Relato erótico de una orgía con mis hermanas una noche de brujas

Hola asiduos lectores de EyM, hoy les voy a regalar otro relato erótico en el que yo soy la estrella del lugar. Esta experiencia sexual sucedió el 31 de octubre, día de las brujitas. Salimos con mis dos hermanas: Alicia mi hermana mayor, Cindy la que le sigue y yo.

Fuimos invitadas por tres amigos a una fiesta de disfraces donde Alicia fue disfrazada de mujer policía, Cindy se disfrazó de gatubela y yo de morocha “la zorrita de las caricaturas”.

La fiesta empezó a eso de las 4 de la tarde, todos bailábamos y tomábamos al son de la música y con los efectos del licor; como a las 10 de la noche decidimos partir a la casa de Julian para seguir allá la rumba de Hallowen.

Historia erótica de una orgía con mis hermanas

Después de hablar, tomar y departir cada una tenia su pareja y estábamos sentadas cómodamente en una inmensa cama; seguimos bebiendo mientras mis hermanas se besaban y se acariciaban con sus respectivos amigos especiales y yo no podía ser la excepción, me relajé y dispuse a dejarme llevar por la locura y el calor que se sentía en esa habitación.

Cuando me di cuenta mi hermana mayor Alicia estaba casi desnuda chupándole la verga a Fernando que la tenia dura y se veía inmensamente grande, mientras William me chupaba las tetas pude ver a Cindy con las tetas al aire dándole una hermosa mamada a Julian.

Esto me calentó tanto que de un salto le estaba mamando la verga a William que con su cara me decía lo feliz que lo estaba pasando. Alicia se levantó y se hizo una cola en el cabello y sin pensarlo dos veces se sentó en la verga de Fernando y empezó a cabalgar como una amazona sobre esa hermosa, gigante y dura barra de carne.

Mientras Cindy saltaba boca arriba debido a los embates de Alicia sobre esa verga, pero Julian no perdió tiempo y cojio los tobillos de mi hermana los levantó y solo vi que su linda cara estaba en medio de sus rodillas y quedó expuesta aquella linda vagina que por primera vez veía abierta y ansiosa de que una verga la penetrara.

Me puse muy cachonda al ver esta situación

Pude ver como esa verga enorme de 23 cm entraba suavemente en la cuca de mi hermana y su respiración se hacia mas defectuosa y sus piernas subían y bajaban cada vez que esa belleza de cabeza roja entraba y salia cada vez con mas fuerza.

Ella solo estaba sostenida a la cama por la parte superior de la espalda por que el resto de las caderas y culo estaba levantado sobre el aire a causa de las duras envestidas.

De pronto William me puso en 4 con mi cara sobre las sabanas y mis caderas quedaron expuestas dejando mi vagina a dispocisión de una verga solitaria y hambrienta que quiera entrar en ese nido de pasión que era mi chocho en este momento.

Estaba embelesada al ver como entraba la verga en la vagina de Cindy cuando sentí un taladro de carne abriéndose campo entre mis nalgas, separando abruptamente mis rosados labios y entrando estrechamente por mi lubricada concha.

Desde ahí no supe nada de ellos, empecé a sentir oleadas de placer cada vez que esa verga me barrenaba cada vez mas profundo.

Cuando volví en si ya Cindy no estaba a mi lado, estaba Alicia abierta de piernas a horcajadas recibiendo porciones de verga a toda velocidad y podía ver y sentir a escasos centímetros el rostro y la respiración de ella.

Besos calientes con mi propia hermana

Fue tanto el éxtasis al ver esto que no aguanté mas y empecé a besarla, ella me miró asustada como en shock sin comprender por que yo, su hermana la estaba besando.

Pero todo lo contrario a lo que yo pensaba ella cerró sus ojos y dejó que yo la siguiera besando y lo mas lindo ella me respondía a los besos calientes y desaforados.

Pasaron unos 10 minutos cuando sentí que nuestro beso era interrumpido por un flujo caliente y espeso que llegaba por borbollones. Ahí me di cuenta y estoy segura que mi hermana también; que no podía ser la verga de William ni la de Fernando por que en ese momento estaban dentro de cada una de nosotras.

Era la de Julian la que disparaba chorros de semen sobre nosotras bajo la mirada atónita de Cindy que nos observaba y se veía que quería participar, fue así cuando le tomé la mano y la traje para darnos un beso entre las tres.

Sexo anal y doble penetración en esta orgía

Eso nos encendió a todos y fue cuando sentí que la verga de Fernando entraba por mi culo mientras terminábamos de disfrutar las ultimas gotas de semen.

Ahora las piernas abiertas eran las mías y la verga que entraba y salia perforaba mi culo de una forma que mis piernas temblaban al momento de sentir por mi columna vertebral vibraciones con los orgasmos sucesivos que sentía en ese momento.

No terminaba de esta explosión de placer, cuando veo a Cindy sentarse boca abajo encima de Fernando y William tratando de buscar la forma de romperle el culito a mi hermana.

Me enloquecía la idea de ver a mi hermana en una doble penetración. Como pude le ayudé dejándole la verga bien aceitada con saliba y aceites para emprender ese hermoso acto de doble placer.

Quiero aclarar que no solo Cindy gozó de esa doble penetración, tanto Alicia y yo también pasamos por esas lides y sentimos placer por partida doble.

Todas mamamos vergas, fuimos enculadas, nos dieron sexo oral y nos llenaron las vaginas y caras de semen durante muchas horas de sexo y placer.

Espero les haya gustado mi relato de una orgía con mis hermanas y pueden ver mi otro relato de una orgía con tres hombres aquí. Saludos desde Colombia!


Imagen solo de caracter ilustrativo para el relato de una orgía con mis hermanas

 



Deja un comentario

esposasymaridos

close-link

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar