¿Aún no tienes cuenta? Ser VIP ahora »

Envia tus fotos »
Esposas y Maridos



¿Aún no tienes cuenta? Ser VIP ahora »

        descuento sexshop online españa

Relato de sexo con un negro de quien quedé embarazada

Comentar »

Hola chicos, hace poquito tiempo en vuestras páginas leí, sobre una pareja, donde el hombre en especial quería que su mujer fuera preñada por otro hombre. Luego de consultar con mi marido, me decidí a escribir, lo que sería un poco “mis memorias”. De como soy la feliz mamá de un niño negro parido por mí.

Hace un tantín de tiempo relaté como me inicié en el mundo swinger, espero que este relato de mi vida sirva para que otras mujeres revean su conducta respecto al aborto, el cual es un asesinato de un inocente.

Relato de sexo con un negro

Relato lo que viví en Mar del Plata – Argentina: Comienzo a detallar como somos físicamente mi pareja y yo; rubia de ojos verdes, físico normal, altura 171 cm, mi marido físico normal, de cabello castaño y ojos verdes. Yo hija de italianos del norte y mi cónyuge nieto de gallegos. Ambos de piel blanca. Yo vivía en la ciudad de Santa Fe cuando conocí al que ahora es mi marido, el que se encontraba trabajando circunstancialmente en comisión.

Soy una mujer muy calentona y multiorgásmica, me encanta el sexo en todas sus variantes. Cuando me casé no era virgen, a pesar de mis escasos 21 años, había tenido muchas experiencias sexuales de todo tipo debido a mi carácter exultante en la materia. Por lo cual mi esposo no tuvo oportunidad de estrenar nada conmigo, ya había debutado por todos lados de mi cuerpo. El sabía perfectamente que yo había tenido una vida intensa en lo que a sexo se refiere y así me aceptó. Nos casamos en Santa Fe, fuimos de luna de miel a San Carlos de Bariloche y Mar del Plata.

En Buenos Aires establecimos nuestro domicilio, en un departamentito de 2 ambientes en Barrio Norte. Allí nació nuestra primer hija y cuando estuve embarazada del 2° nos mudamos a un Dpto. de 3 ambientes en el barrio de Palermo. Hasta allí todo normal. Teníamos sexo regularmente, una vez, según contó mi marido, rompí mi record de orgasmos, teniendo 18 seguidos.
Cierto día estando de vacaciones en Mar del Plata, donde mi suegra tiene un Dto.de dos ambientes y estando con mis hijos, yendo sola a una playa donde practicaba topless, me “levanté” a un flaquito, con el cual salí por la noche a bailar y con el cual tuve sexo con otra persona que no era mi marido por primera vez desde que me casé, pero esa es otra historia. Al año siguiente nuevamente de vacaciones en Mar del Plata, esta vez también fueron mis padres, alquilando un Dpto. cerca del nuestro.

Mi hermano había alquilado una casa amplia en Miramar (llamada ciudad de los niños). Luego de quince días de vacaciones mis padres me propusieron llevar a mis hijos a la casa de mi hermano. Ante la insistencia de nuestros hijos de ir para jugar con sus primos, mi marido y yo aceptamos la oferta, así que quedamos solos en M.D.P..

Una noche, estando yo bañándome, sacándome el salitre de la playa, mi marido salió supuestamente a buscar comida hecha. Tardó un buen rato, que aproveche para maquillarme, arreglarme las uñas con esmalte, pues pensé que podíamos salir a tomar un café y tal vez ir a bailar, ya que hacía una enormidad de tiempo que no lo hacíamos. Estando en esos arreglitos, de pronto siento que se abre la puerta, yo estaba vestida únicamente con un conjunto de cola less y soutien negro y rosa muy bonito, ya que esperaba que a la vuelta del paseo tuviera sexo con mi marido. La entrada al depto., tiene un pasillo de aproximadamente 2 metros y de allí se ingresa directamente al living. En ese instante estaba en el dormitorio, por lo cual alcé la voz, preguntando la sonsera de siempre ¿sos vos? Mi marido me respondió que sí, que traía pizzas y cerveza. Terminé de producirme y sin colocarme nada más encima salí al living, y allí la gran sorpresa, estaba mi marido y un moreno, que luego me enteré que era ghanés vendedor de anillos en la playa.

Como salí apresuradamente, me encontré en medio del living en ropa interior muy suscinta a la vista de aquel desconocido. Volví rápidamente sobre mis pasos refugiándome en el dormitorio, desde donde llamé a mi esposo y le pedí explicaciones.

Muy suelto, me indicó, que siempre que teníamos sexo mi fantasía era ser penetrada por un negro, especialmente chuparle el pene regocijándome como brillaría el tronco con mi saliva. No sabía en ese momento como reaccionar, me vestí con una pollera cortona y una remera que traslucía bastante mi corpiño. Salí nuevamente al living, preparé la mesa, advirtiendo que mi entrepierna se encharcaba de mis líquidos. Estaba caliente pensando en que me iba a acostar con el negrito. Cenamos la pizza bien regada con cerveza y luego como postre tomamos bastante licor, con lo que mi calentura se exacerbó, perdiendo mi compostura de mujer madre.

Me senté en el posa brazos del sillón donde estaba sentado el ghanés pasando un brazo sobre su hombro, ya me estaba desinhibiendo mal. A todo esto, mi marido estaba sentado en el otro sillón enfrente del que yo estaba ubicada junto al moreno, no hablaba demasiado, pero con gestos inconfundibles animaba al moreno a poner manos sobre mí.

Este ante el aliento que recibía y mi pasividad, empezó a meter una mano debajo de mi falda, acariciándome los muslos, siguió adelante llegando a mi entrepierna, corrió mi cola less, yse puso a acariciar mis labios vaginales, mientras me morreaba introduciendo su lengua en mi boca. Busqué con los ojos a mi marido, como pidiendo permiso para desatarme, levantó su pulgar dándome vía libre. Con los dedos metidos en mi vagina, el moreno me sacó varios orgasmos. Lo tomé de la mano y lo conduje al dormitorio, mi marido nos siguió y se sentó en una silla para ver como su mujer era cogida.

Saqué de la mesa de luz condones que le entregué al morocho, primero por una cuestión de sanidad y segundo porque había suspendido por esa época las famosas pastillas ya que habían pasado 4 meses tomándolas y el ginecólogo me recomendó tomarla por 4 meses y descansar uno, antes de volver a tomarlas por otros 4 meses. En esos días estaba ovulando y debía cuidarme.

Me desnudé totalmente y desnudé al moreno, tenía un muy buen instrumento y mucho atraso en el sexo, por lo cual me cogió desesperadamente, haciendo que yo hirviera en mi propio jugo. Con algún descanso por medio, tuvo tres señores orgasmos, yo infinidad. Ya saciado, pidió pasar al baño, se higienizó y mi marido descaradamente lo invitó a volver, a lo que él respondió que con mucho gusto, pero que para saciar a “tu mujer” se necesita más de un hombre, mi marido respondió más o menos así entre risas, “bueno la próxima vez que vengas trae una ayudita jaja. Pero tené en cuenta que el domingo es el último día que estamos aquí .Se despidió dando un abrazo a mi cónyuge y a mí un morreo. Todo bien, era un día jueves y mi marido debía estar el lunes en el trabajo en Baires, mientras que yo con el auto viajaría a Miramar donde me quedaría unos días y luego volvería a Bs. As. llevando a mis hijos y a mis padres.
Luego que se fue el moreno, mi marido me preguntó si había disfrutado el regalito. Mi respuesta fue ¿Qué te pareció, como cogí? Me encantó y quiero repetir- Estaba él en ese momento tan caliente, que se abalanzó sobre mí y tuvimos sexo como hacía años no teníamos, me recorrió con su miembro por todos lados. Nos levantamos cerca de la nochecita, nos bañamos y fuimos a cenar. Cuando regresamos volvimos a tener sexo recordando todo lo que había hecho yo con el negro.

Siendo domingo, estábamos haciendo las maletas y charlando sobre que el ghanés habría quedado satisfecho, ya que no volvimos a tener señales de él, sonó el timbre, entre bromas dijimos que era el morocho y era este nomás, nada más que llegó acompañado de un coterráneo, siendo muy bien recibidos, especialmente por mí, que inmediatamente me puse cachonda.

Preparamos rápidamente una picadita con queso y fiambre, nuevamente cerveza. Apuramos la comida, ya que nos queríamos sumergir en el sexo. Sin mediar palabra y apenas unos toqueteos me desnudé totalmente y los llevé al dormitorio.

Me encanta el sexo en la cama. Los ghaneses también se desnudaron, yo clavé la vista en los miembros que me penetrarían y me parecieron exuberantes. No se si por ilusión óptica, pero hasta el que me cogió días antes parecía que tenía miembro más grande y el amigo no tenía un pene, tenía un monstruo entre las piernas, por lo que se me hizo agua la boca.

Mi esposo, igual que la vez anterior se sentó en la misma silla a ver como su mujer era follada por todos sus agujeros. Mi primer ghanés, luego de la franela pre-follada, se interesó en mi vagina, a la que chupó y luego con profiláctico me penetró, el del monstruoso pene al cual le temía si quería hacerme el culo, me la metió trabajosamente en la boca. Yo estaba en la gloria, con un miembro trabajándome la vagina y un gran trozo de carne en la boca. Su juguito preseminal se derramaba en mi boca y corría hacia adentro a través de mi garganta, los tragaba con gran gusto. Luego mi 1er ghanés se puso a jugar con mi culo, con los dedos hasta que insertó uno, luego dos y al llegar a tres consideró que ya estaba bien dilatada, se acostó en la cama boca arriba e hizo que yo me empalara, cosa que hice lentamente para disfrutarlo mejor.

El monstruo se situó frente a mí, le puse con mis manos un profiláctico e introdujo con trabajo en mi vagina su gran pene. Pese a estar suficientemente lubricada, y que ingresó lentamente, sentí como si me desgarraba internamente, en ese momento me acordé del momento del parto de mis hijos.

Era impresionante la morcilla negra que me estaba deglutiendo, luego de un rato, donde le pedí que no se moviera, comencé a no sentir tanto dolor y si señales de goce, por lo cual le indiqué que avanzara hasta llenarme y se moviera. No tengo palabras para describir el goce que sentí. El roce de su pene en mi vagina era perfecto, además tenía incrustado el otro pene en mi ano, fifándome con tutti.

Jamás había tenido semejante goce y mentalmente le agradecía a mi marido por semejante regalo, En un momento sentí que el que me estaba haciendo el trasero se había corrido y lentamente el miembro se iba encogiendo dentro de mí hasta que al fin salió. Se dirigió hacia mi boca, se sacó el forro y le limpié las últimas gotitas, saboreando esa poca de miel, que tragué. Pero lo más hermoso se iba dando en mi vagina.

El pene monstruo seguía cogiéndome haciéndome llegar infinidad de veces al orgasmo, los que se me daban uno tras el otro. En un momento, el moreno empezó a dar muestra de estar al borde de un orgasmo, cosa que hizo dentro de mí. Cuando creí que todo el goce había concluido para mí, este hombre sin sacarla de adentro mío volvió a revivir y siguió en otro polvo.
Yo no cabía del gozo, otro sin sacar, que delicia. Pero este introito no lo terminaba más, yo quería que nunca llegara a su fin, ya que era enorme mi placer. Según mi marido, yo no estaba para tomar tiempos, duró en su consecución más de 40 minutos, que para mí fue estar en el cielo, estaba agotada de tantos orgasmos que tuve, pero quería más. Llegó al orgasmo casi con estertores y se quedó como diez minutos dentro de mí. Yo no quería que la sacara de adentro mío, estaba feliz de haber tenido ese nivel de sexo.

El otro chico había acabado dentro de mi boca y había abandonado la partida. Cuando ya la tenía flácida totalmente se salió de mi, advertimos que el profiláctico del monstruo se había roto y que me llenó la vagina de semen, fui al baño me hice lavajes en el bidé y esperé no hubiera pasado nada. Ya nerviosa, siendo muy tarde terminamos de hacer las valijas ya los ghaneses se habían retirado, no tuvimos tiempo de tocarnos un pelo, llevé a mi marido hasta la terminal de ómnibus, abordó el micro a Baires y yo seguí en auto hasta Miramar, donde permanecí 10 días con mis hijos, mis padres, mi hermano, Sra. e hijos volvimos a Baires.

Me hice rápidamente un estudio de HIV, que salió negativo para nuestra tranquilidad Pasó la fecha de mi período sin novedades, no me vino la menstruación como ya me imaginaba. Ya resignada (en el fondo estaba feliz) hablé con mi marido, me hice el Eva Test por dos veces y me dio que estaba embarazada.

Consulté luego con mi ginecólogo el que me confirmó mi preñez. Le confirmé a mi marido, algo que él sabía, que estoy totalmente en contra del aborto. Siendo soltera y menor de edad quedé embarazada y mi madre al enterarse me llevó a un médico obstetra el cual me hizo un aborto, quedé tan traumatizada en esos momentos que juré y perjuré que nunca jamás pasaría por otro momento como ese y que siempre que quedara preñada, sea cual fuere la situación iba a seguir con el embarazo.

Ya cerca de los cinco meses de embarazo, se me empezaba a ver la pancita, por ese entonces utilizaba ropa bien holgada que llamaba la atención a mis conocidos. Al sexto mes ya me era casi imposible esconder mi preñez, por lo que decidimos con mi marido que en quince días más viajaría a Mar del Plata, donde alquilaríamos un Dto., no iba a ir al Dto. familiar por razones obvias.

Comentamos que a través de mi marido había conseguido un trabajo temporario en Brasil que nos dejaría buena ganancia. Así fue que desaparecí de Baires, dejé a mis hijos con mi esposo y mis padres.

Mi esposo viajó a Mar del Plata 10 días anterior a mi fecha de parto, para estar conmigo y parí un hermoso bebe, ¡a que no saben de qué color? ¡SI! Adivinaron, bien negrito, una preciosura. Regordete. Estoy muy contenta con mi hijo negro. Hoy tiene 5 años, supuestamente lo adoptamos en Brasil. ¿Alguien se lo creerá? No sé, pero hasta ahora ningún pariente o vecino, que yo sepa comentó algo sobre “mi hijo”.

Es ¡MI HIJO! No reniego y estoy orgullosa de él, como lo estoy de los otros dos. A veces me acuerdo del padre con su monstruosa pija, y como me la tragué “toda”.
Hoy pensándolo no termino de creer que esa majestuosidad de pene entrara todo en mi vagina y que lo gozara de tal manera, que hasta hoy lo añoro. Me encantaría encontrar nuevamente al ghanés, quien sabe por dónde andará. Tal vez comentarle que tenemos un hijo, lo hermoso que es el mocoso y tener con él nuevamente sexo, aunque me preñe otra vez. Si segura que lo haría, ya que lo deseo sin medir consecuencias.

Mony

 

14 comentariosComentar »

  1. 1

    mony | 12 de junio, 2013 - 21:07

    Holis, soy Mony la madre orgullosa del morenito y quiero aclarar algo que me quedó pendiente en el relato. Cuando mi madre me lleva a hacer sigilosamente el aborto, ni mi padre se enteró jamas de mi preñez. Que siendo yo menor de edad, seguí a mi madre, casi sin saber lo que me iban a hacer. Que no culpo en nada a mi madre, deslindo su responsabilidad, ya que siendo yo bastante prosmicua en ese tiempo, no sabía quien fue el chico que me dejó embarazada. Ante este panorama, a mi madre no se le ocurrió otra salida que el aborto. Hoy estoy arrepentida de haber permitido ese asesinato.

  2. 2

    dario | 25 de junio, 2013 - 21:07

    hola linda me encanto tu relato buscame por facebook (Debes ser VIP para ver el correo)

  3. 3

    israel_daniela | 27 de junio, 2013 - 4:41

    ese relato suena a mentira ,pero bueno cada uno con sus relatos ....?no?

  4. 4

    mony | 1 de julio, 2013 - 3:56

    Holis. Soy la autora del relato y me dirijo a Israel_daniela. Si no me crees, bueno cada uno con su pensamiento, no soy quien para decidir sobre tu opinión. Mi hijito moreno está feliz con su familia. Un besito

  5. 5

    andres | 4 de julio, 2013 - 3:41

    me emcanto tu historia y lo felicito a los dos um besogigante a ambos

  6. 6

    miguel | 5 de julio, 2013 - 18:19

    Muy lindo relato yo te creo tenes que buscar al negrito y tener otro encuentro con el veo que tenes muchas ganas de estar con el te deseo suerte

  7. 7

    Carlos | 6 de julio, 2013 - 16:28

    muy buena historia, ahora me gustaria encontrarte para ocupar el lugar de ese negro, que te hizo feliz y dejarte en la gloria, escribime al mail (Debes ser VIP para ver el correo) .

  8. 8

    mony | 8 de julio, 2013 - 4:18

    Hola Miguel: Sabes que en algo tenés razón, me encantaría tener otras sesiones de sexo con el padre moreno de mi hijito. Realmente está muy bien dotado y creo que con el he tenido el mejor sexo de mi vida. Pero no quisiera estar nuevamente embarazada de un morocho azabache. Tuve que hacer demasiado malabarismo para justificar a mi hijito morenito, si llegara otro no creo que mi familia y la de mi marido creería otra mentira. Sería demasiada casualidad.

  9. 9

    Mony | 9 de julio, 2013 - 4:59

    holis charles no puedo contestarte a tu correo, ya que no somos adherentes VIP y no aparece tu e mail, creo que primero deberías comunicarte con mi marido. el es el que, digamos "pone el visto bueno" a mi correrías en el sexo, ya que no hago nada sin su conocimiento y consentimiento. no me place hacerlo cornudo, él es un marido complaciente. además ¿sos capaz de competir con el miembro demi negrito-el padre de mi hijo". que no tiene un pene, tiene un monstruo entre las piernas. ¡es hermoso como folla! nunca lo olvidaré, espero que lea mi relato y se contacte conmigo. no quiero nuevamente un hijo, solamente quiero estar de la cama follando eternamente con él. No encuentro parangón con ningún otro hombre que halla conocido. un besito húmedo

  10. 10

    mony | 9 de agosto, 2013 - 19:06

    hace un ratito fui a buscar al preescolar (colegio) a mi hijo morenito. Dentro de un par de meses cumplirá seis añitos y el próximo año comenzará su primer grado escolar. el tiempo pasa y mi hijito crece. ¿Será bien dotado como su padre? Parece que si. Ahora está almorzando, es muy buen niño y es muy querido por sus hermanos y por mi esposo. Para él es un hijo más. Gracias a todos los que me comprendieron y en alguna manera me dieron su apoyo

  11. 11

    RICARDO | 17 de enero, 2014 - 1:56

    Yo si creo lo del relato. Mi mujer siempre sintió un gusto especial por los negros, mismo que a mi me pareció algo sin importancia, pero a donde vivimos llegan muchos ilegales rumbo a estados unidos. una vez llegaron tres personas, una de ellas un hombre negro mas o menos de la edad de ella, que es seis años menor que yo. el asunto es que terminó acostándose con el, según ella misma me lo confesó unos años después aunque yo supe del engaño pero no pude sorprenderlos (ignoro cómo hubiera reaccionado de haberlos visto teniendo sexo), y no una sino varias veces. me enteré, peleamos, el se fue y jamás ha vuelto o hemos sabido de el. la perdoné y ahí la llevamos, aunque mi hijo menor, nacido mas o menos a los nueve meses de que el se fue, es moreno sin llegar a negro, siempre he creído que no es hijo mio sino de aquel negro hondureño, pero de todos modos amo a mi hijo y me ha dado grandes satisfacciones. Soy medico y se que si ella hizo lo que hizo en parte yo tuve la culpa, por mi desatención y descuido hacia ella. Cuida a tu hijo que después de todo no tiene la culpa de nada. Mi correo es (Debes ser VIP para ver el correo)

  12. 12

    juan | 18 de marzo, 2014 - 15:00

    quiero que me coja un negro

  13. 13

    sergio | 12 de octubre, 2014 - 4:26

    mony me reecalentastes con tu relatoo!! te dedico un par de pajas!! besos.. :)

  14. 14

    felipe | 8 de noviembre, 2014 - 2:05

    yo quizas no tenga un gran pene 25x6 cm... pero, algo si es seguro, te podria follar 24 horas seguidas, mi ex novia solo pudo soportar 10 con uno que dedicamos a tomar agua e ir al baño xDDD... espero, poder algun dia, estar presente en una de tus sesiones de sexo, siempre y cuando tu esposo me de permiso... un saludo, y muy buen relato, que tras 1 año, aun sigue dandole pajas a muchos, eso y les deseo lo mejor

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Para contactar con el autor de este post debes formar parte de la Comunidad VIP de Esposas y Maridos… Hazte VIP ahora »

Por favor, escribe tu comentario en minúsculas. Si deseas añadir tu email escríbelo en el mensaje de forma correcta, todo junto o no saldrá. Los autores de las fotos pueden verlo igual porque son VIP.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>