Estás en:>>>>Relato de sexo oral de la maestra a su alumna virgen

Relato de sexo oral de la maestra a su alumna virgen

Recuerdo cuando estaba en la universidad, había una maestra que todos decían que bateaba para el otro lado, yo no le tomaba importancia. En ese entonces yo no tenía experiencia sexual con ninguna mujer, bueno con nadie, ya que aún era virgen.

Relato de sexo oral de la maestra a su alumnaMe comencé a dar cuenta que durante la clase me miraba insistentemente, ella era una mujer simpática así que en un principio no pensaba en alguna idea retorcida sexual, y menos con mi maestra.

Recuerdo que ella estaba calificando unos trabajos mientras todos estaban despistados o platicando. Yo estaba garabateando en mi libreta, sentí una mirada y volteé hacia enfrente y era la maestra mirándome. Cuando encontré su mirada me sonrió y yo me sonrojé un poco, comencé a pensar que tal vez si era verdad y se sentía atraída hacia mí.

Aquello no me molestó ya que era una mujer muy guapa e interesante, delgada, piel blanca y de cabello rubio, unas bubis grandes y boca mediana, su voz era seductora y su sonrisa era tierna y coqueta a la vez. Y aparte de todo ello era una de las maestras favoritas de todos, sus clases eran interesantes y en donde más aprendías.

Relato porno de sexo oral de la maestra a su alumna

Me olvidé de todo aquello hasta que un día el pesero que tomaba para ir a mi casa quedó averiado. Yo me bajé enfurecida ya que hacía un calor espantoso y estaba muerta de sed. Y en esto cuando iba caminando escuché que gritaron mi nombre, volteé y no podía creer los andares del destino. Era ¡ella!, mi maestra, estaba afuera de una casa que supuse era la suya, caminé hacia ella y la saludé.

  • ¿Qué andas haciendo por aquí?
  • En realidad, no vivo muy lejos de aquí, sin embargo, el pesero se quedó descompuesto y tuve que bajarme antes, con este calor no me cayó muy bien.
  • Yo vivo aquí, pásale y tomate un vaso de agua, si quieres te llevo a tu casa en un rato.
  • ¿En un rato? – pensé.

Entré a su casa y me acomodé en un sillón, fue por un vaso de agua y me la trajo.

  • Gracias, me estaba muriendo de deshidratación.
  • De nada, me alegra hacerte sentir mejor. – Sonrió.

Lo cierto es que su mirada me incomodaba, a pesar de no ser pláticas que llevaran a algo más, sentía en su mirada y su sonrisa algo de coquetería. Me incomodaba porque me ponía nerviosa y no sabía cómo reaccionar y no por el hecho de que no me gustara aquello que pasaba…

  • Cuéntame querida alumna, ¿tienes novio… novia?
  • No, ni uno ni otra – Me sonrojé…
  • Que extraño, eres muy bonita y de cuerpo ni se diga…
  • Gracias – Volteé hacia abajo.
  • No bajes la mirada, tienes que creer que eres bonita. – Guiñó el ojo…

Se sentó a un lado de mí y no dijo nada, comencé a reírme de nervios y ella se reía conmigo. Después de un momento se acercó más y me besó, no podía creer que estaba en casa de mi maestra besuqueándome con ella.

Pasó sus manos sobre mi cabello y me tomó de la mejilla, el beso se fue tornando pasional y me tiró al sillón. Yo estaba muy nerviosa y no sabía cómo estar con una mujer, ella lo notó y me dijo:

  • Nunca has hecho esto, ¿verdad?
  • No… No, en realidad con nadie.
  • ¿Quieres que pare?
  • Si… No… No lo se…
  • Tranquila no iré muy lejos.

Relato de sexo oral de la maestra a su alumnaMe bajó el pantalón y las panties, se acostó sobre el sillón y abrió mis labios vaginales, comenzó a lamer, – ¡ahhh!. Sentí escalofríos en mi piel, aquello se sentía tan bien, movía su lengua como toda una experta, de abajo hacia arriba, en círculos, succionaba y hasta daba pequeños mordiscos. Sin duda alguna me di cuenta que aquella no era su primera vez.

  • ¿Te gusta?, ¿me detengo?
  • ¡No!, no puedes detenerte…

Ella sonrió y siguió chupando, lamiendo y mordiendo, sentía como me mojaba y aquello me daba un poco de pena. Todo estaba cayendo sobre su rostro, cuando sentía que ya no podía más ella se detuvo, se acercó hacia mí y me besó. Aquel beso extraño en donde me saboree a mí misma y un poco de ella.

Comenzó a mover sus dedos en mi clítoris rápidamente y en un par de segundos tuve un orgasmo maravilloso.

  • ¡Ahhhhhhhhhhhhhhh!, Por Dios. – Grité.

Desde aquel entonces ella me perdió el interés, supongo que solo fui una más a quien tachar de la lista.


Imágenes solo a modo ilustrativo para el relato de sexo oral de la maestra a su alumna


Destacado en Esposas y Maridos:


2017-07-13T20:26:21+00:00

Deja un comentario

esposasymaridos

Contactos de Sexo

Si tienes 20 segundos no dejes de ver esto:
1. Perfiles reales de chicas, chicos y parejas
2. Registro gratis y rápido para ver gente cerca de ti
3. Perfiles reales y verificados de gente liberal
contactos de sexo
close-link