsión a diferencia de un juego voyerista o actividades voyeristas, en la cual no existen victimas si no participantes. Todos obtienen placer y después del acto todos quedan contentos.

La única razón por las que pudiera existir culpa es por los prejuicios, el sentimiento de que no es lo enseñado o lo correcto, situación que es normal al adentrarse en estas actividades, pero es una culpa y sensación diferente que la mencionada previamente.

El voyerismo y exhibicionismo como actividad sexual me parece exquisita para intentar algo nuevo en pareja. No es para todos, sobre todo si es una pareja inestable o con falta de confianza, ya que los celos y las inseguridades pueden fluir fácilmente.

¿Tu relación tendría lo suficiente para ser parte de algo así?

Para explicarme mejor te dejo esto:

Voyerista (como parafilia)

Escucho que llega el esposo de la vecina, me asomo a la ventana y él le trae flores como cada viernes, una bolsa de papel donde seguro trae el vino de siempre. Ella lo recibe con un beso en los labios, tan suave como siempre, cierran la puerta y me digo una vez más que no lo haré —esta vez no, ya fue la última vez.

Me golpeo en la cabeza y me voy a acostar, pongo la música fuerte y me concentro en ella, noto mis pies nerviosos, mis manos sudorosas, mi corazón latir e imágenes que no puedo controlar en mi mente, un calor recorrer mi cuerpo y mi pene se erecta con solo esos recuerdos, la excitación me domina y mi razón de nuevo vuelve a ser noqueada…

Bajo la música, me cambio y salgo por la puerta de atrás, tengo cuidado de no hacer ruido y me voy al orificio de siempre, ese que hice cuando nadie me veía, ese que uso para espiar a mis vecinos cada viernes.

Me asomo y ahí están besándose apasionadamente, apenas han tomado algo de vino, pero eso ya lo sabía, siempre es lo mismo, ella está sexi y él muy guapo. Seguro que huelen muy bien los dos, se ve amor y pasión en sus ojos, él le mete la mano entre el vestido y la penetra, seguro no trae bragas, eso es algo nuevo.

Cuando ella está muy excitada él se baja la bragueta y saca su pene, se lo introduce y le hace el amor unos 5 minutos, tomo mi pene y comienzo a masturbarme, intento llegar al orgasmo junto con ellos, lo consigo.

Él le dice que continuará pero seguro se quedarán dormidos como cada viernes por el agotamiento laboral, me voy de ahí, entro a mi casa, mis latidos están al tope, me pongo a llorar, no sé porqué lo hice, me siento sucio, pervertido, enfermo, pero esta es la última vez. ¡Lo juro!

Voyerista (como juego o actividad sexual)

Hoy tenemos antojo de observar, llamamos a nuestros amigos de siempre y nos reunimos en un bonito hotel. Entramos a la habitación y tomamos unas cuantas copas de vino, el ambiente se pone caluroso y de nuevo comienza la acción, mi novia y yo nos sentamos en una cama, ambos en poca ropa. Nuestros amigos comienzan a besarse y a tirarnos miradas traviesas, ella tan fogosa y él tan salvaje, ¡nos encantan!.

Él la desviste y la tumba en la cama, la abre de piernas y le chupa su clítoris, nosotros nos volteamos a ver y nos besamos. Mi novia comienza a tocarme el pene mientras me deleito mirando. Mientras ella con su otra mano se toca los pechos, me parecen exquisitos mis amigos, sus cuerpos al desnudo, su lujuria, su amor, su pasión, su imprudencia, el acto de ver a dos personas tan compatibles haciendo el amor es un acto natural, lo veo tan sutil y tan rudo, tan normal y tan excitante.

Observar aquello me calienta y me calienta ver a mi novia disfrutar a mi lado, mientras él comienza a penetrarla mira a mi novia con perversión y ella me mira sin tabúes, sin la más mínima vergüenza.

Se muerde el labio y acaricia su cuerpo, cuando él se viene en la boca de ella nosotros culminamos desde nuestros asientos masturbándonos, al acabar aquello me siento satisfecho.

Nos sentamos con ellos y comenzamos a platicar, nos quedamos dormidos y a la mañana siguiente nos vestimos y nos despedimos prometiendo que esta vez no pasará tanto tiempo para volvernos a ver.

Cuéntame, ¿tu como lo ves?, ¿hay diferencias?



Deja un comentario

esposasymaridos

close-link

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar