Relato de como mi amante termina follando a mi hija

Cuando me enteré lo que sucedió con mi hija reaccioné con violencia y con furia. Me enojé tanto con Raúl  que lo corrí de la casa – lo arañé, le grite, lo abofeteé, me sentía defraudada nunca en mi vida imagine que mi impulso sexual de meterlo a la  casa fuera hacer que mi hija buscara tener relaciones con él.

Puedes leer mi primera parte de este relato pinchando aquí.

Jamás  había pasado por un caso de incesto o algo parecido  –  aceptar las cosas en un principio fue difícil   Hable con  mi hija de mujer a mujer  escuchar lo que ella deseaba de conocer el sexo atreves de Raúl y no con su novio fue algo que   sentí  que rebasaba mi limite – pensé en todas esas cosas que se hablan y dicen del incesto – en el escándalo que se podía generar si alguien se llegara a enterar que mi hija y mi amante tenían relaciones y tenía miedo por mi hija por su condición de señorita. Y por todo lo que esto podía generar en my familia y en mis otras dos hijas

Discutí con mi hija se fue de la casa un tiempo  pero al final  descubrí que a sus 18 años era ya toda una mujer esa noche no dormí pensando, no quería aceptar que en el fondo me causaba morbo y excitación pensar en el tema.

Ya habíamos sido pareja me había acostado con el me había desvirgado la cola  pero ahora era  muy distinto porque my nena   la mayor y yo lo estábamos aceptando como hombre como amante  de las dos.

– y  tenía miedo de las consecuencias de esa locura– la nena  era  señorita y ante todo no busca  exponerla a un escándalo.

Yo sé que es muy fácil leerlo pero estar en ese lugar frente a un hombre que estas aceptando como tu amante de planta junto a tus hija no es muy usual en un mundo machista.

Recuerdo que le comente  no me  tomes como diversión  –quiero que hagamos una vida juntos de pareja – en donde tú seas el hombre de la casa pero tengo miedo por la nena  a perderlo todo a que  nos tomes como una  aventura y después de habernos usado nos dejes –  yo en el fondo me quiero sentir como tu mujer – sería demasiado extenso tratar de explicar por que acepte esta relación y al final no explicaría nada.

Al final así fue como de esta forma me hice su mujer  y paso a formar parte de mi vida junto con las niñas yo les llamaba niñas pero sabía que ya eran unas señoritas con deseos por sentirse mujeres.

—  comenzamos a convivir en familia con el salíamos a comer al cine a diversos lugares buscando romper el hielo que ellas sentían en ese momento con él — Me sentía feliz pero también sabía que estaba jugando con fuego.

Mis noches de pasión con Raúl se incrementaron me hacia el sexo de una forma salvaje y con pasión que no me permitía ver las cosas con claridad.

Después de un año de ser pareja Raúl me pedía afianzar nuestra relación yo tenía en ese momento 40 años y el 30 como mujer me sentía halagada que un hombre mucho menor que yo se sintiera atraído por my cuerpo comenzó a manejar my libido sexual de una forma salvaje me pedía que le permitiera que me preñara como mujer aun sentía ese morbo maternal de darle un hijo y al final acepte quitarme el dispositivo.

Cuando quede preñada o embarazada el mas sorprendido fue my ex marido pues varias veces fue él  quien me pedía que tuviéramos otro bebe pues las niñas ya estaban grandes.

Yo tenía 7 meses de preñez cuando Raúl desvirgó a la nena

El día que la desfloro tome de mi bolsa la píldora del otro día para evitar un embarazo – porque me confesó que quería sentirse mujer con el sin ninguna limitación – quería tener sexo oral – tenia curiosidad por conocer el sabor del semen- quería sentir la sensación de sentir su semen dentro de su vagina que el se viniera dentro de ella. – por eso la píldora – se la di y le explique cómo tomarla.

Estuvimos en la sala  y  trague saliva, cuando mi hija se acerco a el y lo beso en la boca – jugando con su lengua con sus dientes – saboreando su saliva – mientras el la tocaba de su cuerpo de sus senos y le desabrocho la blusa.  La dejo con los senos al aire los beso hasta cansarse, sus pezones eran ya de una mujer, sus gemidos al sentir las caricias eran los de una hembra, no lo creía, estaban manoseando a mi propia hija, sentí celos comencé a sudar – a temblar pero a la vez deseaba con toda el alma, que la desflorara – me levante y me quede recargada en la puerta mientras mi hija disfrutaba con mi amante.

– la levanto y camino con ella ala recamara comenzó a desnudarla su cuerpo quedo libre de ropas se veía bellísima, un cuerpo hermoso, perfecto, sus formas eran verdaderamente los de una mujer -sus piernas blancas, sus caderas, su cintura, su vagina estaba cubierta de vello la coloco boca bajo sus nalgas eran también muy hermosas, — paso un dedo por entre sus nalgas – la mire cimbrarse – gemir – involuntaria mente movía sus piernas como buscando el placer –

La acostó nuevamente de espaldas – el comenzó a desnudarse quedo desnudo y bajo su cara hasta su vagina la cual con mucha delicadeza abrió con sus dedos para encontrar su mas intimo tesoro su mas tierno capullo femenino —

– metió su lengua – saboreo ese flujo divino que emanaba de su sexo – mire a mi hija gemir – mover la pelvis al contacto de su lengua – buscando que la lengua llegara hasta lo mas hondo de su intimidad –

– fue la locura para mi hija perdió el control de ella misma – con sus ojos entrecerrados y la boca abierta – gimiendo — La mire por unos breves segundos mire sus piernas – su hendidura mojada excitada sus labios hinchados por la sangre agrupada-

Entre cerré la puerta pero alcance a ver  que  la acostó  sobre la  cama y abriendo la entrada de su sexo comenzó a penetrarla –  mire a mi hija mover sus caderas buscando el contacto – tratando de ayudar a que la penetrara —  intento  la penetración – una y otra vez buscando la estocada final hasta que  – escuche el grito de mi hija al sentirse penetrada la mire morderse los labios agitaba su cabeza de un lado a otro.

– me duele – me duele – fueron sus palabras – apretó los dientes con fuerza cuando sintió como entraba el en su sexo, como su intimidad era desgarrada, – note como el seguía metiéndose, en su vientre.

— hasta encontrar la resistencia de su himen – recargo todo su cuerpo y peso encima de la nena   y la penetro – rompió su membrana virginal- -un fuerte grito fue la respuesta de mi hija – Lo demás fue escuchar sus gemidos

Empujo con fuerza hacia delante y  la penetro por completo

Grite junto con mi hija creo que mi grito se confundió con el de ella y corrí a prender el estéreo de la casa

-emitió un grito y un quejido de dolor, por la desfloración mientras yo sentía que me ahogaba – pero trate de controlarme  de reojo observaba todo la acostó sobre la cama comenzó a besarla sin descanso, saboreaba su lengua la penetraba con fuerza  –

–estuvo dentro de ella haciéndola gozar – debo reconocerlo que hizo que mi hija disfrutara ese momento – empujo lo mas profundo que pudo su pene y eyaculo todo su semen en su interior, a la vez que mordía uno de sus pezones

Se quedo junto a ella unos minutos y se fue a la sala  salió desnudo mire  su pene manchado  de sangre

Entre Mire a mi hija – cansada – mire sus piernas – su sexo con hilillos de sangre producto de la desfloración  – no tenia duda había disfrutado – ser desflorada por mi amante por el hombre de su madre – quien de ahora en adelante seria para ella también su hombre.

Cuando hable con la niña sobre lo de Raúl comprendí que para la nena  no solo era un a costón.

Ya en ese momento Raúl era parte de su vida era  para ella un despertar sexual que la dejo marcada para toda su vida.

La desfloro sin miramientos sin piedad que llegue a pensar que después de esa primera vez la niña ya no regresaría con el por la forma en que la desfloro siendo él un hombre dotado y ella una señorita no fue lo más romántico que siempre una mujer sueña.

Me cuesta poder decirlo porque soy su madre pero la tomo como si fuera una puta pues  la niña grito tan fuerte que  me asuste y corrí a prender el estéreo y puse música  a un volumen alto buscando que su grito no se escuchara por el miedo a los vecinos.

Después de unos meses  la nena  quedo embarazada  fue entonces que busque la forma de irme de my ciudad yo sabía la serie de preguntas  que se vendrían y que el sol no se podía tapar con un dedo.

Incluso tuve problemas con my ex marido cuando supo lo del embarazo de la niña tal vez lo intuía que Raúl la había desvirgado y preñado pero no tenía las pruebas.

Me di cuenta y sabía que su ego de macho estaba herido – no podía creer que su ex mujer la dócil la que nunca  permitió que el la cogiera por  cola ahora  aceptara que el amante le preñara y desflora a las hijas.

Me demando e intento quitarme a las otras dos niñas pero su demanda nunca procedió cuando la niña quedo preñada ya era mayor de edad.

Y el juez concluyo  de que la niña por ser mayor de edad  ya podía tomar sus propias decisiones.

-Después de la primera vez todo es más fácil – pero no dejaba de pensar en todos los tabúes sexuales que se podrían generar por el hecho de que la madre y la hija tuvieran relaciones con el mismo hombre.

Comencé a liberar esa carga moral y me deje llevar por la pasión

– Le gusta hacerme el sexo anal o de mejor dicho le gusta darnos por la cola

Por que también a mi hija ya le hizo sexo anal.

No lo voy a negar duele – me hace gritar cuando me hace sexo anal es imposible no gritar siento que me parte – que me abre completa pero después la sensación cambia – es entre el dolor y el placer – es para mi en ese momento sentirme en la gloria y en el infierno al mismo tiempo – el infierno por que grito al sentirme penetrada – como mis carnes son desgarradas – me duele hasta el alma – la vista se me nubla – comienzo a gritar que estoy segura que mis gritos salen de la casa – lloro –pataleo- le suplico que me lastima, que me duele – pero cuando sus manos me agarran de mi cintura es la señal de que ya no me dejara ir – ya no me soltara haga lo que haga – y comienza por

Penetrarme hasta el fondo de mis intestinos. – es ahí donde llego a la gloria es difícil explicarlo – pero llega el placer – sentir los latidos de su pene en mi recto es la locura, es cuando exploto y grito y comienzo a mover mis caderas buscando que me penetre hasta lo mas hondo de mis intestinos. Sentir su semen es un alivio – después que me hace el sexo anal. Y termino corriendo al baño

Los primeros día me costaba trabajo asimilar lo que estaba viviendo con mi hija.

Sé que mucha gente no entendería esto  por que lo acepte ni yo misma puedo afirmar porque lo ice

El día que le desfloro la cola No quise interferir, quise pasar desapercibida sin que ella  notara mi presencia tal vez era algo imposible pero quise que fuera de esa manera – la escuche hablar – me va a doler muchísimo, no va a entrar por ahí, la verdad tengo miedo que me duela -.

–Quédate tranquila, va a entrar todo” le contestó mientras la besaba por el cuello y comenzaba a alzar la falda, estuvo besándola, acaricio sus senos y su vagina buscando romper en ella la tensión del momento los nervios.

Tomo el aceite y comenzó a untarle por las nalgas – en su orificio anal – uno de sus dedos comenzó a presionar – asta lograr que entrara y comenzó a moverlo y a pasar su lengua en su agujero, su legua su saliva y su dedo.

Se coloco detrás de ella y le dijo se fuerte que empiezo”.

Empujo comenzó a ejercer presión en la entrada de su ano buscando penetrarla pero el anillo y los pliegues alrededor se resistían con fuerza a ser violados.

Comenzó a acariciar su clítoris, buscando distraerla del dolor.

–aumentó la fuerza y comenzó a entrar, comenzó a abrirse lentamente, soltó un grito al sentir la presión y ver forzada su abertura anal

— la tomo de la cintura mientras decía “no te muevas ya entro una parte si te mueves te lastimas – lo are muy despacio”

-abría entrado un poco, cuando mi hija logro moverse y logro expulsarlo de su cola –

“No, la saques – te vas a lastimar déjame a mi hacerlo –

la escuche llorar su cara denotaba miedo .temor al dolor

Volvió a penetrarla esta vez con más fuerza lo volvió a abrir comenzando a hacer camino. Esta vez grito mas fuerte – mientras trataba de mover sus piernas – se que ninguna madre en el mundo esta preparada para ver a su hija tener sexo y mucho menos ver a mi hija ser iniciada en el sexo anal por primera vez en su vida

–la había penetrado el anillo del esfínter había sucumbido ya estaba dentro de su cola alojado en sus intestinos.

La escuche gemir  -llorar, quería que el se saliera y trataba de empujar para que el se saliera pero la tenía sujetada de la cintura y a dos manos  y seguía penetrando – sentía  las manos frías – la boca reseca pero logre controlarme –

— le escuche decirle  –“Basta, basta, me duele – no aguanto mas, no empujes mas por Dios, basta te lo ruego.”.

— “No .Aguantá, aguanta que falta poco fueron sus palabras de el y llego al fondo.Aflojate que tengo que hacer mucha fuerza porque estás empujando para afuera y te va a doler mas.”

–la penetro por completo – dejando su pene entro de su cola  de mi hija

“Bien – ya está lo peor, ahora despacito te vas costumbrar poco a poco, comenzó con el movimiento del mete y saca – se retiraba un poco para empezar el movimiento.

Iba para adentro y afuera al principio muy lento, pero luego empezó a tomar velocidad.

Empezó a penetrarla lentamente – sin prisas disfrutando del momento de haber sido el primero en su vida.

— aumentó considerablemente el ritmo haciendo sonar los cachetes de su trasero.

Muy lentamente la escuche jadear y a mover sus caderas en cada empujón.

La estuvo penetrando con fuerza – mire la cara de mi hija con dolor aun pero ya reflejaba un gozo un placer a ser sodomizada igual como fue su madre –

“te voy a soltar para que te muevas le escuche decirle y la soltó de las caderas – Ya está, ya estoy dentro de ti solo coopera. Ya estas abierta ahora entrara mas fácil.

Perdí la noción del tiempo no se cuanto tiempo tardo dentro de su cola pero lo mire ponerse tenso y la ensarto hasta el fondo – bañando sus intestinos con su semen.

–cuando todo término apenas podía caminar las piernas le temblaba -Tranquila ya paso le dijo. Veras que dentro de poco te vas a acostumbrar.

Esta es mi historia han pasado desde ese día unos años mas  todo comenzó cuando mi amiga Susana me lo presento sin imaginarme lo que me tocaría vivir junto a el.

Esta es mi confesión, al principio me sentí mal por lo que paso pero comprendí que el deseo de la carne es fuerte. nos prometimos nunca mencionar nada de esto a nadie

mis otras  dos hijas saben lo que paso y aceptamos esta forma de vida con el – sabemos que es un  placer prohibido que ya probamos.

Esa primera vez en el sexo quedó marcada en nuestras vidas de madre e hija.

silvia.672010@hotmail.com


Destacado en Esposas y Maridos:


Deja un comentario

esposasymaridos

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar