Publicidad

Relato de como fui engañada por amor a los 18 años

Yo tengo 28 años y esta historia fue hace 10 años, justo después de mi fiesta de 18 años. En esos momentos yo tenía mi novio, Daniel y justamente no se por que se dio cuenta que el día de mis 18 años yo tuve un cuento con mi prima Rocio, yo creo que ella misma se lo contó esa noche; pues estaba tomada y de chismosa le comento algo de eso.

El cuento es que como a los 20 días de haber pasado mi fiesta, Daniel me dijo que quería estar conmigo, pero que quería darme una sorpresa.

Una sorpresa pensé… me imaginé muchas cosas pero menos lo que pasó esa tarde.

Llegué a su casa ese viernes por la tarde como a las 2, sus papás estaban en la finca como cada ocho días; nos sentamos en la cama de su alcoba hablamos por cerca de 5 minutos y la curiosidad me pudo…

¿Cual es la sorpresa? le pregunté. Me tapó los ojos de una forma que no veía absolutamente nada y me ató las manos atrás con una bufanda de algodón, no dolía pero era imposible desatarme.

Les juro que mi imaginación volaba, pensaba miles de cosas, miles de poses, miles de imágenes que había visto en vídeos; por que desde esa época me gusta ver porno y porno del bueno.

Recuerdo que esa tarde llevaba una minifalda de jean, una blusa blanca de amarrar atrás sin brasier y mis tangas eran tan pequeñas que casi ni se sentían. Además me había preocupado de rasurarme perfectamente la vagina por que mientras lo hago fácilmente puedo llegar a masturbarme y venirme plácidamente.

Empecé a sentir como me besaba y recorría mi cuello mientras me desataba el nudo de la blusa en la espalda, no demoró en caer al piso la blusa dejando al descubierto mis negros senos que querían ser besados apasionadamente. Exactamente eso pasó, sus labios se mesian de seno en seno chupando, mordisqueando y succionando mis pezones que a esa hora estaban erectos como su verga, por que la sentía en mi muslo cada vez que se me arrimaba.

Yo no aguanté mas de pie, me desplomé en la cama atada de manos, con los ojos vendados y con mi imaginación humedecida de los flujos que emanaban de mi vagina ardiente y deseosa de sexo.

Perdí la noción del tiempo, sentía que su lengua se multiplicaba, se retorcía en mi boca, luego instantáneamente me hacia estremecer dando lenguazos a mi clítoris y luego lamía mis tetas y pezones para de nuevo bajar pero esta vez a lamer mi culito que se ponía erizado al sentir esa lengua queriendo entrar en mi estrecho agujero.

No supe a que hora me quitó la minifalda, lo que si sentí fue que mi diminuta tanga fue arrancada de mi cuerpo de un solo manotazo. Me subió las piernas y me las colocó a la altura de mis hombros y empezó a bombear su verga dentro de mi cuca.

Yo sentía cada embestida y pujaba cada vez que su carne entraba en lo mas profundo de mi, dejándome sin aliento para la próxima embestida y así paso como una hora, una hora de metidas y sacadas, de mamadas, de caricias y mas azotadas con esa verga insaciable e inagotable; no podía concebir que lleváramos tanto tiempo y Daniel no se hubiera venido.

Sentí la vibración de un consolador en mi boca y lo mamaba como si fuera uno de verdad y el muy cerdo me preguntaba con insistencia que si algún día yo accedería a estar con mas de un tipo a lo que yo le respondía que con él yo haría lo que fuera, que lo amaba tanto que sería cómplice incondicional.

Sacó el pene vibrador de mi boca y lo introdujo en mi vagina y sentí como mi espalda se derretía y era azotada con correntazos de placer y a su vez reemplazó el vibrador en mi boca por otra que no vibraba pero de mayor tamaño y yo me sentía en una orgía donde podía disfrutar de varias vergas a la vez para mi sola, así fueran de caucho.

No acababa de terminar esa endemoniada venida cuando sentí su enorme verga en mi boca, la chupaba con delirio y empezaba a disfrutarla cuando me la arrancaba de mis labios y de forma acrobática la introducía en mi vagina, al mismo tiempo enlagunaba mi culo con aceite Jhonson y deslizaba suavemente uno y luego otro dedo haciéndome sentir penetrada por los dos lados a la vez.

Mientras no dejaba de decirme palabrotas como perra, puta, culiona, traga vergas, traga semen, aunque esa ultima si me causó curiosidad por que hasta la fecha nunca me había tragado su semen. Eso era una premonición de que esa tarde me iba hacer tomar su semen y así fue de forma súbita empezó a gritar y posó su verga en mi cara y sentí chorros calientes de leche en mi cara y en mi boca.

No lo pensé dos veces y tragué su semen y el que estaba sobre mi rostro el lo recogió con su verga y me lo hizo tragar.

Sin terminar de lamer mis labios me tomó y me puso boca abajo en la cama, yo quedé confundida cuando sentí que con una suavidad espacial empezó a deslizar su verga dentro de mi estrecho culito. Me dolía pero era tal su cariño que el dolor era reemplazado por un cosquilleo en el coxis, ademas yo en mis noches solitarias cuando me masturbaba, practicaba el sexo anal por si alguna vez lo hacia no me fuera a doler mucho y eso era lo que estaba pasando, esas noches de practica estaban dando sus frutos.

No pasó mucho tiempo cuando su verga salió de mi culo y de repente se posó en mi boca; volví a sentir ese torrente de semen en mi paladar, casi me ahogo por que no me dejaba salir ni una gota. Le exprimí hasta la ultima gota y me quería incorporar para descansar un rato, pero otra cosa pensaba el; sin dejarme acomodar levantó un poquito mi culo y empezó a meter de nuevo su verga.

Sin compasión en mi culo, yo estaba aterrada del aguante de Daniel, dos venidas en mi boca y aun tenia bríos de seguir culiando; y yo no estaba disgustada por eso créanme, estaba super caliente y dispuesta a aguantar hasta el final, no les miento fueron 4 culiadas fenomenales con sus respectivas venidas en mi boca.

Había tomado mas leche que el día de mi nacimiento, ya sentía el semen de diferente sabor. Descansé por 5 minutos y me dijo Daniel esta era una parte de la sorpresa que me tenia preparada… ¿una parte? le dije, si una parte me respondió.

Metiendo un dedo en mi boca y aun con los ojos vendados y las manos atadas me preguntó si quería que me repitiera la dosis. Me reí y le pregunté, que si aun tenia fuerzas para siquiera levantarse de la cama; y me respondió que si y entonces le respondí que si quería mi segundo tiempo.

Ahí fue cuando empecé a sentir el verdadero placer, culiadas violentas y embestidas feroces en mi vagina y en mi culo y de nuevo semen por toda mi cara.

Yo no podía explicarme como aguantaba tanto Daniel, el sexo en cantidades me cegaba la razón y cuando pensaba en eso una nueva descarga de semen en mi boca me hacían olvidar el asunto.

Lo cierto es que a las 6 de la tarde pude sentir la libertad al ser desamarrada de mis manos, ahora si podía pasarlas sobre mi cara mojada y lisa por el semen, pero la sorpresa me la llevé uando mi espectacular novio me quitó la venda de mis ojos.

relato engañada por amorLa visión era defectuosa por el tiempo que llevaba con los ojos tapados, estaba encandilada y sentía un suave ardor en ellos pero después de unos segundos empecé a ver varias figuras frente a mi, oh sorpresa! 4 tipos y mi novio completamente desnudos frente a mi.

Quedé estupefacta, me puse a llorar y quería matar a Daniel, no paraba de llorar por que me sentía violada. Pero el muy tierno me dijo que esa era la sorpresa y los 4 muchachos también muy tiernos trataron de explicar lo sucedido y pudieron calmar mi llanto.

Entre los 5 me abrazaron y me brindaron apoyo y yo dentro de mi pensaba que al final no la había pasado mal, en ese momento algo muy raro me pasó al verlos a todos desnudos.

Sentí esa necesidad de besarlos, la descarga fue mayor por que ya sabía con quien estaba y los podía ver y sentirlos por separado. El llanto pasó a respiraciones cortadas y los abrazos de apoyo se convirtieron en pasión, no se de donde me salió el ímpetu, pero como un robot empecé a cojer cada verga y una a una empecé a mamar hasta que ya estaban en su tamaño de pelea.

Pude ver los tamaños, los grosores y cada uno se fue adueñando de cada una de mis partes, vergas entraban y salían de mi boca, de mi culo, de mi vagina.

Mis manos no se quedaban quietas, era un carrusel donde todos daban la vuelta, todos me penetraban por todas partes y yo sentía ahora si el placer multiplicado por 5.

Esto pasó en por lo menos 45 minutos, 45 minutos donde yo pude dar rienda suelta a mi imaginación y a mi lujuria, donde me vine no menos de 4 veces y volví a sentir sus vergas una por una, desfilando frente a mi cara para descargar ese delicioso, angelical y placentero líquido seminal en mi cara y boca y ahí pude saborear cada uno de sus fluidos y humores.

Terminé retorcida de placer en la cama rodeada de 5 amigos y 5 vergas que me dieron la tarde mas espectacular de mi vida.

Los adoro!


Imágenes de caracter ilustrativo para el relato engañada por amor

Deja un comentario

esposasymaridos



cuenta PornHub Premium gratis