Relato porno de sexo con otra pareja – Incluye fotos

Hola a todos, no soy escritor, solo voy a tratar de relatarles lo que vivimos este viernes pasado en un relato porno de sexo con otra pareja. Espero sea de su agrado y valoren mi esfuerzo por tratar de contárselo con todo lujo y detalles.

Mi nombre es Luis y me llaman  El Lobo, tengo 45 años, soy ingeniero y adicto al sexo. Mi esposa Mari por supuesto es mi lobita, doctora. Aunque era muy sumisa y llena de costumbres y mucha moralidad ya me encargué de moldearla a mi gustos. Ahora ella es una adicta igual o mas que yo.

Mi gancho con las chicas ha sido la creatividad y mi forma de pensar, así que cada vez que lo hacemos siempre creo un escenario distinto y entre escenario y escenario me he dado cuenta que mi lobita se muere de las ganas de ser penetrada por otra verga.

Llevando a cabo una fantasía sexual con mi esposa

sexo con otra parejaAsí que comencé a planificar el momento hasta que este viernes lo llevé a cabo. Eran como las 5:00 PM, llamé a Mari y le dije que yo pasaría por ella. Nos dirigimos hasta nuestra casa. Llegamos y le dije que se pusiera muy sexy que íbamos a cenar fuera de casa y saldríamos a bailar. Le brillaron los ojitos pues sabe que siempre logro hacer que esas veladas sean inolvidables.

Yo ya había cuadrado con un pana que había conocido por este medio. Él un tanto mas joven, de 35 años, moreno y alto. La idea era que el llegara a la discoteca donde íbamos a estar y la sacara a bailar, y mientras bailaran comenzara a hablarle muy suciamente pues se como se pone.

Además le dije que tratara de que su miembro se levantara y comenzara a rozarle. Es algo que se que no se va a poder resistir aunque ella siempre me dice que se pone así porque es conmigo, y yo le digo que no, que eso no es así, que en el momento que otro hombre le haga eso ella pierde el control y deja de pensar con el cerebro y comienza a obedecer las ordenes de la vagina.

Otro hombre tocando a mi esposa

Y mi teoría no falló, pues cuando el comenzó a tocarle su vagina con el bulto que se le notaba en el pantalón, ella comenzó a buscar la forma de darse gusto. Mientras bailaba yo solo observaba y disfrutaba de ver la cara de puta que ponía y sus movimientos tan evidentes buscando tocar con su vagina el pene de nuestro nuevo amigo.

Eso me daba mucho morbo y dejé que bailaran mucho rato. Ella tenia puesto un vestido rojo de una tela muy fina que hacia ver muy rico y sensual la figura de su cuerpo. Por lo general cuando salimos sale sin ropa interior, así que me imaginaba como estaba de mojada, pues cuando yo se lo hago se pone a gotear del placer.

Me imagino ahora que hay tantas cosas diferentes de por medio, así pasamos un rato, yo bailaba con una joven mientras ella se daba gusto con la barra de Carlos, así era su nombre.

Paramos de bailar y nos dirigimos a una de las mesas. Se sentó cerca de mi y no aguanté las ganas de tocar como estaba, y efectivamente la tenia muy pero muy húmeda y caliente. Casi me muerde, sus pezones se notaban muy duros, su cara era un poema. Tenia entre pena,  vergüenza y placer, así que Carlos sugirió que lo acompañáramos a su casa.

Nos vamos a casa de otra pareja…

Entre lo que había planificado no estaba la posibilidad de interactuar con una pareja. Además él en ningún momento me había dicho que era casado, o tal vez no me preocupé en preguntárselo.

Total que accedimos y nos fuimos con él en su carro y nosotros en el nuestro. La lobita iba realmente caliente, no se aguantó y me sacó la verga y comenzó a chuparla. Ella me la chupaba muy rico mientras yo le metía todos mis dedos en su húmeda vagina. Se retorcía como adicta.

sexo con otra parejaEsa noche olía mas a hembra que de costumbre. Carlos no vivía tan lejos así que pronto llegamos a su casa. Nos recibió un hembrón, una joven de unos 25 años con un cuerpo espectacular y unas tetas de catálogo. Él nos presentó con ella, nos dijo que era su esposa, ella muy gentilmente   se acercó a mi y me dio un beso en la mejilla, pero a Mari le dio un beso en la boca. Hizo que se ruborizara pero seguimos adelante.

Pasamos a la sala, ella se sentó justo frente a mi. Se veía que tampoco tenía nada puesto debajo. Esa imagen hizo que la verga se me parara casi instantáneamente y ella notó mi bulto. Comenzamos a hablar, ella se levantó y se acercó a mi esposa y sin mediar palabras se le sentó encima y comenzó a besarla y acariciarla.

Mi lobita no tardó mucho en agarrar la onda, se dejó llevar. Katy se quitó la bata que traía puesta y Mari hizo lo mismo. Y estábamos nosotros ahí disfrutando de una rica y excitante escena de sexo lésbico. La verga la tenia muy dura así que no esperé mas. Me desvestí y me acerqué a ellas.

Sexo con otra pareja en su propia casa

Katy tomó mi verga con sus manos y empezó a pajearme. Carlos se acercó por el otro lado y la lobita hizo lo propio. Comencé a acariciar ese divino cuerpo. La levanté y parada comencé a besarla mientras acariciaba sus nalgas. En el sofá Carlos puso a la lobita de rodillas a mamarle su  verga. Era dotado, a pesar que mi pene es de buen tamaño, el de él era enorme y muy grueso. Lo tenía muy negro así que vería que hacía Mari con esa barra de chocolate.

Me llevé a Katy al otro sillón y la coloqué boca arriba comenzando a chuparle su vagina, muy tierna y rasurada, parecía de revista. Comencé a darle mucha lengua, ella se retorcía como una serpiente, gritaba sin parar, tanto que los gemidos de mi lobita no se escuchaban. Me enterraba de cabeza entre su hermosa vagina y de pronto tuvo un tremendo orgasmo.

Seguí haciéndola acabar con mi lengua mientras Carlos preparaba a Mari para penetrarla. Él se acomodó en el sofá para que Mari lo cabalgara. Al ver eso acomodé a Katy y se la enterré hasta el fondo. Ella me apretaba sobre ella con fuerza y no paraba de gemir, que digo gemir, gritar. Me decía que la tratara mal, que quería que le dijera palabras muy sucias.

Disfrutando a tope del sexo con otra pareja

sexo con otra parejaYo comencé a tratarla como ella me lo pidió, al principio me corté un poco pero después le agarré gusto y hasta dos cachetadas le di, y eso la excitaba. Un gusto extraño pero me gustó ser dominante. Seguimos así y comenzó a llamar a su marido, así que el vino y trajo a mi Mari. Se acomodó boca arriba y ella mirándolo de frente se subió sobre él y puso el culo para que yo le metiera por el culo.

Ya tenía las dos vergas hasta el fondo, hizo que Mari se subiera al sofá y comenzó a comerle la vagina. Ufff… estaba súper rico el momento. Esa hembra era impresionante, gozaba, se movía, gritaba. La lobita estaba disfrutando mucho, se agachó y le puso su vagina en la boca de Carlos.

Ahora era Mari quien gritaba de placer, estábamos muy excitados. Mari se levantó y comenzó a mamarme las bolas y le mamaba la verga a Carlos. Katy se levantó e invitó a la lobita a que se subiera para que hiciera lo que ella estaba haciendo. Así que Mari se subió, se metió toda la verga de Carlos y yo le metí mi pene con cuidado. Cuando vino Katy y me empujó duro contra el culo de Mari. El grito se escuchó en China pues nunca se lo había podido meter todo y se le fue todo.

Mi esposa disfrutó al máximo del encuentro

Carlos lo metía y lo sacaba con fuerza y yo le daba movimientos mas delicados pero la excitación pudo mas que el dolor y Mari se depravó y comenzó a moverse muy rico. Nos daba duro y nosotros ahí gozándonos ese par de hembras. Se lo saqué del culo a Mari y acomodé a Katy en cuatro y se lo metí por el culo.

Ufff… esta diabla casi me la partía, se daba durísimo, solo sonaba el choque de mis bolas contra sus nalgas. Lla lobita también se metía toda la verga de Carlos. Él se levantó y comenzó a pajearse, se quitó el condón y se la vació toda en la cara y las tetotas.

Con esa imagen me invadió una ola que me produjo una excitación incontrolable y me dieron ganas de venirme. Se lo saqué, me quité el condón y se la vacié en la cara y la boca. Ella tragó parte de mi semen, el resto lo utilizó de mascara facial.

Nos fuimos al baño y ahí nos bañamos y relajamos. Al salir de ahí ya casi amanecía. Y esto fue lo que nos sucedió el viernes. Quise dar una sorpresa y salí sorprendido. Más bueno…


Fotos reales para el relato de sexo con otra pareja

 


Destacado en Esposas y Maridos:


Deja un comentario

esposasymaridos

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar